Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Tema 12 la segunda república española 1931-1936

La segunda república (1931-1936) fue una etapa muy significativa en la historia de España del Siglo XX. Constituyó un intento de modernización política y trató de adecuar su marco legislativo e institucional a los acelerados cambios sociales y económicos.

1. Gobierno provisional interno (1931)


A la proclamación de la República al 14 de Abril de 1931, que se produjo en un momento parlamentario un tanto complicado, le siguió la formación de un Gobierno provisional cuyos grupos políticos estaban divididos en: Antiguos monárquicos (Alcalá y Zamora), republicanos moderados (Barrio y Lerroux), republicanos intelectuales (Azaña) y nacionalistas moderados y socialistas. La principal tarea del nuevo gobierno fue convocar, elecciones a Cortes constituyentes. Las Cortes se dedicaron a debatir la futura Constitución y en Diciembre de 1931 fue convocada.

-Soberanía popular

La prioridad la tenía el poder legislativo unicameral. Sometido al Congreso de los Diputados estaba el poder ejecutivo y el Tribunal Supremo. Se establecíó el Tribunal de Garantías Constitucionales. –
Sufragio Universal Masculino, aunque en 1933 se permitíó votar a las mujeres. El presidente de la República era elegido de forma indirecta. –

Se consideraba la aprobación de estatutos de autonomía para las regiones.


Presentaba una serie de derechos individuales y sociales, limitándose el derecho a la propiedad. –

La separación entre Iglesia y Estado prohibía ejercer la enseñanza a las órdenes religiosas. Se aceptaba el divorcio.

5. Fin de la II República:


El 12 de Julio era asesinado el teniente Castillo, simpatizante socialista. La respuesta llegó a la siguiente madrugada con el asesinato de José Calvo Sotelo. El gobierno de Quiroga, vio cómo en 1936 el ejército de Marruecos inició la rebelión contra el Gobierno de la República. El triunfo parcial del golpe desencadenó la Guerra Civil.


2. Bienio reformista (1931-1933)


En esta etapa, el Gobierno provisional experimentó dos importantes cambios que inclinaron la política hacia el centro-izquierda. Zamora era elegido el presidente de la República mientras que Azaña ocupaba la presidencia del gobierno. De las reformas que se llevaron a cabo, destacamos, la Reforma de la Ley Agraria, que pretendía retribuir la propiedad agraria para satisfacer la demanda de los jornaleros sin tierras. Se aprobó en 1932, pero en lugar de ceñirse al problema de los latifundios en el sur, se aplicó en todo el país, molestando a pequeños y medianos propietarios. Las reformas laborales fueron promovidas por Caballero, creando un nuevo marco de relaciones laborales entre empresario y trabajadores; además, llevaron los beneficios de la legislación laboral al campo. Las principales medidas adoptadas fueron: La Ley de Contratos de Trabajo que daba prioridad a los contratos colectivos en empresas e industrias; y la Ley de Jurados Mixtos que creaba instituciones, en los que la Administración Estatal, junto con los sindicatos obreros y los patronos, buscarían soluciones a los conflictos laborales. Uno de los objetivos del Bienio reformista fue reforzar la autoridad del Estado republicano frente al Ejército. Las reformas militares, promovidas por Azaña, pretendían lograr la fidelidad de los militares ante la República. Además, tenían como objetivo separar Estado de Iglesia. La reforma educativa de la II República estuvo marcada por la influencia de la Institución Libre de Enseñanza cuyo objetivo fue crear un sistema educativo unificado, público, laico y gratuito.


El problema de los nacionalismos periféricos se puso de manifiesto el 14 de Abril de 1931 cuando Macià proclamó la república catalana dentro de la Federación Ibérica. Finalmente aceptó plegarse al Gobierno de Madrid y acatar la Constitución a cambio de obtener la Generalitat de Cataluña. Durante su gobierno, Azaña se enfrentó a diversos problemas:


La oposición al régimen republicano se manifestó en varios intentos de insurrección militar, encabezadas por el general Sanjurjo, que dió un Golpe de Estado en 1932.


En el seno de la CNT, existía una porción partidaria de un sindicalismo apolítico respetuoso con la legalidad republicana. Se enfrentó al Gobierno, promoviendo huelgas generales e insurrecciones rurales.

El gobierno presidido por Azaña tenía problemas para mantener una mayoría parlamentaria favorable. Por ello, se probaron varias fórmulas de coalición republicana de los que siempre se excluían a los socialistas. Finalmente, Zamora disolvíó las Cortes y promovíó elecciones en 1933.

3. Bienio de centro-derecha (1933-1936):


Las elecciones celebradas en 1933 dieron triunfos a las candidaturas del centro y derecha, comenzando así un nuevo periodo republicano. Los rasgos principales son: –Dificultad para formar gobiernos estables debido a que la CEDA no se declaraba republicana y se mostraba confusa con respecto al régimen, aunque finalmente se las incluyó en el Gobierno. –Los gobiernos se dedicaron a frenar las medidas del bienio anterior.-El desarrollo autonómico cayó en el olvido. –Los intentos de realizar reformas originales fracasaron. Tampoco se llegó a un acuerdo para revisar la constitución.


La entrada de tres ministros de la CEDA en el gobierno, fue interpretada por los socialistas como una entrega de la República a manos de sus enemigos. El movimiento insurreccional se redujo a una huelga general política en las grandes ciudades. Las consecuencias de la Revolución de Octubre de 1934 fueron graves: la peor consecuencia que trajo fue el número de muertos, aproximadamente un millar de personas. Muchos obreros fueron detenidos por participar o ayudar a la sublevación. Estos sucesos revolucionarios, así como la represión de los mismos, se encuentran entre las causas que acabarían por desembocar en la Guerra Civil. En 1936, Izquierda Republicana y Uníón Republicana y otros partidos firmaron el Pacto del Frente Popular. Este, constituyó una plataforma electoral con un programa mínimo y escasamente revolucionario: restablecía la Constitución de 1931, recuperaba la legislación del primer bienio y la aceleración de la reforma agraria y educativa. Finalmente, las elecciones dieron la victoria a los candidatos del Frente Popular.

4. El gobierno del Frente Popular (1936):


Se formaron gobiernos exclusivamente republicanos, dirigidos por Azaña y después por Quiroga. Los socialistas no participaron en el Gobierno porque así se había acordado. Las decisiones más importantes fueron el permiso de una amnistía, la readmisión de los trabajadores represaliados y el establecimiento del Estatuto de Cataluña y la Generalitat. Se procedíó también a restaurar el programa del Bienio Reformista. Los militares fueron alejados de los centros de poder. El movimiento sindical lanzó una nueva ofensiva encabezada por la CNT y la UGT. Destacó también la oleada huelguistica en Madrid. Se incrementó el terrorismo, con la intención de desestabilizar el régimen y de crear un clima de alarma social.

No se permite realizar comentarios.