Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Poesía contemporánea

FRANQUISMO

Fin de la Guerra Civil (1936-1939) con la dictadura de Franco (1939-1975).
Los 60: años de crecimiento económico y de importantes transformaciones sociales.
Cambio de las mentalidades impulsado, entre otros factores, por fenómenos como el turismo o la tele, que ponía a la gente en contacto con otras culturas, otras modas y otras formas de pensar.

POESÍA DURANTE EL FRANQUISMO

Ruptura entre la literatura anterior a la Guerra Civil y la literatura en España durante el franquismo.

AÑOS 40 Y 50

Poesía arraigada:


 Cultivada por adeptos al régimen, se centra en temas intemporales -la familia, la patria, la religión, el amor- alejados de la realidad social del momento y propugna una vuelta a las formas clásicas, como el soneto, la décima.. Ideología conservadora y visión optimista y esperanzada del mundo. Autores: Luis Rosales, José García Nieto, Leopoldo Panero y Dionisio Ridruejo.

Poesía desarraigada:


 Manifestación de la angustia ante una realidad inhóspita, incapaz de ofrecer consuelo Poemas de miserias sociales, la injusticia y de la hostilidad de la existencia. Autores: Dámaso Alonso “Hijos de la ira” (1944) se caracteriza por una perspectiva inhilista y un tono desgarrador.

POESÍA SOCIAL

Esta poesía denuncia las desigualdades sociales y la falta de libertades políticas que se vivieron durante el franquismo, sin olvidar la preocupación existencial carácterística de los desarraigados.
Principal precursor: Miguel Hernández (1910-1942). Obras de la época: “Viento del pueblo”, en el que dominan los tonos épicos y elegíacos, y “El hombre acecha”, que consta de 19 poemas en el que se expresa el odio, la crueldad, la opresión y la muerte que acarrea la guerra.
Autores de la poesía social: Blas de Otero, José Hierro, Gabriel Celaya.
– Blas de Otero (1916-1979): cultivó en sus primeras obras (“Ángel fieramente humano” y “Redoble de conciencia”) una poesía existencial, influida por la mística de san Juan de la Cruz. Temas de le época son la figura de un Dios culpable y distante y la presencia de la mujer, que es símbolo de plenitud y alegría para el poeta. Después su poesía viró hacia temas sociales como la injusticia, la miseria o la violencia. Obras: “Pido la paz y la palabra” y “Que trata de España”.
– José Hierro (1922-2002): muestra intereses próximos a los de la poesía social en sus primeros libros (“Tierra sin nosotros, Quinta del 42”). Después deriva hacia una lírica muy personal, caracterizada por la presencia de imágenes irracionales y la concepción de la realidad como un enigma que el verso puede expresar en obras como “Libro de las alucinaciones” y “Agenda”.
– Gabriel Celaya (1911-1991) es autor de una obra extensa y variada. Sus libros más importantes (“Las cartas boca arriba” y “Cantos iberos”) se escriben en la poesía social. Sostiene que “la poesía es una arma cargada de futuro”, una herramienta de transformación social.

GENERACIÓN DE LOS 50

Los poetas conciben la poesía como un medio de conocimiento y una forma de indagar en la propia experiencia. Temas habituales: evocación de la infancia y la juventud, la amistad, el amor, el fluir del tiempo… Tratados con un lenguaje coloquial y apariencia sencillo, que acude con frecuencia a la ironía. Autores:
– Claudio Rodríguez (1934-1999): se vale de un lenguaje de resonancias rurales para indagar en el misterio de la propia existencia y celebrar la belleza del mundo y de la vida. Obra: “Don de la ebriedad”
– Jaime Gil de Biedma (1929-1990): explora la apariencia cotidiana con un punto de ironía que ejerce gran influencia en los poetas anteriores. Poemas con tono confesional y narrativo. Escuela de Barcelona. Obra: “Las personas del verbo”.
– José Ángel Valente (1929-2000): su lírica evoluciona desde un Realismo inicial a la posterior reflexión sobre la esencia y la función de la propia poesía. Estilo escueto y preciso. Obra: “Punto cero”.
– Ángel González (1925-2008): muestra en sus versos una preocupación ética: mediante la ironía el autor critica la hipocresía de la sociedad. Obra: “Palabra sobre palabra” está teñida de un pesimismo existencial que a menudo encuentra una válvula de escape en el humor.

NOVÍSIMOS

En 1970 el crítico José María Castellet publicaba la antología “Nueve novísimos poetas españoles”, lo que marcó el inicio de los Novísimos, una generación que rompe con la poesía precedente y que se caracteriza por el carácter experimental, la perfección formal y la presencia de numerosas referencias culturales:
citas de autores extranjeros, referencias a mundos lejanos y decadentes, alusiones al cine, a la música y a los cómicos. Poesía artificiosa que se dirige a un público minoritario. Autores: Félix de Azúa, Gulliermo Carnero, Ana María Moix y Leopoldo María Panero. Más emblemático: Pere Gimferrer. Su obra destaca por la riqueza del léxico, la abundancia de imágenes irracionales y el prodigioso sentido del ritmo.


No se permite realizar comentarios.