Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Características de los ismos del arte

PUNTO 5 > DE LA PROSPERIDAD AL CRAC

Una economía frágil


A pesar de su aparente esplendor, la prosperidad de los años veinte se sustentaba en una base frágil. La riqueza estaba repartida de manera muy desigual. Las clases medias se sentían atraídas por el nivel de vida de las altas, un nivel que el cine les permitía imaginar y que la publicidad los animaba a conseguir. Sin embargo, estaban lejos de poder permitírselo a no ser que se embarcaran en créditos. La abundancia de crédito disparó el consumo, pero esa prosperidad aparente se basaba en el endeudamiento.  Uno de los sectores donde más se hacía visible la insuficiencia del sistema era la agricultura. Durante la guerra, muchos países neutrales o alejados de los combates habían aumentado la superficie cultivable para atender la demanda de los beligerantes. Al acabar la guerra, la producción se disparó y los precios cayeron en picado. Muchos agricultores se arruinaron y perdieron sus tierras. En Europa, la destrucción y la ruina causadas por la guerra quedaron ocultas gracias a los créditos. Los derrotados se veían obligados a pagar cuantiosas reparaciones de guerra a los aliados. Estos, a su vez, estaban endeudados, sobre todo con Estados Unidos. Además, los americanos prestaban dinero a Alemania y sus antiguos socios. La aparente recuperación se basaba, pues, sobre un precario flujo triangular de capitales.                  Es cierto que el pilar que lo sosténía todo era la primera economía del planeta, la estadounidense, que a finales de los años veinte parecía más firme que nunca; pero se trataba de un espejismo.                                          La burbuja especuladora                                                                                            El desencadenante de la crisis fue una burbuja de especulación en la bolsa de Nueva York, la mayor del mundo. Las ganancias eran tan provechosas que se generó un ambiente de euforia.                                                                               Muchos pequeños ahorradores que nunca antes habían invertido en acciones se lanzaron al mercado bursátil. Esto hizo subir las cotí-zaciones, y esa subida animó aún a más gente a comprar acciones de empresas que ni siquiera conocían: en muchos casos, contraían préstamos pensando que las constantes alzas les permitirían devolver el capital y obtener ganancias fáciles. En cambio, la inversión en la economía productiva descendíó, pues era más fácil ganar dinero comprando y vendiendo acciones. ¿Para qué montar un negocio, con todo el esfuerzo y riesgo que ello supone, si en pocos meses, a fuerza de vender y comprar acciones, se podía multiplicar el dinero en la bolsa? El actor y humorista Groucho Marx describía así la situación:                                                                                                                          El crac de 1929: el Crack del 29 produjeron la pérdida en picado del mercado de valores de la bolsa de los EEUU, produjo la quiebra total del sistema bancario en tan solo un mes. SE PRODUJO POR EL GRAN ENDEUDAMIENTO DE LOS Países EUROPEOS CON LA E.E.U.U, YA QUE NECESITABAN RECUPERARSE TRAS EL DESASTRE DE LA GUERRA. EN NEW YORK OCURRE UN ALZA A DESMEDIDA EN LAS ESPECULACIONES QUE PROVOCA EL COLAPSO EN LA BOLSA EL JUEVES 24 DE Octubre DE 1929.Nada justificaba esa subida espectacular de la bolsa: las empresas no habían visto aumentados sus beneficios ni tenían previsiones de crecimiento. Cuando algunos inversores se dieron cuenta de la fragilidad de la burbuja (Crédito), comenzaron a vender para recuperar cuanto antes su capital. Las ventas hicieron bajar las acciones. Como muchos especuladores solo querían ganancias rápidas y fáciles, los descensos los impulsaron a vender. Entonces, el valor de las acciones se hundíó.                                                                                                                     El 28 de Octubre de 1929, conocido como el Jueves Negro, se desató el pánico en la bolsa de Nueva York. En unas horas se perdieron millones de dólares. El lunes y el martes siguientes continuaron las caídas, lo que arrastró a miles de personas a la ruina.                                                                                                                         Pero eso no era lo peor: las empresas quebraban y cientos de miles de trabajadores se encontraron en la calle de la noche a la mañana. Y en unos pocos meses, los afectados eran millones: el sueño de la prosperidad sin límites había acabado en una pesadilla. Índice Dow Jones 1928-1932                                                        El estallido de la burbujaEl pánico que llevó al estallido de la burbuja financiera es descrito por Groucho Marx, testigo directo de los acontecimientos, de este modo: Un día concreto el mercado comenzó a vacilar. Unos cuantos de los clientes más nerviosos fueron presos del pánico […]. Así como al principio del auge todo el mundo quería comprar, al empezar el pánico todo el mundo quiso vender. Al principio las ventas se hacían ordenadamente, pero pronto el pánico echó a un lado el buen juicio […]. Wall Street tiró la toalla y sencillamente se derrumbó. El día del hundimiento final, mi amigo, antaño asesor financiero, Max Gordon me telefoneó desde Nueva York. […] Todo lo que dijo fue: “¡La broma ha terminado!”. Antes de que yo pudiese contestar, el teléfono se había quedado mudo… Se suicidó.

