Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Cuanto costo la boda de la novela de bayardo

Según esto, debemos preguntarnos qué es lo que persigue García Márquez tratando el tema del honor de forma paródica, exagerándolo y ridiculizando a algunos personajes. Pues bien, podemos decir que el autor ha pretendido hacer una crítica a un código del honor vigente en el pueblo y en muchas sociedades (en este caso la hispanoamericana) para poner de relieve lo absurdo y brutal de estas herencias del pasado. 62 El amor aparece totalmente desligado del matrimonio. Relacionado con el elemento hiperbólico del Realismo Mágico, es el personaje de Ángela Vicario el que lo representa: pasa del rechazo absoluto hacia Bayardo a la pasión más intensa (cartas) justo a partir del momento en que ya ha sido repudiada. El “fátum” o destino trágico se cumple pase lo que pase. El hombre no es libre y nada puede hacer para escapar de él: está predestinado. Los hermanos Vicario, a pesar de todos sus esfuerzos para no cometer el asesinato, acaban matando a Santiago Nasar según ya se nos “anuncia” en el título y desde la primera línea de la novela.
Por otra parte, aunque no lo hubieran matado, Nasar habría muerto de todas formas a causa de una hipertrofia del hígado por una hepatitis mal curada


Santiago Nasar es el protagonista de la obra. Pertenece a la comunidad árabe y tiene una posición desahogada. Mujeriego como su padre, este defecto es uno de los desencadenantes de su muerte y de que Victoria Guzmán no lo avise, aunque sabe que lo van a matar ya cuando él baja a desayunar, porque persigue a su hija, como ella misma se había visto perseguida por el padre, y pretende evitarlo. En realidad es una de las víctimas de la novela pues su culpabilidad nunca fue demostrada. . Incluso insistentemente se acumulan pruebas de su inocencia: los testigos afirman que nunca se tuvo noticia de su relación con Ángela y que era demasiado altivo como para fijarse en ella, de ahí que se sugiera la acusación por rencor; los amigos íntimos declaran no haber recibido ninguna confidencia al respecto; su conducta en la boda y posteriormente cuando va a cantar debajo de la ventana de los esposos corroboran lo que dice el juez en el sumario: «Para él, como para los amigos más cercanos de Santiago Nasar, el propio comportamiento de éste en las últimas horas fue una prueba terminante de su inocencia». En varios momentos se insinúa que al dar su nombre, Ángela Vicario no hacía más que encubrir al hombre que amaba. Por otra parte, Santiago Nasar pagó con su muerte la ofensa a otras mujeres a las que había deshonrado, es como un castigo por su comportamiento general con las mujeres, no por la seducción de Ángela. En la novela hay un grupo de personas que tienen una visión negativa de él y otros que lo ven positivamente. Entre estos está su familia y sus más allegados, es decir, la gente rica. Los que tienen mala opinión de Nasar son los humildes, sus subordinados. 


Ángela Vicario, de familia pobre, se ve obligada por su familia a contraer un matrimonio que no desea para salvarlos de la pobreza. El narrador la describe como una mujer que «tenía un aire desamparado y una pobreza de espíritu que le auguraban un porvenir incierto». Santiago Nasar la califica de «boba». De carácter débil cuando no es capaz de oponerse a la boda tiene, sin embargo, la valentía de no ocultarle a su marido su deshonra utilizando todas las artimañas que le enseñan sus amigas. Con los años se va haciendo más apasionada, como se refleja en las cartas que le escribe a su marido sin respuesta. Al final se volverá loca por él.  Bayardo San ROMán aparece en escena como un hombre arrogante, soberbio, dominante, que puede con todos, así vence al viudo Xius comprándole la casa, a la familia de Ángela y pretende someter a ésta, no conquistarla. Ella misma lo define de esta manera: «Yo detestaba a los hombres altaneros y nunca había visto uno con tantas ínfulas». Después de la noche de bodas aparece como la verdadera víctima. Sufre la mayor humillación que un hombre de su temperamento puede soportar, por eso huye buscando la soledad. 


Pedro y Pablo Vicario son los encargados de vengar la deshonra familiar, según el código del honor, pero ellos no desean cometer el crimen. Se ve muy bien en los distintos avisos que dan para que se entere Santiago o las indecisiones y en las idas y venidas. La pesadumbre, una vez cometido el crimen, se manifiesta en el insomnio que soportan (hasta once meses en el caso de Pedro). El pueblo es el testigo de los hechos. Aparecen individualizados con sus nombres, pero como la función es la misma, ayudan a clarificar los sucesos, se pueden analizar como un bloque. Casi todos, a excepción de Cristo o Clotilde Armenta, destacan por su pasividad, y en algunos casos por su deseo de que se cumpla la amenaza. La obra posee algunos elementos de la tragedia griega: fatalidad, inocencia y sacrificio bárbaro. En esa tragedia el pueblo sería el coro. En este mundo insolidario destaca la comunidad árabe a la que pertenece Nasar. Su reacción después de la muerte de éste es la de sufrimiento y llanto callado.

No se permite realizar comentarios.