Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Repercusiones de los cambios políticos e intelectuales en el gobierno español en Venezuela

El fracaso del Sexenio (1868-1874) provocó un viraje de la burguésía hacia posiciones más conservadoras y despertó el deseo de una restauración monárquica. La propaganda fue hábilmente dirigida por Cánovas del Castillo a favor de Alfonso XII, heredero al trono. Los generales monárquicos Martínez Campos y Jovellar se adelantaron y se pronunciaron el día 29 de Diciembre en Sagunto, a favor de la monarquía.Cánovas ideó un sistema político de carácter conservador y oligárquico basado en la alternancia de dos grandes partidos, y en la existencia de dos instituciones fundamentales: la Monarquía y el Parlamento. Los objetivos de este sistema eran la recuperación del poder por las clases conservadoras, el restablecimiento del orden social y político y de la supremacía del poder civil y el cese de la intervención del ejército en la vida política y tenía 4 ejes:

El Rey y las Cortes serán las dos instituciones fundamentales de la Constitución y deben detentar la soberanía conjuntamente.
El bipartidismo, como sistema de alternancia en el poder: la labor de Gobierno recae en dos partidos que se alternan en el poder y en la oposición. El Partido Conservador, dirigido por Cánovas, se había formado como continuador del Partido moderado, integrando a los antiguos moderados, a los miembros de la Uníón Católica de Pidal y a los “alfonsinos” de Cánovas. El Partido Liberal, dirigido por Sagasta, aglutinó a la izquierda moderada, burguesa.

La manipulación electoral

Los cambios de gobierno se pactaban de antemano y se recurría sistemáticamente al fraude electoral, el pucherazo, un conjunto de trampas que adulteraban los resultados y que iban desde los caciques hasta la manipulación del censo
.El ejército, que consiguió poner fin a la tercera guerra carlista y de Cuba. La no intervención del ejército en la vida política de la nacíón.Contará con el apoyo de los terratenientes cerealistas castellanos y andaluces y la burguésía vasca y catalana porque garantizaba el orden y el fin del peligro revolucionario.
La Constitución moderada pero flexible de 1876 como marco jurídico del sistema con sufragio restringido, hasta 1890 cuando se introduce el sufragio universal masculino. Los grandes movimientos sociales, como el movimiento obrero y campesino, por un lado, y los regionalismos y nacionalismos, por otro, quedaron fuera del sistema. Durante el reinado de Alfonso XII vamos a asistir a un progresivo debilitamiento de los partidos del turno por las divisiones internas y cambios sociales que van a acabar con el sistema ideado por Cánovas.


En 1898 se produce el final del Imperio colonial español como consecuencia de la guerra entre España y EE.UU. Desarrollada en Cuba y en Filipinas. Los cubanos se habían levantado contra los españoles en la III guerra de Cuba en 1895, fruto de la maduración del movimiento independentista indígena y los errores cometidos por España. Bajo la dirección de José Martí y al Grito de Baire, buscaron la independencia de la isla. La clave del conflicto fue la intervención de EE.UU., cuyos intereses económicos en la isla desempeñaban un papel de primer orden. En 1898 tuvo lugar la explosión del acorazado Maine: enviado a la bahía de la Habana con el fin de proteger a los residentes estadounidenses en Cuba. La guerra hispano-americana finalizó con la capitulación de España en Agosto de 1898 y la firma del Tratado de París en Diciembre del mismo año. EE.UU. Impuso a España sus condiciones: España perdía Cuba y, además, cedía a EE.UU. Puerto Rico, Guam y las Islas Filipinas. También, el Gobierno español, consciente de la imposibilidad de mantener los últimos reductos, vendíó a Alemania, por el Tratado germano-español, el resto de las islas Marianas, las Carolinas y las Palaos a cambio de 15 millones de dólares. Quedaba así liquidado el Imperio español.Esta situación provocó en España consecuencias de todo tipo:

Consecuencias económicas:

se da una crisis económica poco profunda. La pérdida de los mercados coloniales hizo subir los preciosConsecuencias políticas:
se desató inmediatamente una polémica sobre las responsabilidades; algunos periódicos acusaron a los militares del desastre y crecíó el resentimiento de los militares hacia los políticos y el antimilitarismo entre la población.El desgaste de los partidos de turno y la crisis política estimularon el crecimiento de los nacionalismos y la oposición republicana ya existente.

Consecuencias ideológicas:

el desastre dejó a España sin pulso y provocó una crisis de la conciencia nacional, una intensa conmoción moral, un movimiento de impotencia, humillación y pesimismo que marcó la obra de los intelectuales de la llamada Generación del 98, como Unamuno…Este pesimismo se reflejó sobre todo en el Regeneracionismo, corriente política surgida como alternativa a un sistema político mal considerado.

No se permite realizar comentarios.