Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Triconodosis síntomas

ATENCIÓN AL PACIENTE: TEMA 6. 1. La piel y sus anexos forman el mayor órgano del cuerpo.
Se compone de 3 capas: 

  1. EPIDERMIS: parte más externa 

  2. DERMIS: glándulas sudoríparas, sebáceas, FOLículos pilosos. Recoge las sensaciones de temperatura, calor, dolor…

  3. HIPODERMIS O TEJIDO CELULAR SUBCUTÁNEO: formada por tejido adiposo ( amortigua la presión, los golpes, aísla la pérdida de calor y almacena energía y agua. 

La piel desempeña funciones de protección y aislamiento.

  1. BARRERA

  2. TERMORREGULACIÓN O CONTROL  DE LA TEMPERATURA

  3. CICATRIZACIÓN DE HERIDAS Y REPARACIÓN TISULAR 

  4. FOTOPROTECCIÓN O PROTECCIÓN CONTRA LA LUZ SOLAR 

  5. SÍNTESIS DE VITAMINA D

  6. PERCEPCIÓN PERSONAL

  7. COMUNICACIÓN 

  8. SECRECIÓN Y EXCRECIÓN (SUDOR)

2. GOLPE DE CALOR E INSOLACIÓN: se produce cuando la producción de sudor no es suficiente para bajar la temperatura corporal y hace que suba la temperatura del cuerpo. Ocurre por realizar ejercicio excesivo o clima caluroso. Es producido por la acción de calor sobre el cuerpo, pero no siempre tiene que ver con la exposición prolongada al sol. Se da sobre todo en: ancianos , bebés, enfermos crónicos y niños menores de 6 años.

La insolación es la exposición prolongada al sol y ocurre cuando el cuerpo se calienta demasiado después de un golpe de calor . No presenta diferencias en cuanto a sintomatología clínica y tratamiento.

SÍNTOMAS DE GOLPE DE CALOR / INSOLACIÓN: congestión facial, cefalea (dolor de cabeza) , náuseas y vómitos , fatiga y calambres musculares, sensación de angustia y preocupación, taquicardia, sed intensa y sudoración profunda y alteración de la consciencia y convulsiones  ( puede conllevar la muerte). 

RECOMENDACIONES PARA PREVENIR EL GOLPE DE CALOR EXTREMADAMENTE CÁLIDO: Usar ropa holgada, de materiales finos no sintéticos, transpirable y de colores claros,  Proteger la cabeza del sol con un sombrero, una gorra o una sombrilla, Usar cremas de protección solar de factor 15 o superior, Ingerir abundante agua antes de iniciar cualquier actividad al aire libre. Reducir el consumo de bebidas con caféína, Programar actividades al aire libre fuera de las horas punta de calor (antes de las 10 h y después de las 18h).


3. DESHIDRATACIÓN: una persona sufre una pérdida excesiva de agua y electrolitos corporales, provocando situaciones graves en las funciones del organismo. Se puede producir por una ingesta insuficiente de líquidos, por una pérdida excesiva de ellos o una combinación de ambos. 

SÍNTOMAS QUE INDICAN DESHIDRATACIÓN: debilidad, sed, pérdida de peso, alteración de las constantes vitales, sequedad de piel y mucosas, disminución de la diuresis y alteración del nivel de la consciencia. 

4. QUEMADURAS: conjunto de fenómenos locales y sistémicos que resultan de la acción del calor a temperatura mayor de 45 grados. Puede ser causada por electricidad, agentes químicos, radiaciones o frío. Se clasifican dependiendo de : 

4.1. SEGÚN LA PROFUNDIDAD:

  1. QUEMADURA DE PRIMER GRADO: afectan a la capa más superficial de la piel, son las lesiones eritematosas, no exudativas, poco dolorosas a la presión pero sí al roce sensación de tirantez epitelizan espontáneamente

  2. QUEMADURAS DE SEGUNDO GRADO: afectan a la epidermis y parte de la dermis. Pueden ser: 

  • Quemadura de segundo grado superficial: lesiones hiperémicas, exudativas, con flictenas, muy dolorosas a la presión. Se conservan los FOLículos pilosos.

  • Quemadura de segundo grado profunda: exudativa, sin flictenas, dolorosas a la presión. Pueden conservar los FOLículos pilosos o no.

  • Quemadura de tercer grado:

                                    – Destrucción total de las capas epidérmica y dérmica llegando a la capa subdérmica

       – Presencia de necrosis o muerte de tejido con colocación blanca nacarada.

 – No son dolorosas porque han desaparecido las terminaciones nerviosas

     – Necesitan tratamiento quirúrgico

4.2.SEGÚN EL AGENTE PRODUCTOR:

    –Térmica: producida por calor (llamas y sólidos, líquidos o gases calientes) o por frío (congelaciones).

    –Eléctrica: capaces de producir daños a la dermis y a tejidos profundos.

La electricidad a su paso por el organismo, provoca lesiones en la piel, en los vasos, nervios y músculos,

afectando a los órganos principales.

    –De bajo voltaje (-1000V): accidentes domésticos.

    –De alto voltaje (+ 1000 C): accidentes industriales y profesionales, o rayos.


  1. QUÍMICAS O CAUSTICACIONES: la severidad de la lesión depende del mecanismo de acción del agente químico, de su concentración, de la cantidad, la duración de la exposición y la resistencia del tejido a la exposición.

La sustancias química se clasifican según su pH:

          -Quemaduras por ácidos por pH menor 7: lesiones de color marrón oscuro, aspecto seco y tacto endurecido y costroso.

          -Quemaduras por álcalis pH mayor 7: lesiones blanquecinas de aspecto húmedo y resbaladizo al tacto.

Las sustancias se pueden quedar impregnadas en la zona de contacto, por lo que el efecto dura hasta

que no se limpien.

  1. POR RADIACIÓN: 

       -UVA: normalmente en verano por exposición excesiva al sol o fuente de luz ultravioleta.

       -Nucleares: energía nuclear, medicina nuclear y armas nucleares.

4.3. SEGÚN EL PRONÓSTICO:

                -Quemadura leve:
paciente presenta una superficie corporal quemada inferior al 15%.

                -Quemadura grave: superficie superior al 15%.

También afectan factores como la edad del paciente, la profundidad de la quemadura o la existencia de

enfermedades asociadas. 

4.4. SEGÚN LA EXTENSIÓN:

Generalmente se usa la regla de los 9 o regla de Wallace. Se utiliza para calcular la superficie corporal

quemada. Divide las partes del cuerpo en múltiplos de 9, sumando el total 100%.

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN ANTE QUEMADURAS: Antes de poner en práctica los primeros auxilios, asegurar la zona. Si no está seguro de que tipo de quemadura es, se tratará como quemadura grave. Requieren atención inmediata por lo que se llama al 112.

