404 Not Found


nginx/1.14.0 (Ubuntu)
Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Consecuencia de la primera república de Venezuela

Tema 9

1 El legado de la primera Guerra Mundial.1.1. Los efectos económicos del conflicto

La guerra tuvo graves efectos sobre la economía mundial. El he- cho de que el conflicto se desarrollase en territorio europeo, debilito a los contendientes europeos, afectando negativamente a su población, a sus infraestructuras, y a su producción agrícola e industrial La guerra provocó 30 millones de víctimas, entre muertos y heridos, y destruyó la décima parte del equipo productivo de Europa  (máquinas, fábricas, infraestructuras, etc.). Francia perdíó más del 30%, de su riqueza nacional, Alemania cerca del 25% y el Reino Unido el 32%, mientras que el potencial agrícola europeo se redujo en un 30% y el industrial en un 40%. La guerra también puso fin a la estabilidad financiera. El recurso a las reservas de oro, a la emisión de deuda pública y a créditos exteriores, especialmente de origen estadounidense, para financiar el gasto de guerra empobrecíó las arcas de los Estados, que quedaron fuerte- mente endeudados. Además, la emisión de papel moneda provocó una fuerte inflación. En muchos países europeos, los precios de los productos de primera necesidad habían aumentado hasta multiplicar- se por tres y sus monedas sufrieron un proceso de pérdida de valor. La maltrecha economía europea tuvo que hacer frente a la devolución de los préstamos de guerra y, en el caso de Alemania, al pago de las indemnizaciones a Gran Bretaña y Francia. El problema de la deuda fue motivo de disputa permanente entre países a lo largo de la década de 1920 y la recuperación se vio obstaculizada por la imposibilidad de los vencedores de acordar planes de cooperación para superar los efectos de la guerra.

1.2. Las reparaciones de guerra

Las condiciones impuestas a Alemania por el Tratado de Versalles condicionaron en gran medida la recuperación de su economía. El mayor problema derivó de la exigencia de cuantiosas indemnizaciones (reparaciones) que debían pagarse a los vencedores, tanto en divisas como en productos (carbón, productos químicos…). La imposibilidad por parte de Alemania de pagar las reparaciones exigidas se demostró desde el principio: de los 20000 millones de marcos que debía pagar en 1921, tan sólo consiguió reunir 8000. En 1923, Francia ocupó el Ruhr para asegurarse el cobro de lo estipulado, lo que significó para Alemania la pérdida de su mayor zona industrial. Esta situación desarticuló la economía alemana, que experimento un aumento desmesurado de los precios (hiperinflación) y la devaluación del marco, fenómenos que provocaron la ruina de buena parte de la población. La exigencia de reparaciones tuvo importan- tes consecuencias políticas: la población alemana las consideró una humillación y la causa principal de sus problemas económicos. Todo ello estimuló el auge de un nacionalismo radical, que con- tribuyó al ascenso del nazismo. En Francia, el incumplimiento de Alemania de los pagos alimentó un fuerte sentimiento anti alemán.


1.3 Las deudas interaliadas

La financiación de los astos de guerra habla olado a los aliados a contraer empréstitos con EEUU, que se convirtió en su principal acreedor, Francia, y Gran Bretalia a partir de 1922, condicionaron el pe de su deuda al cobro de las reparaciones que debla penna Memoria La dificultad para cobrar las indemnizaciones y el desalobro de la economía alemana oblizaron a flexibilizar las condiciones. En 1974, una conferencia internacional aprobó el Plan Dawes, que tracciona- ba el importe de los pazos alemanes y propónía el fortalecimiento cel marco a partir de prestamos e inversiones estadounidenses, El plan respondía al interés de EEUU por recuperar la economía de Alemania, para que esta pudiese pagar las reparaciones a los aliados, y éstos, a su vez, satisfacer las deudas contraídas.

1.4. La hegemonía de Estados Unidos

Las dificultades de recuperación en Europa aceleraron la supremacía de EEUU, que durante la década de 1920 se convirtió en la primera potencia económica mundial. La mayor competitividad de su economía lo convirtió en el primer productor y exportador mundial, mientras que su disponibilidad de capital le permitíó ser el primer inversor exterior. El aumento de sus exportaciones incrementó su penetración en casi todos los mercados abastecidos hasta entonces por los europeos. También provocó que exportara a Europa mucho más de lo que importaba de ella. Todo ello creó un creciente súperávit en su balanza comercial. En consecuencia, el dólar se impuso a la libra esterlina como moneda de cambio, apoyado por las elevadas reservas de oro que acumulaba la Reserva Federal de Estados Unidos. Paralelamente, su banca dispónía de ingentes capitales y Estados Unidos se convirtió en la única plaza financiera capaz de mantener un sistema de préstamos a largo plazo. De este modo, pasó a ser el primer inversor mundial en sustitución de Gran Bretaña.


