404 Not Found


nginx/1.14.0 (Ubuntu)
Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Dictadura franquista resumen

La II. República fue un intento de crear una sociedad moderna y democrática en España. La república no se entendíó o defendíó igual en todos los territorios. Desde el principio elaboraron una política reformista que pretendía superar problemas y carencias: política social avanzada, organización del Estado descentralizada,…
Esta política reformista enfurecíó a los poderosos grupos reaccionarios de España y no pudo ocultar las protestas de los grupos más radicales.
En Julio de 1936 fracasó el Golpe de Estado de algunos militares contra la república y se convirtió en una guerra.
Otras razones más profundas para esta guerra – problemas que ya venían de antes – fueron:
• La crisis mundial de 1929 afectó negativamente a las reformas republicanas. Se intensificaron los conflictos en el entorno agrario.
• La polarización de los partidos políticos (fueron creciendo los grupos extremistas y el ambiente de violencia).
• Los republicanos arrebataron el gobierno a los poderes tradicionales (oligarquías financieras, Iglesia y aristocracia, …). Aquellos poderes reaccionarios buscaban recuperar el poder perdido y eliminar la república de una u otra manera .
En Euskal Herria se diferenciaron claramente dos posiciones políticas:
• En Araba y Navarra, como el carlismo era el dominante, triunfó el alzamiento en contra de la república.
• En Bizkaia y Gipuzkoa, por el contrario, los nacionalistas vascos y el Frente Popular eran fuertes y se impuso la defensa de la república.


En las primeras elecciones de la república los nacionalistas y carlistas estuvieron unidos (hicieron una coalición entre ellos). La división entre ambos movimientos quedó patente en el proceso de creación de la autonomía vasca.
En 1931 José Antonio Agirre, alcalde de Getxo, y otros alcaldes vascos reivindicaron el autogobierno a la República.
El Estatuto de Estella, elaborado por la Sociedad de Estudios Vascos ( era un proyecto de Ley de Autonomía para los cuatro Territorios Históricos Vascos), no salíó adelante, por ejemplo por su colisión con el carácter aconfesional del Estado. Para continuar con el proyecto era imprescindible introducir cambios.
Los nacionalistas se acercaron a los republicanos, los carlistas, en cambio, se apartaron. En consecuencia, Navarra quedaría fuera de autonomía y el proceso de aprobación del Estatuto se retrasó por las presiones ejercidas en Álava. Cuando estalló la guerra, los carlistas se aliaron con los enemigos de la república.
Durante la guerra se puso en marcha la autonomía vasca en Octubre de 1936. El Gobierno Vasco fue un gobierno de coalición bajo la dirección del lehendakari Agirre. Su principal cometido fue organizar la defensa de la República. La autoridad del gobierno autónomo fue muy limitada desde el punto de vista territorial y temporal.


Ante la imposibilidad de conquistar Madrid, Franco comenzó la campaña contra la zona republicana del norte; también había interés por hacerse con su zona industrial.
El apoyo militar de las potencias fascistas en los ataques contra el territorio leal a la república fue decisivo para que los sublevados pudieran conquistar aquel espacio. Los esfuerzos de los republicanos vascos por proteger su territorio fueron inútiles. El número de soldados del ejército nacional súperó al otro bando, además se valieron de los bombardeos masivos para hundir al contrincante. Primero Gipuzkoa y más tarde Bizkaia caerían bajo el control de las tropas franquistas.
El objetivo del nuevo régimen totalitario era reprimir con dureza todas las formas de oposición. Los restos de la república -incluida la autonomía- y la identidad vasca estuvieron en la lista negra de las nuevas autoridades centralistas desde el principio.
Bizkaia y Gipuzkoa serían «provincias traidoras» en el lenguaje oficial de la dictadura.
Los ganadores querían que pagaran muy cara su fidelidad a la república, y sufrieron la opresión del nuevo gobierno. Por ejemplo, Franco les abolíó los Conciertos económicos.