  1. QUEMADURAS LEVES: Tranquilizar a la víctima intentando que esté lo más cómoda posible. Deja correr agua fría sobre la quemadura o sumergir la zona al menos durante 5 minutos. Cubrir la zona afectada con vendaje seco, preferiblemente estéril, o con un apósito. Si los dedos de los pies o las manos sufren quemaduras, separarlos con compresas secas, estériles y no adhesivas. Proteger la quemadura de presiones o fricciones.


  1. Una vez se enfríe la piel, se puede aplicar loción hidratante. Las quemaduras menores suelen curarse sin tratamiento adicional. Comprobar que la víctima tiene vacuna antitetánica correctamente administrada.

  2. QUEMADURAS GRAVES: La actuación va dirigida en primer lugar a neutralizar al agente causante del daño y posteriormente a la aplicación de los primeros auxilios.

  1. Neutralizar el agente causal: 

       -Llama: extinguir el fuego con extintores, agua o mantas. Ante líquidos inflamables (alcohol, gasolina…) nunca usar agua para apagar el fuego porque lo extenderemos. Usar una manta o tela no sintética.

      -Electricidad: desconectar a la persona de la corriente eléctrica, utilizando siempre materiales aislantes. Emplear un objeto no metálico para alejar a la persona de los cables antes de empezar los primeros auxilios.

      -Químicos: evitar contacto prolongado con la sustancia. En caso de que sea polvo, primero retirar con un gas y luego lavar con agua.

  1. Llamar al 112.

  2. Retirar la ropa que no esté pegada a la piel de la víctima.

  3.  Retirar anillos, pulseras y relojes que puedan conservar el calor u oprimir zonas distales del paciente. No aplicar antisépticos, mantequilla, hielo, cremas, aceites o ningún otro remedio casero. 

    1. En quemaduras por químicos lavar con abundante agua entre 20-30 minutos, evitando salpicar otras partes del cuerpo. 6.Verificar que la víctima respira. Si no, RCP. 7.Prevenir el shock si la víctima no presenta lesiones en cabeza, cuello o columna:

          – Posición en decúbito supino.

          – Elevar la zona quemada por encima del nivel del corazón.

          – Cubrir con manta.

    1. Controlar respiración y pulso hasta que llegue el servicio de emergencias.

    IMPORTANTE:

    – No respirar, soplar ni toser sobre la quemadura.

    – No tocar la piel muerta o con flictenas.

    – No retirar la ropa adherida a la piel.

    – No dar comida, ni bebida ni medicamentos a la persona quemada.

    – No sumergir una quemadura grave en agua fría porque puede desencadenar un shock.


No colocar almohada debajo de la cabeza de pacientes con quemaduras en vías respiratorias.

5. HIPOTERMIAS: Es el descenso de la temperatura corporal por debajo de los 35oC. A partir de este momento, comienzan a fallar los mecanismos compensadores del organismo para mantener la temperatura del cuerpo. Ocurre cuando el cuerpo pierde más calor del que puede generar. Suele aparecer después de períodos prolongados en el frío, aunque no sólo depende de temperaturas ambientales extremas. Existen factores predisponentes.

Los factores predisponentes son:

   ● Disminución en la producción de calor.

   ● Aumento de pérdida de calor.

   ● Alteración en la termorregulación: pueden ser secundarias al hipertiroidismo, insuficiencia renal o hepática,

quemaduras extensas.

   ● Disfunción del sistema nervioso central a nivel del hipotálamo.

   ● Inducida por drogas.

Dependiendo de la causa, existen diferentes tipos de hipotermia:

1. Hipotermia gradual: la temperatura corporal desciende progresivamente. Se da por vestir ropa inadecuada,

exposición al frío y vientos intensos.

2. Hipotermia aguda o hipotermia por inmersión. Se da cuando la pérdida de calor corporal sucede de manera

rápida e intensa, al caer en aguas frías.

    3. Hipotermia silenciosa. Se trata de una hipotermia gradual por inmersión, en personas que pasan muchas horas inmersas en agua fría pero que llevan buen equipamiento, por lo que la pérdida de calor no es brusca. Se

da en buzos, surfistas, pescadores…

La hipotermia provoca que la persona pierda lentamente sus habilidades para pensar y moverse, incluso sufrir

congelación.

Los síntomas más comunes son:

    -Somnolencia y confusión.

    -Debilidad y pérdida de coordinación.

    -Piel pálida y fría.

    -Temblor incontrolable (con temperaturas corporales demasiado bajas el temblor puede cesar).

    -Frecuencia cardiaca y respiratoria lentas.


Sin tratamiento adecuado e inmediato se puede presentar letargo, parada cardíaca, shock, coma e incluso la

muerte.

PROTOCOLO DE ATENCIÓN EN HIPOTERMIAS: 

1. Ante los síntomas de hipotermia como confusión o problemas para pensar, llamar al 112 inmediatamente

2. Llevar a la persona a una zona bajo techo con temperatura cálida y cubrir con mantas calientes. Si no es

posible ir hasta un sitio cubierto, retirar a la persona del viento y usar una manta o similar para aislarla del

suelo frío.

3. Una vez dentro, retirar las ropas húmedas o ajustadas y reemplazarlas por otras secas

4. Calentar a la persona. Si la persona está despierta y puede tragar, dar líquidos dulces y calientes, no

hirviendo y no alcohólicas.

5. Valoración de la respiración y la circulación. Si la persona está inconsciente, comenzar maniobras RCP

6. Permanecer con la víctima hasta que lleguen los servicios de emergencias


6. CONGELACIONES: Es la lesión de la piel y otros tejidos a causa del frío extremo (temperaturas iguales o inferiores a 0oC). A estas temperaturas, los vasos sanguíneos se estrechan (vasoconstricción) para preservar la
temperatura corporal. En casos de frío extremo cuando el cuerpo está expuesto al frío por períodos prolongados, este mecanismo protector puede reducir el flujo sanguíneo en algunas áreas del cuerpo. Las áreas donde ocurra esto se congelan. La congelación va a depender de otros factores influyentes como el viento, la humedad, el deterioro físico y psico químico, la desnutrición y especialmente la deshidratación, así como también factores individuales, étnicos, morfológicos y de adaptación al frío.

La fisiopatología de las congelaciones pueden dividirse en dos fases:

    ● Fase inmediata: secundaria a la formación de cristales de hielo en los tejidos. Presencia de edema y

necrosis.

    ● Fase tardía: caracterizada por la necrosis cutánea progresiva y la pérdida de tejidos.

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN EN CONGELACIONES: 

1. Pedir ayuda inmediatamente

2. Apoyar psicológicamente a la víctima

3. Si el paciente presenta hipotermia, tratarla

4. Iniciar medidas de SVB si fuera necesario


5. No realizar acciones traumatizantes: no dar friegas con nieves ni masajes

6. Iniciar recalentamiento para descongelar el miembro afectado mediante baño en agua en caliente a

temperatura de 38oC.

7. No romper ampollas o flictenas

8. Evitar la infección. Para ello proteger y mantener medidas asépticas a la hora de manipular la zona

afectada.