2 Los felices años 20 en EEUU

2.1La prosperidad estadounidense


Paralelamente a la gran expansión internacional de la economía estadounidense (exportaciones, inversiones y préstamos), el aumento de la demanda interna fomentó una etapa de prosperidad, conocida como los felices años veinte. Este crecimiento económico se basó en la mejora de la productividad y la disminución de los costes de producción, y en el uso de nuevos productos. En la década de 1920 se popularizó el uso de nuevos bienes como los electrodomésticos, el teléfono, la radio y, sobre todo, el automóvil. Aunque el coste de los productos fuera elevado en relación a los ingresos de muchas familias, todo se podía adquirir gracias al crédito y la venta a plazos. Fue la llamada «revolución de los consumido- res». A finales de la década, el 16,7% de los estadounidenses dispónían de su propio automóvil (frente a un 2,3% de los franceses o un 0,5% de los alemanes). La industria del automóvil (Ford, Chrysler, General Motors) impulsó el desarrollo de sectores industriales existentes (siderurgia, material eléctrico, cristal) y de otros nuevos (neumáticos, producción y distribución de carburante, carreteras). Otro motor de la expansión fue la construcción, un sector intensivo en mano de obra y, por tanto, de creación de empleo. En estos años se empezaron a construir gran parte de los rascacielos de las grandes ciudades (Nueva York, Chicago, Detroit, Los Ángeles). A partir del fuerte crecimiento urbano, las ciudades se expandieron y surgieron nuevos barrios obreros. Entre 1922 y 1929, la economía crecíó a una tasa próxima al 5% anual. Muchos estaban convencidos de que se había entrado en una época de prosperidad permanente.

2.2. Desequilibrios y desigualdades

Las ganancias de la prosperidad no se distribuyeron por igual entre la población. Beneficios empresariales y dividendos de las acciones (fruto de la concentración empresarial y financiera) crecieron a un ritmo mucho más elevado que los salarios. Por otra parte, las industrias tradicionales (textil, carbón, algodón…) entraron en crisis ante la disminución de la demanda y los trabajadores, muchos de ellos de origen afroamericano, tuvieron que desplazarse a las áreas urbanas y cambiar de empleo, casi siempre con un salario inferior. De este modo, la capacidad adquisitiva de muchos estadounidenses no era suficiente para absorber el aumento de la producción, resultado de la fabricación masiva y en serie y del aumento de la productividad Por otra parte, los agricultores, que se habían endeudado durante la guerra para aumentar la producción, obténían menos ingresos debido a la disminución de las exportaciones y de los precios a partir de 1922. Todo ello provocó la ruina de millones de granjeros, que tu- vieron que malvender sus tierras y emigrar a las ciudades. 


2.3La fiebre bursátil


En pocos años, la sobreproducción (la acumulación de stocks industriales, pero también agrarios empezó a ser un problema para la economía estadounidense. Así llegó el momento en el que las ventas de las empresas no podían seguir aumentando porque la demanda crecía más lentamente que los beneficios. Como consecuencia, a partir de 1926 una parte creciente de las ganancias empezaron a dirigirse hacia la compra de acciones en la Bolsa. La buena situación de las empresas y la continua demanda de acciones provocaron un aumento de su precio en la Bolsa. Sin embargo, el alza del valor de las acciones generó una burbuja especulativa, en la que el precio de las acciones aumentó sin tener relación con el valor real de la empresa. El continuo ascenso del valor de las acciones hizo que muchos pequeños inversores se endeudaran para invertir en Bolsa, convencidos de que podrían devolver los créditos vendiendo una parte de sus acciones. Mientras el precio de las acciones mantuvo su tendencia al alza, la euforia continuó y los préstamos pudieron devolverse sin problemas.

