404 Not Found


nginx/1.14.0 (Ubuntu)
Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Cuentos de lucanor

La configuración de la idiosincrasia sureña a través de la mirada del narrador en los cuentos “La melena”, “Una rosa para Emily”, “Sequía en Septiembre” y “Centauro de latón”.


En el siguiente ensayo se expondrán los diferentes recursos que el autor William Faulkner utilizó para lograr configurar la idiosincrasia sureña mediante la perspectiva del narrador en algunos de sus cuentos; “La melena”, “Una rosa para Emily”, “Sequía en Septiembre” y “Centauro de latón”. El narrador consigue exteriorizar las particularidades de los personajes sureños a través de su caracterización, siendo importante destacar los comportamientos de parte de los personajes frente a ciertas circunstancias. La configuración de la idiosincrasia sureña refleja conflictos que se dan en la sociedad como la discriminación, el racismo o la corrupción, que son claves para comprender la construcción de los personajes sureños mediante la mirada del narrador.


El cuento “Una rosa para Emily” es narrado desde el punto de vista del pueblo y se describe la historia de forma humanizada, con errores y es impreciso. Se posiciona desde miradas de tres generaciones, sin embargo la mayor parte del cuento evidencia la generación del presente y es así que critica a la antigua aristocracia del sur como cuando Emily evade los impuestos que las nuevas generaciones le exigen pagar, gracias al coronel Sartoris ella estaba exenta de impuestos. “Yo no pago impuestos en Jefferson. El coronel Sartoris me lo aclaró. Tal vez alguno de ustedes pueda acceder a los archivos municipales para satisfacerse”(119): así es que la señorita Emily se defiende y niega pagar estos impuestos frente a la delegación. Está situación es significativa ya que es el comienzo de la construcción de la crítica a la antigua aristocracia y también es el inicio de la caracterización de un personaje que representa a todo un sector social de la época.


La descripción del personaje Susan Reeds en el cuento “La melena” está narrado desde un punto de vista el cual presenta a la joven como un personaje descarrilado de las normas de la sociedad, un personaje que genera intriga en el lector por encontrar una justificación a sus comportamientos y decisiones. Desde el principio, cuando se explica el origen de Susan Reeds, a través del uso del lenguaje se demuestra el tradicional pensamiento sureño: “Esa chica, la tal Susan Reeds, era huérfana. Vivía acogida con una familia, los Burchett, que tenía más hijos, dos o tres más. Unos decían que Susan era sobrina o prima o lo que fuera; otros ponían en entredicho el carácter de Burchett, e incluso las intenciones de su señora: ya se sabe. Esto, sobre todo, era cosa de las mujeres”(128) Esta cita puede ser interpretada como el argumento a las rebeldías de Susan, el pueblo sabe que ella es huérfana y comenta que es ilegítima, y por esto se sobreentiende que la figura femenina se ve juzgada. La expresión que se utiliza “era cosa de mujeres”, es una evidente reencarnación de aquel pensamiento misógino sureño. El personaje de Susan Reeds simboliza la rebeldía por el hecho de vestir diferente, abandonar los estudios y por pasar el tiempo con chicos. Representa a una minoría ya que es mujer y no sigue los preceptos sociales. En ella se ven reflejados ciertos conceptos los cuales predominaban en aquella época: la discriminación y la mirada despectiva por parte del pueblo. La caracterización del personaje femenino a lo largo de todo el cuento se presenta desde la mirada del narrador y este se sitúa con cierta superioridad sobre la joven y las mujeres

El comienzo del cuento describe su niñez para luego llegar a su adolescencia y lograr que el narrador se cuestione el desarrollo del sexo femenino. Desde el punto de vista del narrador, el cual es un personaje secundario que responde a la historia como observador, así es que cuenta cómo los hombres de la peluquería cada vez que Hawkshaw se marchaba ellos se encontraban admirando la figura de esta adolescente: “ Lo cierto es que él se iba y los demás se ponían a mirar a la chica, que salía de tapadillo a cortejar peligros, destinada a correr peligro de verdad tarde o temprano”(131). 