El franquismo entre 1939 y 1959 [18]


A pesar del fin de la Guerra Civil, el régimen continuó acosando a la oposición; por ejemplo, promulgando leyes represivas. Muchos republicanos se exiliaron sobre todo a América Latina y en general, hubo poca resistencia (la guerrilla conocida como maquis y algunas huelgas que se produjeron en los años 40).
Las autoridades franquistas organizaron una política económica basada en la autarquía y el intervencionismo, que dió muy mal resultado. Fue una época de gran escasez, con el racionamiento y mercado negro.En tiempos de la Segunda Guerra Mundial, el régimen intentó mantener buenas relaciones con el Eje. A medida que avanzaba la guerra, Franco intentó alejarse de las potencias fascistas. Una vez terminada la guerra, el régimen de Franco sufriría la marginación a nivel internacional.

Cambios desde los años 50. Gracias a la Guerra Fría, el régimen franquista alcanzó el reconocimiento internacional firmando el Tratado de Madrid en 1953 con EE.UU.Y el concordato con el Vaticano, un reconocimiento que afectó gravemente a la oposición y que aseguró la continuidad del régimen.
Aunque Franco mantuvo los principios políticos fundamentales, intentó suavizar al régimen la parafernalia fascista y dar una imagen de apertura.


La represión se suavizó respecto a los años cuarenta. Pero esa supuesta apertura del franquismo, cuando los universitarios organizaron una protesta en 1956, se observó que no era tal, y la respuesta del régimen fue la represión. Cambiaron (liberalizaron) la política económica para superar el fracaso de la autarquía. Los ministros tecnócratas del OPUS DEI para el cambio serían decisivos. Estos expertos entraron al gobierno en 1957 y en 1959 pusieron en marcha el Plan de Estabilización. Un punto de partida de profundos cambios sociales y económicos.

El franquismo entre 1959 y 1975 [20]


Los cambios económicos impulsados por el propio franquismo en los años 60 dieron lugar a profundos cambios sociales (*). Todo ello incrementó la grieta existente entre el régimen y la sociedad y reforzó la oposición. Como señal del nuevo ambiente, los estados de excepción fueron cada vez más frecuentes.
Incluso algunos aliados del franquismo empezaron a alejarse de él. Por ejemplo, el Concilio Vaticano II llevó a muchos curas y fieles católicos al antifranquismo.
En España aparecíó la sociedad de consumo, la vida de las personas de clase baja mejoró mucho, por primera vez había una clase media amplia. La mayoría de los españoles aspiraba cada vez más a conseguir la vida y la libertad de los países más avanzados de Europa y la dictadura era un obstáculo para eso.
En el franquismo de aquella época el inmovilismo político no fue la única visión. Dentro del régimen un sector reformista quería modernizarlo. Con el paso del tiempo este grupo iría creciendo.


La sociedad y la economía vasca durante el franquismo [21 y 22]
Como sucedía en otras zonas del Estado, en el País Vasco también hubo aliados del franquismo; por ejemplo, hubo una buena relación entre el franquismo y la oligarquía vasca. Sin embargo, la oposición vasca a la dictadura fue una de la más grandes, debido a las siguientes razones:
• Al ser una de las principales áreas industriales españolas, había una mayor presencia del movimiento obrero.
• La política centralista de la dictadura reprimíó con dureza a la identidad y cultura vascas.
• Además, había un nacionalismo vasco que defendía esa identidad oprimida.
En los años iniciales de la dictadura, los ciudadanos que no eran franquistas padecieron una gran represión en contra de sus derechos e ideas. Además de ser destruidas las instituciones levantadas por la república, la cultura vasca sufría la marginación y la prohibición por parte del régimen; el Gobierno Vasco permanecía en el exilio. Los años de posguerra fueron muy duros, porque a la represión ya citada hay que añadir la escasez sufrida por la mayoría de la población.
Con la idea de que era posible la ayuda exterior para derribar al franquismo, intentaron tener buenas relaciones con los aliados – el bando que resultaría ganador en la 2a Guerra Mundial-.Pero la aceptación internacional lograda por el franquismo en época de la Guerra Fría frustró las esperanzas de la oposición vasca. En economía hubo muchos cambios. Los años de la autarquía – hasta la década de 1950 – fueron muy duros; después, la dictadura modernizaría su política económica con los tecnócratas.  Los mismos territorios – Cataluña, Madrid y País Vasco- que ya se desarrollaron más en el Siglo XIX también fueron los que más se desarrollaron a mitad del Siglo XX.