2.4. El crac bursátil de 1929


Ante el convencimiento de que las cotizaciones no podían subir indefinidamente, algunos inversores empezaron a poner sus acciones a la venta con la esperanza de seguir obteniendo buenos beneficios. Frente a la masiva oferta de títulos, las cotizaciones comenzaron a bajar. El resultado inevitable de ello fue un efecto en cadena que hizo incrementar todavía más el número de acciones a la venta En el llamado «Jueves Negro» de la historia financiera de Estados Unidos (24 de Octubre de 1929), el pánico se apoderó de los inversores. Durante ese día 13 millones de títulos fueron puestos a la venta sin que encontrasen comprador, lo cual provocó una caída en picado de su valor y, en apenas unas horas, el mercado perdíó 10000 millones de dólares. Fue el crac (quiebra) de la Bolsa de Nueva York. A partir de entonces, la euforia por comprar lo antes posible para ganar ir más dio paso a la necesidad de vender cuanto antes para perder lo menos posible. La mayor oleada de ventas tuvo lugar el día 29 de Octubre, el «Martes Negro», cuando los bancos exigieron el pago de los préstamos forzando las ventas a cualquier precio, porque los inversores no podían hacer frente a sus deudas. El mercado de valores se desplomó y las cotizaciones no dejaron de bajar hasta mediados de 1932.


3¿CÓMO SE GENERA UNA BURBUJA ESPECULATIVA?


El espectacular aumento del precio de las acciones en la década de 1920 se debíó a una burbuja especulativa, también llama- da económica o financiera, En ella, el valor de las acciones de las compañías cotiza- das en Bolsa deja de guardar relación con la situación de las empresas y las expectativas de ganancias (reparto de dividendos) para sostenerse en la convicción de que su valor seguirá aumentando, gracias a una situación económica favorable indefinida Como la economía está sujeta a ciclos de expansión y recesión, en un momento dado, los precios al alza dan paso a un hundimiento del valor del activo (en este caso las acciones de Bolsa, pero también puede ser una propiedad inmobiliaria), Cuando esto sucede, el especulador (empresa o familia pierde gran parte o toda su inversión. Y como para invertir se ha endeudado, la caída de precios provoca dificultades muy importantes en las entidades financieras que han con cedido los créditos y/o han especulado por sí mismas. Todo ello acaba repercutiendo sobre toda la economía creando agravando una recesión económica La crisis de 1929 no fue la primera ni la ultima burbuja especulativa. Las más recurrentes han estado basadas en productos financieros o inmobiliarios. La primera burbuja bien conocido tuvo lugar en Holanda en el Siglo XVII cuando se llegó a pagar por el bulbo de un tulipán el precio de una casa, en 2008, España se ha visto inmersa en una burbuja inmobiliaria cuyo final ha provocado una grave crisis financiera y económica.

4 LA GRAN DEPRESIÓN 4.1. De la crisis bursátil a la crisis generalizada


El hundimiento de la Bolsa de Nueva York, condujo a una depresión económica sin precedentes. Una serie de factores contribuye- ron a desencadenar una crisis económica generalizada. En primer lugar, hay que señalar la sobreproducción industrial, cuyas primeras muestras eran ya evidentes antes del hundimiento de la Bolsa. Así, diversos indicadores de la actividad industrial (ven- tas de automóviles, índices de producción, etc.) muestran que el crecimiento se había desacelerado antes de 1929. En segundo lugar, la crisis de liquidez (falta de recursos monetarios para hacer frente al pago de las deudas) como consecuencia del hundimiento bursátil. La falta de dinero llevó a que muchas empresas e individuos no pudieran pagar a sus acreedores, y estos a sus vez a los suyos, por que se creó una espiral de endeudamiento. Ante la falta de crédito y el aumento de impagados, muchas industrias y entidades bancarias quebraron y los parados aumentaron. Además, la necesidad de liquidez forzó la retirada de inversores en Europa y la cancelación de muchos créditos a países exportadores de alimentos. A su vez, la necesidad de vender a cualquier precio los bienes producidos aceleró el descenso de los precios (deflación), que redujo todavía más las ganancias. En tercer lugar, la caída del consumo provocada por la reducción de la riqueza de los inversores, la disminución de la capacidad adquisitiva de los compradores y el temor al desempleo. También hay que añadir la crisis en la agricultura, agravada por fuertes tormentas de polvo (Dust Bowl), que provocaron un periodo de sequía y el éxodo de cientos de miles de agricultores. Una vez iniciada la caída de precios, la convicción de que en el fu- turo se podrían comprar los bienes más baratos, redujo todavía más el consumo. Como no se consumía, no se producía, por lo que aumentaba el paro, que a su vez, deprimía todavía más el consumo.


