Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Teoría del psicoanálisis de Sigmund Freud

Psicoanálisis

El Psicoanálisis y las nuevas formulaciones psicoanalíticas: la búsqueda de la causa inconsciente de la conducta.

El psicoanálisis es una teoría desde la que se consideró que la historia del individuo, sobre todo los primeros años, es esencial para comprender el funcionamiento adulto. Para Freud, padre del psicoanálisis, los primeros conflictos determinan en parte el funcionamiento adulto. El psicoanálisis supuso una ruptura con la línea dominante, al considerar que para interpretar nuestros actos hay que considerar un conjunto de mecanismos inconscientes.

freud.JpgPara Freud el psicoanálisis no constituye una búsqueda científica imparcial, sino que es un acto terapéutico cuyo objetivo es modificar el comportamiento. Posteriormente añadió que la elaboración y extensión de la teoría hace que el psicoanálisis sea, además de una técnica terapéÚtica y de una teoría auxiliar de la patología, una teoría del psiquismo humano. El carácter general de la teoría lo reafirmó cuando insistíó en la identidad de los contenidos psíquicos de los individuos neuróticos y sanos: los primeros fracasan donde los segundos consiguen resolver los conflictos.

Autores como Moscovici (1961)  han señalado que visión del ser humano propuesta por el psicoanálisis forma parte de las representaciones mentales de las personas.

La teoría psicoanalítica basa su información en tres fuentes de información: la observación directa, los recuerdos infantiles y las interpretaciones. Sin embargo, la observación no era suficiente pues chocaba con la actitud que los adultos tenían respecto a la sexualidad infantil, por esto Freud no comunicó jamás sus observaciones sobre el comportamiento infantil, a excepción del juego de la bobina de su nieto y de las observaciones procedentes del análisis del pequeño Hans.


El niño de la teoría psicoanalítica era una elaboración teórica basada en las interpretaciones que hace el psicoanalista de los recuerdos infantiles; es reconstrucción más que construcción, lo que plantea numerosos problemas de validez. Esta situación cambió con los trabajos de autores como A. Freud, Hartmann, Winnicott, Kris, Erikson, Spitz o Mahler que introdujeron la observación directa como método para validar, corregir o completar las reconstrucciones de la teoría psicoanalítica.

Al analizar la concepción del desarrollo de Freud hay autores, como Zukier (1985) , que afirman que no hay un concepto del desarrollo en él salvo la compulsión a la repetición; sin embargo, hay otros, como Morss (1996)  que señalán que Freud rompe con un desarrollismo uniforme. A pesar de planteamientos como los de Zukier, podemos establecer algunas tendencias generales en la evolución del individuo tal y como lo concibió Freud:

  1. La sucesión de las fases del desarrollo de la sexualidad tiene una base biológica, pero existen múltiples maneras de resolver los conflictos presentes, tanto las pulsiones del Yo (autoconservación) como diferentes factores externos pueden jugar un papel decisivo.

  2. Estas fases son cualitativamente diferentes, es decir, no presentan semejanza alguna.

  3. La evolución normal puede dar lugar a desvíos, dominados por dos mecanismos fundamentales, por un lado la fijación de la libido en fases u objetos anteriores en el desarrollo, y por otro la regresión o tendencia a volver a las fases no superadas.

  4. Los conflictos entre las pulsiones y el Yo constituyen un factor dinámico de gran importancia tanto en el desarrollo normal como en las desviaciones patológicas; es la manera de resolverlos lo que determina una u otra dirección.

  5. El proceso de individuación es una larga evolución que va desde una indiferenciación primitiva, en la que no hay represión diferenciada ni separación entre acción y percepción (narcisismo primario), a un estado de diferenciación progresiva (narcisismo secundario) que desemboca en la elección objetal.