Las protestas organizadas en su contra en las décadas de 1940 y de 1950 fueron respondidas con dureza por el régimen franquista. La oposición tuvo que buscar nuevas formas de lucha.
La Iglesia vasca hizo un gran trabajo desarrollando una política social alternativa y defendiendo la cultura vasca. En la década de 1950 surge con fuerza el cooperativismo en el País Vasco en torno a José María Arizmendiarreta , cuya importancia económica irá a más en las próximas décadas.
Dentro del nacionalismo vasco surgirá un nuevo grupo; una generación más joven que echaba en cara al movimiento abertzale tradicional una actitud inadecuada y demasiado moderada. Estos jóvenes combinaban el independentismo y las ideas izquierdistas – que estaban muy de moda entre los estudiantes de la época-, fundando primero EKIN y más tarde ETA.
El gran desarrollo económico de la década de los 60 trajo profundos cambios sociales, aumentando la separación entre la dictadura y la sociedad. Unida al nuevo proceso de industrialización hubo una fuerte inmigración en Bizkaia y en Gipuzkoa. Aumentó la presencia de la oposición vasca; hubo abundantes huelgas y protestas, tras la petición de mejoras en sueldos y condiciones laborales estaban las reivindicaciones políticas antifranquistas. 


A finales de los 60 ETA comenzó a usar la violencia y las fuerzas de seguridad franquistas intentaron eliminar a la organización. Dentro de ETA había dos tendencias: una más política ( la de los miembros más moderados) y una más militar ( la de los más radicales). Los 70 comenzaron con el Proceso de Burgos; las protestas internacionales lograron que se detuvieran las penas de muerte contra los miembros de ETA juzgados.
Con la decadencia del franquismo aumentaron las críticas y las protestas en su contra. El régimen agudizó la represión en su última etapa. Las acciones de ETA también aumentaron. El final del franquismo y la Transición fueron una época muy conflictiva. La crisis mundial de 1973 dejó a la vista las carencias de las economías vasca y española: dependencia ( de la industria pesada y de los mercados extranjeros), contaminación ambiental, consumo excesivo de energía,… Los efectos de aquella crisis fueron muy duraderos.


Torcuato Fernández Miranda


Era un jurista experto en derecho político. Como en su día fue profesor de Juan Carlos de Borbón, el rey lo conocía desde hacía mucho tiempo y manténían una buena relación personal.
Fue el último presidente de las Cortes franquistas y un representante del franquismo reformista.
Sabía cómo cambiar el régimen y eliminarlo usando la legislación de la dictadura misma. Está considerado el estratega de la Transición por los historiadores. Fue uno de los principales impulsores de los cambios necesarios para llevar a cabo el proceso.

Carlos Arias Navarro


Él fue el último jefe de gobierno nombrado por el dictador en vida (tras matar ETA a Luis Carrero Blanco).
Actualmente es famoso por haber dado la noticia de la muerte del dictador en televisión.
Representaba al franquismo inmovilista. Era un obstáculo para los cambios desde el Gobierno. Tras la muerte del dictador, aunque el rey lo ratificó en el cargo, su relación fue muy mala.