9. Valorar la necesidad de profilaxis antitetánica

10. Movilizar las zonas afectadas activa y pasivamente


ATENCIÓN AL PACIENTE: TEMA 7. 1.CONTUSIONES: lesión o daño causado al golpear o comprimir una parte del cuerpo sin producir una herida exterior. La hemorragia se acumula debajo de la piel, en cavidades. No suelen originar complicaciones pero debe tratarse por si comprometen la función de algún órgano. La gravedad de la confusión viene dada por el agente causal, la zona del organismo en la que se produce y la intensidad o energía del agente agresor.  Observación: El moratón/cardenal es la fase inicial de la contusión. 

Pueden ser de 3 grados: 

     ● Primer grado: lesión superficial, se produce un cardenal o equimosis. Su tratamiento será la aplicación de frío local. 

     ● Segundo grado: afecta a capas más internas de la piel. Produce un chichón o hematoma. Se tratará con inmovilización si fuera necesario y con frío local. 

   ● Tercer grado: puede producir necrosis en los tejidos internos. Hay que acudir a un centro médico y solicitar ayuda especializada. Observación: Cambia de color por la pigmentación de los glóbulos rojos (oxidación).

Cuando se produce una contusión hay que tener en cuenta las siguientes indicaciones: 

     – No aplicar calor en las primeras horas después del golpe. La aplicación de calor alivia el dolor al principio, pero después aumenta el flujo de líquidos, lo que da como resultado tumefacción e inflamación. 

      – No mover la extremidad afectada. Si existe fractura puede empeorar. – No pinchar ni vaciar hematomas. Aumentaría las probabilidades de infección. – No aplicar hielo directamente sobre la piel porque podría producir una quemadura. Se debe envolver en un paño o gasa.


2. HERIDAS:

Las heridas pueden ocasionar: 

     – Infección 

     – Lesiones en tejidos y órganos adyacentes 

Se pueden clasificar en: 

     – Simples o complejas: afectan a vasos, músculos o nervios. 

     – No penetrantes-penetrantes: en alguna cavidad. 

     – Limpias-sucias: afecta o no a un órgano o cavidad normalmente colonizado. 

La gravedad de una herida se puede determinar atendiendo a los siguientes síntomas y carácterísticas: 

    ● Por su profundidad: cuanto más profunda, mayor riesgo de infección.   ● Por su extensión: cuanto más extensa, mayor riesgo de infección.  ● Por su localización: más grave en tórax, abdomen, cráneo o cara.  ● Por el sangrado o hemorragia.  ● Por los órganos a los que afecte, sean vitales o no. ● Por el conjunto de todos ellos. 

Se considera que un herida es leve cuando: 

   ● Poca extensión   ● Poca profundidad   ● No afecta a estructuras u órganos internos 

   ● No está infectada ● No contiene cuerpos extraños 

Se considera herida grave cuando: 

   ● Extensión severa  ● Profundidad importante   ● Contaminación del objeto causante 

   ● Hemorragia que puede derivar en un shock hipovolémico 

  ● Ante una herida grave, hay que controlar la consciencia, la respiración y el pulso, así como taponar la hemorragia, si es visible y llamar al 112. Una hemorragia grave puede comprometer la vida del afectado.

Los síntomas generales de las heridas son: 

   ● Dolor local   ● Separación de los bordes de la piel   ● Sangrado de la zona afectada 

   ● Destrucción o daño de tejidos blandos  ● Clasificación de heridas 

Se clasifican en función de la forma y el aspecto que presentan. 

  •    INCISAS: Bordes limpios y bien definidos. Producidas por objetos afilados como vidrios, cuchillos, que pueden seccionar músculos, tendones y nervios. La hemorragia depende del lugar y del número del calibre de los vasos sanguíneos seccionados.

  •   CONTUSAS: Bordes no definidos y lesión de tejidos blandos. Producidas por piedras, palos, golpes de puño o golpes con objetos duros. Dolor y hematoma. 

  • INCISO-CONTUSAS: Producidas por objetos con una hoja afilada y de un cierto peso o con instrumentos cortantes cuyo filo se encuentra mellado. 


  •  PUNZANTES: Exteriormente presentan un punto de entrada y tienen profundidad. Son producidas por objetos como clavos, agujas, cuchillos, navajas, anzuelos o mordeduras de algunos animales. Lesión dolorosa, hemorragia escasa y orificio de entrada poco notorio. Son peligrosas porque pueden ser profundas, haber perforado vísceras y provocar hemorragias internas. Alto riesgo de infección. 

  •  INCISO-PUNZANTES: Producidas por objetos agudos y afilados, como tijeras, puñales, cuchillos o un hueso fracturado. Es una combinación de ambos tipos de heridas.

  •  LACERADAS: Producidas por un objeto de bordes dentados, serruchos o latas. Hay desgarramientode tejidos y los bordes son irregulares.

    •  RASPADURAS O CONTUSIONES: Producidas por rozamiento de la piel con superficies duras. Hay pérdida de la capa más superficial de la piel, dolor tipo escozor, que cede pronto y hemorragia escasa. Se infectan con frecuencia.

    • EN COLGAJO: Cuando se levanta una superficie de dermis y queda colgando. 

    • DESGARROS: Cuando hay pérdida de masa dérmica. Sangrado abundante. Frecuentes en mordeduras 

    • APLASTAMIENTO: Las partes del cuerpo son atrapadas por objetos pesados. Pueden incluir fracturas óseas, lesiones a órganos y a veces hemorragias externas e internas. 

    • ARMA DE FUEGO: Producidas por proyectiles. El orificio de entrada es pequeño, redondeado y limpio, y el de salida es de mayor tamaño. La hemorragia depende del vaso sanguíneo lesionado. Las heridas por asta de toro son similares.  

Complicaciones de las heridas:  

1. Infección por microorganismos

2. Secuelas. Puede darse:

               A. Dehiscencia: separación de los bordes de la herida antes de su cicatrización. 

               B. Granuloma: aparición de tumoración dura y dolorosa bien diferenciada de la sutura.

               C. Seromas y hematoma: acumulación de líquidos. 


Fases de la cicatrización: Una vez se produce una herida, comienza un conjunto de procesos biológicos que utiliza el organismo para recuperar el estado tisular previo al que había antes de que se produjo la herida. Este proceso se llama cicatrización. 

       ❖ FASE INFLAMATORIA: Hay una respuesta vascular que empieza a los 5-10 minutos de producirse la herida y otra celular con vasodilatación, aumento de la permeabilidad vascular y aparición de leucocitos con una duración de 24-48 horas. Es el proceso que se da en heridas con cierre primario. 

       ❖ FASE DE PROLIFERACIÓN O MIGRACIÓN: Se inicia a partir del segundo día puede extenderse hasta las 4 semanas. Aparecen los fibroblastos para formar el tejido de granulación y la reconstrucción de vasos linfáticos capilares sanguíneos. 