El hecho de que el narrador presente a Susan de este modo, con un cuerpo provocativo y que salía a las calles en busca de peligro a consecuencia de su actitud, hace que aquí se vea reflejada nuevamente la mirada de un sector el cual era poderoso a nivel social, político y económico. La representación que William Faulkner logra crear con la perspectiva del narrador es simbólica ya que retrata a las creencias y pensamientos que principalmente se daban en los hombres pero al ser el sector más influyente y superior de la sociedad, estas ideas se extendían por toda la población. El juicio hacia Susan y luego el encanto por su imagen connota la gran hipocresía de los hombres que la sentenciaban socialmente por sus rebeldías pero luego observaban sus “piernas bien torneadas”(130).


En el próximo cuento “Centauro de latón” se retratan dos personajes que son una clara representación de la denigración y la discriminación en la sociedad sureña de aquel entonces, mientras que también se presenta a un personaje que retrata lo opuesto: el poder de los blancos. El personaje Snopes es un hombre blanco, casado y con una hija, su mujer se acuesta con un hombre con poder en la central eléctrica y así logra que su esposo se vea beneficiado y obtenga una mejora en el trabajo en esta central. Snopes está al corriente de lo que sucede, sin embargo no objeta nada en contra ya que esto le permite un ascenso a nivel social y económico. A su vez, Snopes personifica los peores vicios del hombre y el narrador logra que la corrupción, ambición, manipulación y la mala moral sean las principales carácterísticas que definen a este personaje. Es descrito desde una mirada despectiva y de un modo que el lector entienda que Snopes simboliza a lo peor del hombre y a su poco tacto respecto a los otros personajes: “Snopes no había mirado a Tom-Tom ni una sola vez. Siguió con la vista levantada a lo alto, hacia el silbido agudo, penetrante, incesante, que emitía la válvula. Escupíó y se fue de la sala de calderas”(146). El hecho de que Snopes no se dirija a Tom-Tom, un personaje negro, connota la discriminación y el nivel de superioridad en el que Snopes se sitúa sobre él. 

La construcción del personaje de Tom-Tom está hecha de forma exagerada ya que se lo presenta como un “torazo”, “pesa más de 100 kg”(146)
, se lo ve animalizado para luego ver cómo el narrador lo destaca por su capacidad de trabajar con su fuerza y no su intelecto. Él representa la mirada que la sociedad blanca tradicional tiene sobre los negros trabajadores, su única función es el buen trabajo de fuerza. 


Por último, en el cuento “Sequía en Septiembre”, hay un personaje simbólico que es juzgados por su raza y por los rumores que hay en el pueblo. En este cuento, el narrador no presenta una postura definida y permite que el lector saque sus propias conclusiones. El principal conflicto es la presunta violación de Minnie Cooper, un personaje femenino blanco y soltera con unos 40 años quien manifiesta ser víctima de una violación por parte de un negro, el personaje Will Mayes. Este es juzgado por ser el acusado y ser negro. Sin embargo, en el cuento el narrador no lo configura como el culpable, detalla sus carácterísticas de una forma más objetiva, como por ejemplo cuando otro barbero lo defiende ante las acusaciones que surgen en la barbería de que Will Mayes es un violador: “A Will Mayes lo conozco bien. Él no ha sido. Vayan a buscar al sheriff, hagamos las cosas como hay que hacerlas”(163). Lo que sucede en el cuento es representación de las injusticias constantes que vivían los negros, cómo eran juzgados socialmente por su color de piel. El autor logra transmitir esta crítica a la sociedad sureña que plasma todas las creencias y valores tradicionales. 


En conclusión es posible determinar cómo William Faulkner es capaz de crear y configurar personajes desde perspectivas totalmente diferentes, siendo algunas objetivas o totalmente subjetivas como hace con Susan Reeds al describirla de una forma misógina. Destaca las carácterísticas de ciertos sectores sociales para lograr transmitirle al lector las verdaderas creencias y realidades que se vivían en el sur de Estados Unidos en aquellos años. Así es que el autor a través de las diferentes miradas de los narradores en los diferentes cuentos construye una crítica a los pensamientos sureños y al hombre en sí.

No se permite realizar comentarios.