Adolfo Suárez


Cuando salíó del ejecutivo el inmovilista Arias Navarro, él fue el primer jefe de Gobierno designado por el rey. Cuando él fue el nuevo jefe del Gobierno, los reformistas ya controlaban el parlamento ( que estaba dirigido por Fernández Miranda). Gracias al control de ambos poderes era viable realizar cambios.


Fue un político reformista que logró ir subiendo poco a poco dentro del régimen franquista. El rey conocía a Suárez desde su época de director de Radio Televisión Española.
Como era un hombre hábil en el trato personal, consiguió tener una buena relación con los líderes de la oposición antifranquista y supo negociar los cambios con ellos. Ganó las primeras elecciones tras el franquismo y consiguió consolidar su cargo.


La pervivencia del franquismo era imposible. Los factores que trajeron el fin del franquismo son los siguientes:
• Leyes propias del franquismo: Las Cortes y el Presidente tenían la capacidad de hacer cambios.
• Los políticos de la dictadura: Los franquistas reformistas sabían que la dictadura tenía escaso futuro. • La situación socio-económica: la sociedad española se modernizó mucho desde los años 60 y para la mayoría de la población la dictadura era un obstáculo. Además, la crisis económica surgida a principios de los 70 provocó un empeoramiento del ambiente.
• La presión exterior: la Comunidad Europea, los Estados Unidos y el Vaticano presionaron en contra de la prolongación de la dictadura.
Cabe destacar otros factores que condicionaron aquella transición:
• La incertidumbre ante el futuro.
• La gran crisis económica que empeoraba bastante el ambiente social. • La amenaza de los poderes reaccionarios estaba siempre ahí. 
Una vez muerto el dictador, Juan Carlos de Borbón se convirtió en el nuevo jefe del Estado, que ratificó en el cargo de jefe de Gobierno al inmovilista Arias Navarro. El mal liderazgo de Arias fue aprovechado por la oposición para aumentar sus protestas contra el régimen. Arias Navarro decidíó dimitir.
Los franquistas reformistas aprovecharon la oportunidad para convertir a Adolfo Suárez en el nuevo jefe de gobierno, por lo que el poder ejecutivo y el legislativo -las Cortes franquistas que regía Fernández Miranda- ya estaban bajo su control.


A pesar de que ellos se mostraron más radicales contra Arias Navarro, los miembros de la oposición antifranquista vieron en Suárez sus intenciones de hacer una política diferente y acordaron los cambios que había que hacer con él . Dos fueron los objetivos principales en estas negociaciones:
• Acordar un programa para superar la crisis económica.
• Negociar una legislación que protegiera las libertades políticas y controlara al ejército y las fuerzas de seguridad.
La Ley de Reforma Política salíó adelante en las Cortes franquistas. Posteriormente, hubo un referéndum, en el que la mayoría de la población dijo sí al cambio político. Para poder construir un nuevo régimen era necesario un nuevo parlamento. Además para ello era imprescindible el incluir dentro de la ley a los partidos opositores prohibidos hasta aquel entonces. Así mismo, estuvieron presentes en las elecciones partidos nuevos como UCD y AP – fundados por los antiguos franquistas -.  De las elecciones de 1977 salieron las Cortes Constituyentes. Suárez salíó muy fortalecido, porque él fue el último presidente del franquismo y logró ser el primero de la nueva etapa. En aquel Parlamento los principales partidos fueron UCD y PSOE.
Este nuevo Parlamento redactaría la Constitución de 1978, ya que quería organizarse España como un Estado social democrático y de derecho; los tres grandes temas que se organizaban en el documento son los derechos de los ciudadanos, las instituciones y la organización territorial (descentralizada).
Los ciudadanos ratificaron la Constitución en otro referéndum. Una excepción: los nacionalistas vascos promovieron la abstención como protesta y consiguieron que fuera el voto mayoritario en Euskadi.

No se permite realizar comentarios.