       ❖ FASE DE MADURACIÓN: Se prolonga hasta las 5-6 semanas. Se produce la epitelización dérmica, la disminución del edema y la equiparación de color de la zona de cicatrización. Esta fase se prolonga con una fase de remodelación que puede durar más de 1 año. 

Existen tres tipos de cicatrización según el período y la forma en la que esta ocurra: 

     -Cicatrización primaria o por primera intención: sin separación de los bordes de la herida. Rápida cicatrización con el mínimo edema. 

     -Cicatrización secundaria o por segunda intención: en heridas infectadas y profundas. La herida cicatriza desde las capas profundas y desde los bordes. 

     -Cicatrización terciaria o cierre primario definido: posterior a la limpieza de la herida hecha por el médico para que luego curse con cicatrización primaria.

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN ANTE HERIDAS: 

1. Valorar la herida y su gravedad por si es necesario llamar al 112

2. Lavarse bien las manos antes de tocar una herida y utilizar guantes, si es posible

3. Colocar la víctima en una posición cómoda y preguntar por la causa de la lesión

4. Detener la hemorragia, si la hubiera

5. Utilizar material desechable y estéril a ser posible

6. Retirar la ropa si esta cubre la herida

  7. Limpiar la herida con agua y jabón si es leve y solo con agua a chorro si es grave, realizar la limpieza de dentro hacia fuera. 

  8. No utilizar alcohol, algodón o servilletas de papel. Utilizar algún antiséptico (clorhexidina) u gasas u otro material que no deje restos. 

9. Secar la herida sin frotar


10. Cubrir la herida con un apósito y sujetarlo con un vendaje no compresivo

11. Si hubiese algún cuerpo extraño enclavado, fijarlo para que no se movilice durante el traslado y, sobre

todo, nunca extraerlo. 

12. Trasladar al accidentado a un centro sanitario para una buena desinfección

  13. Es recomendable que no pasen más de 6 horas en el traslado a un centro sanitario, por si es preciso coser con puntos de sutura. 

14. Lavarse las manos después de la actuación

3. HEMORRAGIAS: Una hemorragia es la salida o derrame de sangre fuera o dentro del organismo como consecuencia de la rotura accidental o espontánea de uno o varios vasos sanguíneos. 

Según en vaso lesionado puede ser: 

     -Arterial: color de la sangre rojo vivo por ser sangre oxigenada y sale al exterior a borbotones al ritmo de los latidos cardíacos. 

     -Venosa: color de la sangre rojo oscuro y sale al exterior de forma continua.

     -Capilar: color de la sangre rojo vivo por ser sangre mezclada venosa y arterial, sale al exterior en forma babeante y es menos peligrosa. 

Pueden clasificarse como: 

     -Hemorragias internas: no sale al exterior del organismo y se acumula entre los tejidos.                 – Hemorragias externas: la rotura de la piel permite ver la sangre salir. 

      -Hemorragias internas exteriorizables: hemorragias internas en las que la sangre sale al exterior por orificios naturales. 

Los signos y síntomas dependen de la gravedad y son:Taquicardia, palidez, debilidad, sudoración fría, taquipnea y shock hipovolémico.

Hemorragias internas: 

   1. Adoptar una postura anti shock, decúbito con los pies elevados unos 30º, en posición lateral de seguridad en pacientes inconscientes.

2. Llamar al 112

3. Proteger del frío y del calor y aflojar la ropa que pueda oprimir

4. Valoración primaria ABC, hasta la llegada de servicios sanitarios

Protocolo de actuación ante heridas 

  1. Sentar en el suelo o tumbar al herido en decúbito supino para evitar que se caiga si se marea y pueda producirse más lesiones.

2. Ponerse guantes, si es posible, y retirar la ropa de la herida para dejarla al descubierto


3. Cohibir la hemorragia, hacer hemostasia tapando y aplicando presión directa sobre la herida con material limpio localizando los puntos de presión. 

  4. Si la hemorragia se ha producido en un brazo o en una pierna, elevar el miembro afectado a no ser que haya fracturas óseas visibles. 

  5. Realizar un vendaje compresivo, salvo en zonas donde se aprecie la existencia de alguna fractura, una vez haya terminado el sangrado.

   6. Si a pesar de haber colocado un apósito el herido continúa sangrando, no levantarlo nunca, poner uno nuevo y seguir tapando sobre el ya puesto. 

   7. Si la herida sigue sangrando, no levantarlo nunca, realizar compresión directa sobre un plano duro, hueso o músculo principal de la zona, en la arteria por encima de la herida. 

8. Si no se detiene la hemorragia, llamar al 112 o trasladarlo a un centro médico en cuanto sea posible

   9. Si los procedimientos anteriores no funcionan, la hemorragia es grave y está en un miembro, realizar un torniquete. 

Hemorragias externas exteriorizables : 

    1. Epistaxis: Sangrado por la nariz Se presiona el orificio nasal contra el tabique nasal durante 5 minutos, con la cabeza ligeramente inclinada hacia delante. 

     2. Otorragia: Sangrado por el oído. Si es leve, cubrir con un pañuelo o gasa el oído y mantener la cabeza inclinada hacia ese lado. Si es grave, no mover al paciente y llamar al 112. 

    3. Rectorragias o melenas: Es el sangrado por el ano procedente del tubo digestivo. Suele ir acompañada por presencia de sangre en las heces. Si el color de la sangre es rojo, la lesión está en el recto, ano o hemorroides. Si el color es negro, su origen es la parte alta del tubo digestivo, por lo que la sangre ya ha sido digerida. 

4. Menorragia: Es el sangrado vaginal fuera del período menstrual

  5. Hematemesis: Es el sangrado por el aparato digestivo, con presencia de sangre en el vómito. Sangre de color oscuro. 

    6. Hemoptisis: Es el sangrado de la vía respiratoria a través de la sangre de la saliva. Sangre de color rojo brillante. 

Shock hipovolémico: Un shock es una situación médica en la cual los órganos y tejidos del organismo no reciben un aporte suficiente de oxígeno y nutrientes, lo que da lugar a una necrosis de los mismo y fallo del funcionamiento de los órganos que puede terminar en muerte.  Un shock hipovolémico se produce como resultado de una pérdida rápida e importante de fluidos corporales. Uno de los motivos que puede originar un shock hipovolémico es una hemorragia masiva que impida la llegada de sangre a todo el organismo. El shock hipovolémico se instaura de forma muy rápida y puede tener graves consecuencias. Por eso se debe llamar al 112. 


Síntomas y signos que proceden al shock hipovolémico: Confusión y mareos, piel fría y pálida, rellenar el capilar lento, taquicardia, taquipnea, hipotensión, pulso rápido y débil, aletargamiento y sed. Colocar a la víctima en decúbito supino, con las piernas elevadas 30º para mejorar aporte sanguíneo en cabeza, tórax y abdomen.