Además, en la concepción del desarrollo de la teoría psicoanalítica hay dos conceptos que juegan un papel central: la represión y el conflicto psíquico. La represión es el proceso que tiene lugar cuando una pulsión (de naturaleza sexual o agresiva) se enfrenta a resistencias del individuo que la privan de su satisfacción por considerarla peligrosa. Esta pulsión, con sus aspectos emocionales, perceptivos y representativos, permanece en el inconsciente y es olvidada. El proceso de oposición entre pulsión y resistencias se traduce en un conflicto en el que interviene la conciencia. En el caso normal se resuelve del conflicto cuando la pulsión es apartada y su energía eliminada, pero en otros casos el Yo reprime el conflicto impidiéndole su realización, la emoción reprimida que acompaña la pulsión guarda su fuerza energética y el Yo tiene que luchar de manera permanente contra ella; el elemento reprimido, que se ha vuelto inconsciente puede buscar soluciones para su realización que darán lugar a los síntomas neuróticos.

Por otro lado, con respecto al desarrollo sexual, Freud propuso que cualquier individuo atraviesa una serie de fases en su desarrollo sexual, cada fase se caracteriza por una zona erógena, zona del cuerpo que produce la satisfacción de la libido) y el desplazamiento de estas zonas dominantes conlleva la sucesión de una fase a otra. Cada fase se caracteriza por un tipo de relaciones objetales y de mecanismos psíquicos que nos indican la evolución de la personalidad del individuo y de su socialización progresiva. Estas fases reciben el nombre de oral, anal, fálica, de latencia y genital.

Para entender el concepto de sexualidad de Freud hay que entender que él la consideró en un sentido amplio, de manera que, como indicó en su libro Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad, la sexualidad es una función corporal que persigue la obtención de placer y que no se halla reducida a los órganos genitales, por esto consideró que los bebés nacen con necesidades sexuales. Esta idea de considerar la infancia como la sede de complejas pulsiones sexuales chocó con la imagen de la imagen de la infancia considerada como un periodo de inocencia y armónía (Martí, 1991) .

La teoría psicoanalítica ha sido enjuiciada resaltando los aspectos positivos y negativos. Bradley (1992)  señaló tres inconvenientes en la teoría de Freud:

  1. Las dificultades admitidas por Freud para explicar los deseos y el desarrollo mental de las mujeres (como confesó al final de su vida consideraba particularmente difícil de entender el desarrollo psicológico de las niñas). El autor relaciónó de una manera arbitraria la masculinidad y la feminidad con la actividad y la pasividad, además consideró que tanto varones como mujeres eran bisexuales, sin embargo, la tendencia general en su pensamiento era considerar a las mujeres como más pasivas y menos capaces que los hombres, tanto desde una perspectiva intelectual como moral. Para Bradley, Freud describe la sexualidad infantil basándose en el desarrollo del niño varón; el control paterno del hijo se reafirma a partir de la comprensión del hijo de que el padre es capaz de castrarlo y el niño cree que esto es posible porque como las niñas carecen de pene ya han sido castradas; en esta descripción del género, la niña va a rivalizar con el padre por la posesión sexual de la madre, pero las diferencias anatómicas le obligan a darse cuenta que ya ha sido castrada, por lo que se enfrenta a la madre por no haberle dado un pene y se vuelve hacia el padre para que le de uno. La represión de la niña de su deseo de tener relaciones con su padre es menos fuerte que en el niño ya que la niña no tiene nada que perder, al tener menos incentivo para identificarse con el padre carece de un superyó fuerte y como resultado tiene un menor sentido de la moralidad y la justicia y es menos capaz de pensar objetivamente.

  2. Los defectos en los datos de la observación y en el apoyo lógico a la teoría freudiana de las pulsiones. Como señaló M. Klein (1928)  el complejo de Edipo tiene lugar mucho antes de lo que Freud había pensado, incluso durante el primer o segundo año de vida.

  3. Las dudas acerca de la relación causal entre los relatos de los pacientes sobre su infancia y sus neurosis. Ya Freud en 1897 había sospechado que las descripciones de los adultos de sus sentimientos infantiles podrían tener más que ver con sus propios deseos y preocupaciones actuales que con lo que realmente había sucedido en el pasado.

  4. Además de estas críticas, también se le ha criticado al psicoanálisis la tendencia hacia la normalización, es decir, la prescripción normativa de formas particulares de relación o modelos de cambio. Por último, también se ha tildado de no ser científica y no preocuparse por la verificación de hipótesis.

No se permite realizar comentarios.