Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Metrópolis y territorios coloniales en Venezuela

. .- La Década Ominosa (1823-1833).

  Se caracterizó por el retorno del absolutismo, la represión y el terror contra los liberales, la inoperancia económica y las presiones de los ultrarreaccionarios, que formaron un  movimiento a la derecha del propio Fernando VII que acabaría cristalizando en el carlismo.

  Sin embargo, la vuelta al absolutismo no fue idéntica a la de 1814. Resultaba evidente que para mantener el Antiguo Régimen había que introducir algunos cambios. Así, se creó en Noviembre de 1823 el Consejo de ministros, se recortaron los gastos y se introdujo un presupuesto formal para intentar controlar la Hacienda. Se mantuvo la abolición, ya definitiva, de la Inquisición

  Esta tímida moderación provocó la aparición de los llamados realistas, partidarios del absolutismo más cerril. Poco a poco fueron radicalizando sus posiciones y comenzaron a apoyar la candidatura al trono de don Carlos, el hermano del rey, que conspiraba abiertamente por la corona.

  En 1827, los realistas organizaron una insurrección en el Pirineo catalán que derivó en la llamada “Guerra del Agraviados o Malcontents”. Reclamaban ya abiertamente que el trono pasara a don Carlos, aunque fueron vencidos, significó el comienzo del carlismo.

  En ese contexto se desencadenó la crisis sucesoria. Fernando VII no había tenido descendencia en sus tres primeros matrimonios. Pero en 1829 contrajo matrimonio con su sobrina, María Cristina de Borbón Dos Sicilias, que a los pocos meses quedó embarazada.

  Fernando VII quiso garantizar la descendencia en su futuro hijo o hija y, para ello, en Marzo de 1830 publicó una Pragmática Sanción que eliminaba la Ley Sálica (introducida por Felipe V) y restablecía el derecho sucesorio tradicional de Las Partidas, favorable a la sucesión femenina. En realidad se trataba de poner en vigor una decisión que habían aprobado las Cortes de 1789, lo que si bien era jurídicamente correcto, no dejaba de ser polémico teniendo en cuenta los años transcurridos. Don Carlos consideró que la medida era ilegal y atentaba contra sus derechos al trono

  El conflicto quedó abierto cuando en Octubre nacíó la princesa Isabel. Frente a los carlistas se formó un sector de absolutistas moderados que se apoyó en la reina, en quien veían la única posibilidad de cambio, y que pasaron a defender los derechos de la princesa

  En Septiembre de 1832 se produjeron los “Sucesos de la Granja”, cuando diversas intrigas palaciegas, ante el lecho del rey agonizante,  consiguieron que Fernando firmara la supresión de la Pragmática. Pero, sorprendentemente el rey se recuperó y volvíó a ponerla en vigor. Inmediatamente sustituyó a los principales ministros carlistas y puso al frente del gobierno a Cea Bermúdez, absolutista moderado, al tiempo que la reina María Cristina era autorizada a presidir el consejo de ministros.

  Cea decretó una amnistía general y permitíó la vuelta de algunos exiliados. Los capitanes generales más intransigentes fueron sustituidos por otros fieles al rey y, en Abril, don Carlos se trasladó a Portugal antes de que su hermano le comunicara oficialmente el destierro.

   El 29 de Septiembre de 1833 moría Fernando VII y se iniciaba la regencia de María Cristina.


  .- La emancipación de la América española.


  Las causas del independentismo americano son varias:

  1º.- El descontento de los criollos, que formaban el grupo social más dinámico y poderosos económicamente, pero que se sentían desplazados frente a los peninsulares enviados desde España y que ocupaban todos los puestos de importancia en los territorios coloniales.

  2º.- La difusión del ideario liberal, sobre todo entre la minoría criolla más culta.

  3º.- El ejemplo de la independencia de los Estados Unidos.


  El proceso de independencia se puede resumir en tres fases:


  1ª Fase: coincide con la guerra de 1808.1814. En las ciudades más importantes, la burguésía criolla formó juntas similares a las españolas, en nombre de Fernando VII. Más tarde se rechazó la autoridad de la Junta Central y, en 1810, convencidos de que Cádiz no podría resistir se formaron juntas revolucionarias.

  Sin embargo, las divisiones internas entre los dirigentes criollos permitíó la reacción de los ejércitos realistas, que consiguieron restablecer el control.

  Caso especial fue el de México, donde la participación de indios y mestizos dio al movimiento un marcado carácter de revolución social. Allí, los criollos se aliaron con los peninsulares para aplastar el movimiento indigenista.

  2ª Fase: se produjo tras la restauración del absolutismo, que reavivó las ansias de independencia. Desde 1816 resurgieron las acciones de las fuerzas revolucionarias.

  En el sur, los delegados enviados al Congreso de Tucumán proclamaron la independencia de las Provincias Unidas de Sudamérica, la futura Argentina, en Julio de 1816. Fue el ejército argentino de San Martín el que derrotó a los españoles en la batalla de Chacabuco y permitíó la independencia de Chila en Febrero de 1818.

  Poe su parte, Simón Bolívar dirigíó el proceso en Venezuela. Tras la conquista de Angostura, un congreso reunido allí en Enero de 1819 proclamó la República de la Gran Colombia (Colombia y Venezuela).Ese mismo año las tropas de Bolívar derrotaron a los realistas en la batalla de Boyacá.

  3ª Fase: se desarrolló tras la revolución de 1820 en España, que debilitó al ejército colonial.
San Martín desde el sur y Bolívar desde el norte convergieron en el virreinato del Perú. En Julio de 1821 las tropas americanas entraron en Lima y proclamaron la independencia de Perú. Un año más tarde el ejército de Bolívar entraba en Quito anexiónándolo (el actual Ecuador) a la Gran Colombia. En Diciembre de 1824 se produjo la transcendental batalla de Ayacucho que supuso la derrota definitiva de las tropas españolas.

  En México, el general Iturbide derrotó al ejército realista y proclamó la independencia mediante el Plan de Iguala. En 1825 sólo Cuba y Puerto Rico permanecían sometidas a la corona española.

  El resto de la década de 1820 sirvió para decantar y consolidar los nuevos países. Pese a los proyectos de un federación el estilo estadounidense, las tendencias regionalistas y las diferencias marcadas por la división colonial en virreinatos acabaron imponiéndose. En pocos años el sur se disgregó entre Argentina, Uruguay y Chile; la Gran Colombia se disolvíó en Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia.





No se permite realizar comentarios.