ATENCIÓN AL PACIENTE: TEMA 8. 1. LESIONES DEL APARATO LOCOMOTOR: El aparato locomotor, también llamado sistema músculo esquelético, está formado por: -Músculos -Tendones -Ligamentos -Huesos -Articulaciones 

2. LESIONES MUSCULARES: Son lesiones asociadas al tejido muscular, aunque no siempre tienen que estar provocadas por un traumatismo.
Las más importantes son: 

     ● Calambre muscular: es la contracción espástica mantenida e incontrolada de un músculo.

     ● Contusión muscular: producida por un traumatismo. Se acompaña de hematoma, dolor e inflamación. 

Tirón muscular: Se produce por la extensión del músculo por encima de su capacidad de elongación. Cursa con dolor agudo y pérdida de la capacidad funcional de la zona donde se ha producido. Puede haber hematoma asociado y suele acompañarse de desgarro de fibras musculares. El tratamiento es similar para las tres lesiones y consiste en aplicar frío sobre la zona lesionada por un tiempo máximo de 20 minutos acompañado de inmovilización de la misma. 

3. LESIONES ARTICULARES: Las lesiones articulares se producen por una modificación de la uníón o pérdida de contacto entre los extremos articulares y superficies articulares de los huesos, o también, por distensión o rotura de los ligamentos asociados o de la cápsula articular. Por eso se llaman lesiones cápsulo-ligamentosas. 

3.1. ESGUINCE: Es la separación de la uníón de los extremos articulares de modo parcial y temporal. Se produce cuando un ligamento recibe fuerzas superiores a su resistencia. 

El orden de frecuencia es la localización de los esguinces es: – Tobillo – Rodilla – Dedos de la mano – Codo 

Se clasifican en leve, moderado y grave 

La actuación básica ante un esguince se resume en RICE (Repose-Hielo (Ice)-Compresión-Elevación) 

     – Elevación y reposo del miembro afectado 

     – Aplicación de frío local en la zona afectada 

   – Inmovilización mediante vendaje de compresión. Se debe tener en cuenta el posible compromiso neurológico y vascular con la comprobación de la existencia de pulsos distales y la presencia de sensibilidad del miembro. En el caso de que desaparezca la sensibilidad o pulso digital después de la inmovilización de la articulación, se debe retirar el vendaje y volver a colocar. 



3.2. LUXACIÓN: Es la pérdida de contacto de las superficies articulares entre sí de modo permanente, generalmente acompañada de rotura de las estructuras articulares: ligamentos con o sin cápsula articular. Pueden producirse mediante mecanismos directos (traumatismos) o indirectos (cambios bruscos o forzado de la dirección del movimiento). Las luxaciones se presentan con más frecuencia en personas de Edad Media, en niños se lesiona el cartílago de crecimiento y en ancianos tiende hacia la fractura.El grado de lesión es superior al de un esguince.Como en cualquier otro golpe articular se puede asociar a una fractura. 

La localización de las luxaciones por orden de frecuencia es: 

    – Articulación glenohumeral y acromioclavicular del hombro: típica de motoristas, ciclistas y deportes de contacto. 

     – Codo. 

     – Cadera (frecuencia en accidentes de tráfico con impacto). 

     – Rótula. 

Las luxaciones se clasifican en función de su forma de presentación en: 

      ● Aguda: en el curso de un gesto o trauma violento. 

      ● Recidivante: la primera vez es aguda y luego una vez curada sigue apareciendo de vez en cuando. 

      ● Habitual: se luxa la articulación de forma frecuente.

Los síntomas de luxaciones son: 

      – Dolor intenso en la articulación afectada 

   – Deformidad en la zona que se puede apreciar por comparación con la misma articulación del otro miembro. También puede existir cambios en la longitud de la extremidad o en el eje de los huesos. 

      – Impotencia funcional. 

La actuación básica consiste en: 

     – Valoración primaria del paciente: ABC. 

     – En una luxación nunca debe intentar recolocar el miembro luxado. 

     – Avisar al 112. 

     – Inmovilizar en la posición encontrada y trasladar al centro médico, si no se consigue ayuda especializada. 

     – Aplicar hielo para reducir el dolor y la inflamación. 

  – El tratamiento consiste en la reducción, lo antes posible, bajo anestesia local o general por médicos especialistas. Tras la reducción se realiza un control radiológico para comprobar la perfecta alineación de los huesos. 

     – La inmovilización de la articulación dura un máximo de 3-4 semanas y es fundamental una rehabilitación adecuada que permita recuperar todo el arco de movimientos y la fuerza.


4. FRACTURA: Es la rotura parcial o total de un hueso producida por un traumatismo directo o indirecto. Además del hueso, también puede resultar afectadas otras estructuras como tendones, nervios y vasos sanguíneos. 

Tipos de fracturas : 

    ● Cerrada: sin rotura de piel 

    ● Abierta: con rotura de piel y parte del hueso visible 

    ● Completa: se rompe la sección completa del hueso 

    ● Incompleta: no se rompe la sección completa del hueso 

    ● Fisura: fractura incompleta en la que no hay discontinuidad de los rebordes óseos de la línea de fractura y afecta a parte del grosor del hueso.

    ● Tallo verde: propio de los niños en crecimiento. Fractura incompleta por flexión de hueso largo solo en el lado donde se ha producido el traumatismo. 

    ● Conminuta: fractura completa en la que el hueso se rompe en diversos fragmentos. 

    ● Transversa, oblicua o longitudinal: fracturas completas por desplazamiento de la alineación de los fragmentos. Patológica: el hueso se rompe espontáneamente sin la acción del traumatismo.

Las fracturas presentan una sintomatología con: 

    – Dolor localizado o irradiado desde el punto de rotura. Suele ser de tipo continuo, aumentando con la movilización y suele disminuir con la inmovilización de los fragmentos óseos

    – Deformidad mayor o menor en comparación con el lado no lesionado 

    – Impotencia funcional 

    – Hematoma, hemorragia y edema de tejidos 

    – Puede haber acortamiento del miembro por cabalgamiento de los fragmentos  óseos.

 Protocolo de actuación en fractura cerrada: 

– Valoración primaria: ABC: 

Examinar la escena del accidente y el posible mecanismo que haya producido la fractura Realizar la valoración neurológica (sensibilidad y movilidad) y vascular (color de la piel, temperatura, TRC y pulsos distales), antes y después de la inmovilización. 

Inmovilizar, si no se puede esperar a la llegada de los servicios de emergencias, en la posición que nos encontremos la fractura con cuidado, tranquilizando y explicando al accidentado brevemente lo que vamos a hacer. Se utilizarán los medios, férulas o vendas que se tengan a mano y almohadillado las férulas que se improvisen. No aplicar nunca vendajes en la zona deformada e inmovilizar el miembro por encima y por debajo de donde se haya producido la fractura. 


Protocolo de actuación en fractura abierta: 

Realizar hemostasia si existe hemorragia. Lavar la herida a chorro con agua, hacia fuera para arrastrar todo lo que pueda contaminar la herida. Lo ideal sería lavar con suero fisiológico.  Cubrir con material limpio, lo mejor con un apósito estéril, la zona de la fractura sin hacer presión. Mantener la zona de la herida de la fractura por encima del nivel del corazón. Proteger térmicamente al accidentado.  Trasladar a un centro médico si no hay asistencia por parte de los servicios de emergencia. 