4.2 Las quiebras bancarias y la recesión industrial


La sobreproducción, la falta de dinero y el hundimiento del con sumo hicieron que en pocos meses la crisis de la Bolsa se extendiera a todos los sectores de la economía. El sistema bancario fue uno de los primeros afectados. Por un la- do, el hundimiento bursátil hizo que los deudores no pudieran de- volver sus préstamos y, por otro, la mayoría de los bancos había aceptado acciones de la Bolsa como garantía de los préstamos. Ante el temor de que los bancos quebraran, la población acudíó masivamente a retirar los efectivos de sus cuentas, pero las entidades financieras no pudieron reponer los depósitos bancarios a sus titulares por falta de recursos monetarios. La crisis bancaria supuso la quiebra de más de 4000 bancos y millones de familias y miles de empresas perdieron todos sus depósitos. Para superar las dificultades, los bancos redujeron drásticamente la concesión de créditos para la industria y el consumo, lo cual agravó aún más la situación. La falta de confianza en una rápida mejora comportó una fuerte reducción de las inversiones industriales, porque se dudaba de que los productos a fabricar pudieran encontrar comprador. El subconsumo, la caída de las inversiones y la falta de crédito bancario indujeron la crisis industrial. Entre 1929 y 1933, la producción industrial cayó un 40%; la siderúrgica un 80% y la de automóviles casi un 70%. Otros sectores experimentaron también fuertes descensos. La caída de la actividad industrial supuso un gran aumento del desempleo. Entre 1929 y 1930 aumento de 1,6 millones a 4,3. Y a finales de 1933, a casi 13 millones en todos los sectores económicos. Como consecuencia, la demanda se contrajo aún más porque millones de personas sin ingresos dejaron de consumir, y los que conservaban su empleo ahorraban en previsión de un empeoramiento de la situación. La disminución de la demanda hizo descender de nuevo la producción industrial y agraria. La ausencia de expectativas de que la coyuntura pudiera mejorar llevaba a los empresarios a no invertir, con lo cual tampoco se creaba empleo

.5 ¿CÓMO SE ExpandíÓ LA CRISIS AL RESTO DEL MUNDO?

De lo misma manera que entre 1922 y 1929 los inversiones y los prestamos estadounidenses habían sido el motor de la recuperación europea, la crisis de Estados Unidos en la década de 1930 arrasó a los poises de Europa y del resto del mundo los factores de expansión de la crisis fueron diversos – El descenso de los precios de los productos estadounidenses puso en serias dificultades a las empresas del res – lo del mundo que no podían competir con ellos. – – El retroceso de la demanda redujo drásticamente las importaciones de Estados Unidos, lo cual perjudico a los países exportadores • los problemas de la banca comportaron un disco de • censo de los préstamos e inversiones estadounidenses • . Lo imposición de aranceles por parte de EEUU a los • portaciones (proteccionismo) para estimular la producción nacional Esto medida fue seguido por otros países La calda del comercio internacional (las acciones redujeron un 60% entre 1928 y 1932) afecto a los países exportadores de alimentos y materias primas de América Latina y Asía, la disminución de sus ingresos les impidió de volver los préstamos y les obligó a reducir su demanda a los poises industrializados. La calda de la producción industrial, los quiebras bancarias (Austria, Alemania) y el aumento del paro se extendíó. Ron por Europa y el resto del mundo.


