Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Que provincias no enviaron representantes al congreso de Tucumán y porque no lo hicieron

2.2. El proceso constitucional. Cuenta con las siguientes etapas:



1. La Regencia de Mª Cristina: Aunque no admitiría innovaciones en el régimen, necesitaba a los liberales para que Isabel subiera al trono. Junto a Céa Bermúdez, hizo reformas administrativas. Javier de Burgos dividíó en 1833 a España en 49 provincias, sin casi respetar las comarcas naturales y nombró un futuro gobernador civil, para poder controlar desde Madrid todo el país, amenzando los fueros vasco-navarros, lo que colocó a los campesinos a favor del carlismo. Alarmada por los éxitos carlistas, llama a Martínez de la Rosa (liberal doceañista moderado)
Para formar gobierno y pactar una transición de la Corona del Antiguo al Nuevo Régimen mediante el Estatuto Real (1834). El Estatuto Real es una carta otorgada por la Corona que daba paso a un parlamentarismo conservador; se convocaron Cortes bicamerales: Estatuto de Próceres y de Procuradores, la aceptación o no del Estatuto Real dio paso a: a. Moderados: Liberales doctrinarios; la soberanía es compartida; la Corona tiene poderes ejecutivos y moderadores; Cortes bicamerales (Congreso y Senado); confesionalidad católica excluyente; centralización; orden social y propiedad privada; liderados por Martínez de la Rosa, Narváez, O’Donnell o Serrano estuvieron en el poder casi siempre. B. Progresistas: Constitución verdadera; soberanía nacional;
Sufragio censitario ampliando a los electos para que las bases sociales puedan votar; dominan ayuntamientos y exigen libertades individuales mayores. Liderados por Mendizábal, Espartero, Madoz o Prim, tienen poder por la fuerza durante poco tiempo; Estado centralizado con autonomía y desamortización; confesionalidad tolerante; responsables de desamortizaciones y legislaciones liberalizadoras. Los fracasos en la guerra carlista y el descontento de sectores liberales provocaron un movimiento revolucionario en 1835. Desórdenes públicos exigiendo Cortes, ampliar el censo y la libertad de imprenta, terminaron con estallidos anticlericales; crearon juntas revolucionarias y se hicieron con el poder de ayuntamientos y provincias. Mª Cristina llamó a Mendizábal para crear gobierno. Pacificó a las juntas y propuso obtener recursos para parar a los carlistas y acelerar el paso hacia el liberalismo. En 1836, ponía en marcha la gran desamortización para levantar un ejército contra los carlistas. Las disputas con Mª Cristina le hicieron dimitir. En 1836 otro movimiento culmina con el pronunciamiento de los sargentos de La Granja, quienes obligan a la Regente a jurar la Constitución de 1812. El nuevo gobierno, con Calatrava y Mendizábal, aceleran el liberalismo en España: Restablecen la elección democrática de ayuntamientos, elecciones para Cortes Constituyentes progresistas. Las nuevas Cortes reforman el texto de 1812, muy avanzado para la aceptación moderada y necesario para un liberalismo sólido, pero dio lugar a otro texto: La Constitución liberal-
progresista de 1837: ● Establecen la nacional, pero se acepta la práctica de la compartida. Corona con poder ejecutivo y atribuciones políticas. ● Cortes con poder legislativo y bicamerales con Senado y Congreso de Diputados ● Estado centralizado ● Libertad de expresión y Milicia Nacional. Las Cortes Constituyentes finalizan a finales del 37, celebrándose elecciones y saliendo moderados con mayoría, quienes trataron de limitar los excesos progresistas del texto de 1837. Se está forjando la leyenda de Espartero. Los moderados tienen el poder entre el 37 y el 40 y fueron el detonante de un nuevo movimiento revolucionario, organizado por progresistas quienes reunieron a la Milicia Nacional y aclamaron a Espartero. La Regente ofrece la Presidencia del Congreso de Ministros a Espartero, y aplicó la polémica ley, agravando el movimiento revolucionario. Espartero se suma al programa de la Junta Revolucionaria de Madrid, haciendo que Mª Cristina marche con ISabel a París.


 2. La regencia de Espartero: ​Fue un periodo inestable. Relanza el programa progresista interrumpido y granjea oposición en el ejército: ● Moderados: Automarginados, se levantan en 1841, pero fueron reprimidos por Espartero, trayendo la enemistad de parte del ejército y de progresistas. ● División del progresismo español: Espartero, autonombrado regente, acumuló poder y corrupción. La oposición crecíó, y fue perdiendo apoyos. Aplicó la Constitución del 37, reactivando la desamortización eclesiástica. En 1842 la Regencia cae por la ruptura entre progresistas y esparteristas. En Barcelona hay una rebelión general por la crisis industrial y el libre comercio con Inglaterra. Espartero bombardeó barrios y reprimíó a su población, haciendo que moderados y progresistas se juntasen para derrocarlo. La revuelta anti esparterista se extendíó, creando juntas apoyadas por la Milicia Nacional. Los moderados, liderados por Narváez, toman las armas y derrotan a los esparteristas en Torrejón de Ardoz, lo que hizo que Espartero se exilió en Londres. Mª Cristina e Isabel vuelven y toman el control por la desuníón, desmoralización y hundimiento progresista. Adelantaron la mayoría de edad de ISabel y la casaron con Francisco de Asís. 

No se permite realizar comentarios.