ATENCIÓN. TEMA 9 : 1.TRAUMATISMOS: El paciente politraumatizado es aquel que sufre lesiones, ya sean externas o internas, que involucran uno o más órganos y sistemas, afectados generalmente por un mecanismo externo que pone en riesgo su vida. 

Para realizar una correcta valoración y tratamiento inicial del politraumatizado grave, siguen recomendaciones del programa ATLS (Advanced Trauma Life Support), universalmente adoptadas por su sencillez. 

Este protocolo consta de 3 períodos: 

1. Evaluación primaria: sirve para detectar lesiones graves sobre las que si no se actúa rápidamente podrían suponer la muerte de la persona afectada. 

Se inicia la valoración ABC de la víctima prestando especial atención a: 

-Valorar la permeabilidad de la vía aérea con control cervical. 

-Asegurar una correcta ventilación y oxigenación. 

-Valorar la circulación y controlar posibles hemorragias. 

2. Evaluación secundaria: consiste en la exploración física y neurológica de la víctima, realizando inspección, palpación, percusión y auscultación.

3. Tratamiento definitivo: por personal sanitario especializado

2.TRAUMATISMOS CRANEOENCEFÁLICOS:Se considera un TCE cualquier lesión craneal y facial debida a un impacto de gran intensidad. Las lesiones encefálicas producidas por un TCE pueden ser: 

    – Lesión primaria: Consecuencia inmediata y directa del traumatismo sobre el cráneo. Ej: Fractura. 

  – Lesión secundaria: Generadas posteriormente por daños cerebrales o sistémicos asociados al TCE. Estas lesiones pueden agravar la lesión primaria o dar lugar a nuevas complicaciones. Ej: Hemorragia. 

En un TCE es necesario valorar la aparición de los signos de hipertensión intracraneal, como pueden ser cefalea somnolencia, vómitos, pupila unilateral lenta o arreactiva, cambios en el nivel de consciencia, hemiplejía o hemiparesia, tríada de Cushing (hipertensión, bradicardia y bradipnea).


Otros signos de alarma pueden ser: 

– Hemorragia o pérdida de algún líquido por el oído o nariz. 

– Aparición de hematoma alrededor de los ojos. 

– Cuando a estos signos se les añade hipoxia e hipotensión arterial. El pronóstico será más grave. 

Observación: Hemiplejía: No hay movimiento. Hemiparesia: No hay sensibilidad. Protocolo de actuación ante un TCE 

Las acciones irán encaminadas a tratar la lesión primaria, para evitar en la medida de lo posible, las causas de la lesión secundaria. 

1. Se pondrá en marcha la valoración ABC para conseguir la permeabilidad de la vía aérea y la estabilización hemodinámica del paciente. 

2. Se movilizará a la persona, solo si es necesario, manteniendo en todo momento alineado el eje cabeza-cuello-tronco (no doblarlo ni desviarlo). Si no es posible, es mejor esperar ayuda sanitaria especializada, ya que cualquier golpe en la cabeza puede provocar lesiones de la columna vertebral y agravar la situación. 

3. Se solicitará ayuda sanitaria inmediata al 112 para hacer traslado a un centro hospitalario

3. TRAUMATISMOS TORÁCICOS: El traumatismo torácico incluye las lesiones sobre la caja torácica y las estructuras contenidas en ella. 

Supone la tercera causa de morbilidad en el paciente politraumatizado. Se trata de lesiones que, sin atención in situ adecuada, pueden ser potencialmente mortales. 

Si no se corrigen estas lesiones, la víctima puede llegar a desarrollar complicaciones como hipoxia, hipercapnia, acidosis, alteración de la ventilación y de la perfusión y hemotórax 

Observación: La hipercapnia es el aumento del dióxido de carbono en sangre. El paciente con traumatismo torácico puede presentar lesiones que comprometan su vida. 

La actuación de primeros auxilios irá enfocada a asegurar la permeabilidad de la vía aérea en primer lugar y después conseguir una correcta circulación, utilizando la valoración primaria ABC.

3.1.FRACTURAS COSTALES:Son las lesiones más frecuentes en el traumatismo torácico, salvo en pacientes jóvenes, que tienen más elasticidad y resistencia. Por eso, si se encuentran fracturas costales en niños o jóvenes, se debe sospechar de un traumatismo torácico severo. 

Las fracturas costales se dividen en 3 grupos: 

– Fracturas costales superiores: en las dos primeras costillas. Se deben vigilar posibles lesiones de la aorta, del árbol traqueobronquial o a nivel cervical. 


– Fracturas costales medias: comprendidas entre la tercera y la séptima costilla. Pueden provocar lesiones tipo neumotórax, hemotórax, enfisema subcutáneo… 

– Fracturas costales inferiores: de la octava a la duodécima costilla. Por su posición anatómica estas fracturas pueden ocasionar lesiones en la cavidad abdominal. 

Las costillas que se fracturan con mayor frecuencia son las comprendidas entre la tercera y la décima. 

Hasta que se pueda confirmar la presencia o no de fractura costal, los signos y síntomas que pueden hacer sospechar de su presencia son los siguientes: 

     ➢ Dolor: este dolor puede provocar contractura muscular en los músculos respiratorios, produciendo hipoventilación e inhibición de la tos. 

      ➢ Crepitación: deformación o cambio de coloración de la zona afectada. Para ello se palparan cuidadosamente los posibles puntos de fractura. Dificultad respiratoria. 

4.NEUMOTÓRAX: Los pulmones están recubiertos por dos membranas;

     – La pleura parietal: en contacto directo con el tórax. 

     – La pleura visceral: pegada a los pulmones. 

Se habla de neumotórax cuando el espacio entre las dos pleuras está ocupado por aire. El neumotórax se clasifica en: 

4.1.NEUMOTÓRAX SIMPLE:La ocupación del espacio pleural no es completa, por lo que no se produce colapso de los pulmones ni afectación cardíaca. Se puede producir por fractura de costillas o de manera espontánea sin haberse producido traumatismo previo. La clínica es: insuficiencia respiratoria y enfisema subcutáneo. 

Puede evolucionar a grave sin atención sanitaria adecuada. Los cuidados de primeros auxilios irán dirigidos a la vigilancia y control de la correcta ventilación respiratoria. Si fuera necesario se iniciará en maniobras de RCP. 

4.2.NEUMOTÓRAX ABIERTO:Se produce por heridas torácicas abiertas en las que existe una comunicación directa entre el espacio pleural y el exterior. Las alteraciones fisiopatológicas dependen del tamaño del orificio. 

El paciente sufrirá una insuficiencia respiratoria grave.

La actuación de primeros auxilios consistirá en tapar la herida con apósito estéril lubricado con vaselina, de forma cuadrada. Se fijará por 3 lados. Este apósito hará las veces de válvula unidireccional, permitiendo la salida de aire durante la espiración pero evitando la entrada de aire durante la inspiración. 