6.1 El New Deal de Roosevelt


El New Deal fue una nueva política que puso en práctica el presi- dante de Estados Unidos Franklin D. Roosevelt a partir de 1933 para superar la crisis económica y paliar sus efectos sociales. Su programa abogaba por la intervención pública, considerada necesaria para salir de la depresión. Sus principales líneas de actuación fueron La creación de la Works Progress Administration (WPA) para fomentar la construcción de obras públicas que creasen empleo y aumentasen la demanda. Dentro de este proyecto surgíó el Tennessee Valley Authority, que construyó grandes presas hidroeléctricas en una de las zonas más deprimidas de Estados Unidos. • El National Recovery Administration (NRA) para impulsar los acuerdos de precios entre empresas y evitar su quiebra. * La Ley de Ajuste Agrario (AAA), cuya finalidad era reducir la producción agraria y recuperar los precios. Las ayudas para el pago de hipotecas (Home Owner’s Loan Corporation) y la regulación del mercado hipotecario. Gracias a ellos un millón de familias pudieron evitar el desahucio. La nueva ley de relaciones laborales (National Labor Relations Act), que reconocíó la libertad de sindicación y el derecho a la negociación colectiva de los salarios. De forma paralela, se establecíó un salario mínimo y un máximo de horas de trabajo semanales. La creación de un seguro de desempleo y subvenciones a los ancianos y personas dependientes (Social Security Act). Para impedir una nueva crisis especulativa y bancaria, se establecíó un rígido control estatal sobre los bancos y se creó un seguro federal para garantizar los depósitos en caso de quiebra bancaria. También se formó una comisión de valores y cambio encargada de supervisar las emisiones de acciones y velar por el buen funciona- miento del mercado bursátil. En 1934 y para favorecer las exportaciones, se devaluó el dólar en más de un 40 %.
6.2. Los resultados del New Deal Una buena parte de los empresarios y del partido republicano en el Congreso no fue favorable a las propuestas de Roosevelt y critico el intervencionismo del Estado, que decretaba normas, fijaba precios y regulaba salarios. El retraimiento de los empresarios comporto que las inversiones privadas fuesen más escasas de lo esperado. Hoy todavía se discute sobre el efecto real del New Deal. Si bien podemos afirmar que contribuyó a la estabilización de la economía, no logro producir una nueva etapa de crecimiento. En 1939, la renta nacional no había recuperado los niveles de 1929 y había 9.5 millones de parados. La recuperación llegaría con el estallido de una nueva guerra en Europa, que incentivo el desarrollo de la industria armamentística y el papel de EEUU como proveedor de los aliados europeos.


6.3. La propuesta keynesiana


Para algunos economistas, la crisis representaba el final del sise tema capitalista, otros insistir en que no había que intervenir que el mercado se recuperaría por sí mismo. Para el economista inglés John Maynard Keynes el problema principal era la falta de demanda y la caída de la inversión Así, la reactivación de la eco público, la reactivación del consumo y el incremento de la inversión privada Keynes sosténía que el Estado debía invertir aumentando el gasto público. Aunque ello creara déficit, sinónimo entonces de mala gestión, este gasto aumentaría el empleo y con ello el consumo y la demanda. Y no sólo por su importe, sino en una proporción mayor porque transformado en salarios y compra de bienes inducia nueva demanda en otros sectores (multiplicador keynesiano). Al aumentar la renta, el Estado podía aumentar los ingresos fiscales reduciendo y anulando a medio plazo, el déficit público inicial Para incentivar la demanda propuso la mejora de los salarios de los trabajadores y una reducción de la presión fiscal. Para estimular la inversión defendía penalizar fiscalmente el ahorro y bajar los intereses para facilitar el crédito a las empresas. Para Keynes, el papel de las capitalistas era invertir el de los trabajadores consumir y el del Estado, incentivar la economía. Los planteamientos de Keynes supusieron una nueva propuesta para luchar contra la crisis Contradiciendo las políticas económicas tradicionales (liberales) demostraban que el aumento de déficit público no era negativo para la recuperación de la economía, sino la solución para combatir la depresión con la excepción de los países escandinavos sus propuestas fueron acogidas con escepticismo Muchos países (Francia Gran Bretaña Bélgica) aumentaron el gas- publico para paliar el paro, pero lo hicieron en una cuantía insuficiente y junto a atrás medidas que contradecían el keynesianismo.  

7 La vida cotidiana durante la gran depresión

La Gran Depresión tuvo graves consecuencias sociales y la pobreza se extendíó entre amplias copas de la población. Mi- les de obreros, empleados y campesinos se vieron abocados al paro y a unas miserables condiciones de vida, hacinados en barracas o sin hogar, dependiendo de las ayudas públicas o de la caridad privada. Asimismo, una buena parte de la da se media se proletarizó al perder sus ahorros y negocios. La gente hacía cola ante las instituciones benéficas para conseguir comida (Bread Lines) o una cama, y era frecuente ver a trabajadores cualificados que se ofrecían por el salario de un color semanal mientras que en las calles se vendía la fruta por piezas. En las ciudades proliferaron los suburbios construidos.Com maderas viejas y planchas metálicas. Fueron bautizados de manera irónica con el nombre de Hoovervilles, haciendo referencia al optimismo del presidente Hoover («la prosperidad espero a la vuelta de la esquina») la falta de confianza en una mejora de la economía yo ineficacia de las instituciones para hallar soluciones a los problemas de los ciudadanos comportaron tensiones políticas y protestas sociales (huelgas laborales en todos los sectores manifestaciones contra los desahucios…).

No se permite realizar comentarios.