El tratamiento definitivo se realizará en el centro hospitalario, reparando quirúrgicamente la herida.


4.3. NEUMOTÓRAX A TENSIÓN:Se produce por una ocupación del espacio pleural por aire, colapsando el pulmón produciendo compromiso hemodinámico por dificultad del retorno venoso. 

El paciente presenta: Insuficiencia respiratoria severa, desviación contralateral de la tráquea, asimetría de la ventilación, silencio en la auscultación, enfisema subcutáneo. 

El tratamiento de urgencias requiere personal sanitario cualificado, que colocará un angiocatéter para convertir el neumotórax en un neumotórax abierto, menos grave. 

5. HEMOTÓRAX:Es la acumulación de sangre en el espacio pleural

En función de la sangre perdida se clasifica en: 

     – Hemotórax simple: suele pasar desapercibido ya que no causa clínica aparente. Su confirmación diagnóstica se realiza mediante RX. 

   – Hemotórax masivo: se produce una importante pérdida sanguínea con inestabilidad hemodinámica y respiratoria, poniendo en peligro la vida del paciente. La clínica es un shock (hipertensión arterial, oliguria, mala perfusión sanguínea, retraso en el TRC, insuficiencia respiratoria, ingurgitación yugular y taquicardia si el sangrado es importante). 

Los principios generales ante un traumatismo torácico son: 

     – No importa el diagnóstico concreto del paciente, pero si ha de apreciar su gravedad. – Actuar con urgencia. 

       – Valoración ABC continua 

       – Control cervical en todo momento 

       – Posición Fowler o semifowler para favorecer la ventilación 

       – Anticiparse a posibles complicaciones 

       – Traumatismos abdominales 

La cavidad abdominal se divide en 4 regiones: 

    ● Abdomen intratorácico: diafragma, hígado, bazo, estómago. 

 ● Abdomen intraperitoneal: intestino delgado y grueso. 

    ● Regíón pélvica: vejiga, uretra, recto, útero y ovarios. 

    ● Retroperitoneo: riñones, uréteres, páncreas y duodeno.

El traumatismo abdominal hace referencia a la lesión que sufre la pared abdominal o su contenido por impacto directo, por fuerzas de compresión (entre ellas el cinturón de seguridad y traumatismo de columna), por aumento de la presión dentro del abdomen o por fuerzas de cizallamiento (mecanismo de desaceleración).

Pueden producirse 2 tipos de traumatismos abdominales:

     – Traumatismo abdominal cerrado: El órgano más afectado es el bazo. 

Nos puede sospechar de un traumatismo cerrado en el momento de la lesión, lesiones asociadas o inestabilidad hemodinámica. El paciente deberá ser trasladado de manera urgente a un centro sanitario. 


 – Traumatismo abdominal penetrante o abierto: El órgano más afectado es el intestino. 

Suele producirse por arma blanca, por arma de fuego o por alojamiento de cuerpo extraño. Las complicaciones más importantes son el shock hemorrágico, la peritonitis, la sepsis y el fracaso multiorgánico, por lo que se debe realizar un traslado urgente a un centro hospitalario. 

Observación: La sepsis es una infección sistémica a través de la sangre. 

Protocolo de actuación ante un traumatismo abdominal 

1. Avisar a los servicios de emergencia 112 y trasladar inmediatamente al herido

2. Tranquilizar a la víctima y acompañarla en todo momento hasta que sea atendida por personal cualificado

3. Valoración continua ABC e iniciar maniobras RCP

         4. Traslado en posición decúbito supino con las piernas flexionadas para disminuir la presión dentro del abdomen de la víctima. 

Traumatismo raquimedular: Incluye las lesiones de la médula, sus raíces nerviosas y todas las estructuras que la rodean. Se conocen 4 mecanismos que provocan este traumatismo: 

– Extensión, flexión, rotación y compresión vertical o axial. 

Esos movimientos son tolerados por la columna vertebral dentro de ciertos límites de tolerancia. 

Estas lesiones pueden producirse: 

      A. En el impacto inicial: lesión medular primaria. 

      B. Por desplazamientos óseo o alteraciones inflamatorias o enzimáticas: lesión medular secundaria. 

Las situaciones que hacen sospechar de un traumatismo raquimedular son: 

     – Accidente de coche 

     – Traumatismo craneoencefálicos 

     – Traumatismo por aplastamiento 

     – Caída desde una altura considerable 

     – Víctimas de explosión 

     – Tirarse de cabeza en aguas poco profundas 

     – Traumatismo facial directo 

      – Heridas de arma de fuego que atraviesan la columna transversalmente

Protocolo de actuación 

1. Apertura de la vía aérea con alineación cervical


2. La ventilación está anulada en lesiones por encima de C4 y en lesiones entre C5-D12, está afectada por la parálisis de los músculos respiratorios. Además puede aparecer shock neurógeno con bradicardia, hipotensión y piel caliente. 

3. Aparece tetraplejia en lesiones por encima de T1 y paraplejia por debajo de ésta

4. En la valoración secundaria se encuentran retenciones urinarias por atonía vesical. 5. Dependiendo de las evaluación secundaria del paciente, se prioriza la extracción del paciente con tablas de rescate. El objetivo de esta etapa es no producir más daño del que ya existe. 

6. AMPUTACIONES TRAUMÁTICAS:Una amputación es el corte o interrupción parcial o total de una o más estructuras anatómicas mediante un traumatismo o cirugía. 

Si además la lesión presenta desgarramiento o arrancamiento de la piel y de tejido celular subcutáneo que origina colgajos cutáneos se habla de avulsión. 

Los signos y síntomas presentes en una amputación son: 

     – Corte: puede ser parcial o total de una parte del cuerpo. 

     – Sangrado: varía de mínimo a intenso en función de la zona afectada y la naturaleza de la lesión. 

     – Dolor: el grado de dolor no siempre está relacionado con la gravedad de la lesión ni con el volumen de sangrado. 

     -Tejido corporal aplastado: destrozado pero aún parcialmente adherido por músculo, hueso, tendón, nervio o piel. 

Las causas de las amputaciones pueden ser.: 

     – Resultado de accidentes de tráfico. 

     – Producidas por accidentes laborales. 

     – Secundarias y electrocuciones, quemaduras por calor o por procesos de congelación

     – Como medida quirúrgica en tumores malignos o gangrena. 

En ocasiones la parte del cuerpo amputada se puede reimplantar. Por eso es importante llevar a cabo los cuidados apropiados con la parte amputada y con el 

resto o muñón. 

Protocolo de actuación ante una amputación traumática 

1. Actuación con tranquilidad: Es una situación traumática y estresante para el accidentado

2. Avisar a los servicios de emergencia 112

3. Valoración primaria ABC

4. Retirar la ropa de la zona afectada para realizar correcta valoración, preservando la intimidad del paciente


5. Valorar el estado de la herida: profundidad, localización, existencia de material contaminante

6. Controlar la aparición de posibles complicaciones como hemorragia, shock hipovolémico, sobreinfecciones..

En función de la valoración del tipo de hemorragia, la actuación será diferente:

          A. Si la hemorragia está controlada, se procederá a retirar la suciedad de la herida, realizando la limpieza por arrastre con jabón y suero fisiológico o agua. Nunca retirar objetos clavados. 

          B. Si la hemorragia no está controlada, se aplicará presión directa sobre la herida elevando la zona lesionada. En caso de hemorragia incontenible y de riesgo de muerte se aplicará un torniquete. 

Cuidados de la parte amputada 

       – Limpiar el segmento amputado mediante irrigación sin empaparlo. 

       – Envolverlo en material limpio y preferiblemente estéril. 

       – Colocarlo en un recipiente o bolsa estanca. Esta a su vez se introducirá en un recipiente con hielo y agua, comprobando que no se moja y que no está en contacto directo con el hielo. 

       – Cuerpos extraños clavados. 

Se llama cuerpo extraño a un objeto o partícula procedente del exterior que impacta o se introduce en el organismo de forma accidental. Las principales zonas de localización de estos cuerpos extraños son: Ojos, oídos, nariz, aparato digestivo, aparato respiratorio, aparato genital, piel.

6.1. CUERPOS EXTRAÑOS EN EL OJO:Pueden ser partículas de polvo, insectos, partículas de madera, metal o vidrio, sustancias cáusticas y corrosivas, etc… Pueden ser superficiales o estar clavados más profundamente. 

     A. Si se localizan en la parte anterior del globo ocular o no están clavados, pueden extraerse fácilmente: 

            – Conseguir buena iluminación. 

            – Con una gasa o con el borde de alguna prenda de ropa procederemos a retirarlo. 

            – A veces no se aprecian cuerpos extraños pero existen síntomas que nos indican su presencia: picor, escozor, lagrimeo, dolor al parpadear. En estos casos buscaremos primero por dentro del párpado inferior, traccionando hacia abajo dejando expuesta la conjuntiva. 

Si no se encuentran allí, buscaremos en el párpado superior realizando la versión del mismo, tirando las pestañas hacia arriba y detrás. Cuando localicemos el cuerpo extraño, se extraerá realizando una irrigación del ojo con un chorro de suero fisiológico dirigido de dentro a fuera. Podemos ayudarnos con gasa estéril para la extracción. 


B. Si el objeto extraño está clavado o se localiza más profundamente, nunca se procederá a su extracción ya que aumentaremos las lesiones. Si se dispone de material, se colocará una gasa estéril fijada con esparadrapo sobre el ojo afectado y se trasladará al hospital. 

    C. Si un producto químico penetra en el ojo, se intentará neutralizar o disminuir su capacidad de penetración mediante lavado con agua. A ser posible, introduciremos la cara del artefacto en agua, intentando evitar la irrigación a presión sobre el globo ocular. 

6.2. CUERPOS EXTRAÑOS EN EL OÍDO: Se pueden introducir por accidente o de forma voluntaria (niños)

Generalmente se clasifican en: 

     – Vivos: son generalmente insectos, que se introducen a veces durante el sueño. Pueden producir superaciones crónicas. 

    – Inertes: se trata de restos vegetales, como lentejas o alubias, que pasan desapercibidos hasta que por acción del calor y la humedad germinan, aumentando el tamaño. Cuando son voluminosos pueden producir disminución de la audición, ruidos y sensación de presión.

Las acciones que se han de llevar a cabo para extraer los objetos de conducto auditivo son las siguientes: 

    – Si es claramente visible, se puede extraer con unas pinzas. 

   – Si no se ve, pero se nota (insecto vivo), lo primero que debe hacerse es matar al insecto. Para ello, se llenará el oído con una sustancia líquida y grasa, colocando al paciente con el oído hacia arriba. Después, se le pedirá que vacíe el oído inclínándose sobre el lado opuesto. 

  – No se deben introducir palillos, agujas u otros objetos punzantes, ya que podrían perforar el tímpano. 

   – Si no se tiene éxito, acudir a un centro sanitario para su extracción. 

6.3. OBJETOS EXTRAÑOS EN LA NARIZ:La mayoría de las veces se da en niños o en enfermos mentales

Producen dificultad respiratoria por la fosa nasal obstruida, dependiendo del tamaño del cuerpo extraño. 

Cuando la sustancia es lisa, la mucosa nasal soporta bien la agresión durante días-meses, pero si es irregular e irritante, el organismo responde con estornudos de repetición, picor, escozor, secreción (purulenta, estrías de sangre) y mal aliento.

La actuación para extraer el cuerpo extraño de la nariz será: 

   – Si el alojamiento es reciente, a veces se consigue extraerlo obstruyendo la fosa nasal y sonándose fuertemente por la fosa nasal ocupada. Si se ve, se puede intentar extraer con pinzas, pero nunca se introducirán a ciegas. 

   – Si el cuerpo extraño es esférico o con superficies redondeadas, no se deben usar pinzas porque podrían empujarlo o introducirlo más. Se acudirá a un centro sanitario para extraerlo con el material adecuado.


6.4. CUERPOS EXTRAÑOS EN LA BOCA:Normalmente se trata de alguna espina de pescado o fragmento de hueso que al correr origina dolor y dificultad en la deglución. Como primera medida se intentará arrastrar la sustancia utilizando algún alimento espeso y envolvente como miga de pan. 

Si no se consigue, se procederá a la extracción. Se pedirá al paciente que abra la boca, con una cuchara o un depresor se le suprimirá la lengua con unas pinzas finas y buena iluminación. 

Se aconseja hacer gárgaras con antiséptico bucal. 

7. EMPALAMIENTOS: Es aquella herida penetrante causada por un objeto inciso-punzante de tamaño y origen variable (arma blanca, varilla de acero, trozo de vidrio, rama de árbol, astilla de madera…) de tal forma que el objeto causante queda clavado en el cuerpo de la víctima. 

Las causas de este tipo de lesiones son: 

   – Accidentes de tráfico 

   – Caídas 

   – Empalamiento en el área genital y anal por motivos sexuales 

Al clavarse el objeto, se produce laceración de tejidos y órganos. El tipo de objeto, la fuerza y la dirección de penetración, la puerta de entrada y la localización de la punta hará sospechar de la magnitud de las lesiones y de los posibles órganos afectados. 

     – No se debe extraer el objeto causante, ya que podría agravar la situación. 

     – Avisar al 112 

     – Tranquilizar a la víctima y abrigarla 

     – Inmovilizar el objeto para que no se mueva dentro de la víctima 

     – Cubrir la herida 

     – Si existe hemorragia a su alrededor, se aplicará presión directa sobre la zona afectada, rodeando el objeto 

     – En caso de que la víctima estuviera empalada al hacer sobre un objeto, sostener el peso de la persona para que no siga haciendo presión sobre el objeto.

No se permite realizar comentarios.