PUNTO 6 > EL ARTE DE LAS PRIMERAS DÉCADAS DEL Siglo XX La ruptura con la tradición: las vanguardias                                                                     En las primeras décadas del Siglo XX se consumó una ruptura radical con la tradición de arte europeo. Los movimientos que revolucionaron las artes plásticas, conocidos como vanguardias, comprenden estilos muy diversos que apenas tienen en común su carácter experimental, arriesgado, y el rechazo de la estética clásica, parejo a su interés por el arte primitivo y exótico.

  • Pintura. Se abandonaron las leyes de la perspectiva y el tratamiento naturalista del color y las formas, llegándose incluso a sustituir la representación figurativa por la abstracción.

  • Escultura. Hubo una tendencia hacia la simplificación de volúMenes en búsqueda de la depuración formal.

La época de los “ismos”                                                                                               La búsqueda de nuevos lenguajes artísticos favorecíó la multiplicación de tendencias y estilos, los “ismos”. La pasión por la innovación propició que los artistas evolucionaran rápidamente: a menudo, obras de diferentes períodos de un mismo autor apenas guardaban relación entre sí. Entre los “ismos” de las primeras décadas del Siglo XX destacaron:

  • Cubismo. En su surgimiento fueron fundamentales los españoles Pablo Picasso y Juan Gris. En este estilo, el pintor descompone los volúMenes en formas angulosas, incompatibles con las leyes de la perspectiva, presentando simultáneamente varios puntos de vista.

  • Fauvismo. Se desarrolló en Francia, y en él destaca el pintor Henri Matisse. Con un tratamiento libre del color, predominan los tonos vivos y se simplifican y acentúan las formas.

  • Expresionismo. Carácterístico del norte de Europa, especialmente Alemania. Busca una mayor intensidad expresiva a través de la deformación de las figuras y la acentuación de colores. En este empeño por supeditar la forma representada a la emoción, hacia 1910 se inicia la pintura abstracta de la mano de uno de los artistas expresionistas más destacados: Vasili Kandinski.

La destrucción causada por la guerra y las ilusiones que despertó la Revolución rusa provocaron una honda impresión en el mundo artístico, en el que influyeron también nuevas corrientes de pensamiento, como el psicoanálisis (exploración de la parte subconsciente de la mente). En los años veinte se desarrollaron nuevos y muy diversos estilos:

  • Surrealismo y dadaísmo. Son movimientos de rechazo a la racionalidad y de búsqueda de lo espontáneo. El Surrealismo exploraba el universo de los sueños y los símbolos, mientras que el dadaísmo llegaba a la reivindicación del absurdo.

  • Realismo expresionista. Surgíó en Alemania, y ejercía una crítica grotesca de la sociedad de entreguerras.

  • En el período entre la Primera Guerra Mundial y la Segunda, proliferó la figura delartista comprometido, que utilizaba su obra como vehículo de propaganda política.                                                                                                                        La abstracción                                                                                                                        A finales del Siglo XIX, la ciencia elaboraba ya sustancias sintéticas, extrayendo y aislando principios activos que se encontraban en la naturaleza, para obtener medicamentos mucho más potentes. Los pintores abstractos procedían de modo similar. Un cuadro consta de formas y de colores que en la pintura figurativa se aplican sobre el lienzo para representar objetos; pero ¿no sería posible despojarse de toda preocupación por la realidad para así producir una emoción más intensa? Kandinski comentó esto sobre la pintura abstracta:    Era a la caída del crepúsculo […] En ese momento comprendí que los objetos perjudicaban mis pinturas.    Kandinski, V.:

  • La nueva arquitectura                                                                                                    Desde 1900 una nueva arquitectura racionalista reacciónó frente a los excesos decorativos del Modernismo. Sus rasgos básicos fueron:

  • Rechazo de la ornamentación. La búsqueda de la simplicidad de formas y volúMenes lleva a determinar que la belleza de un edificio radica en su funcionalidad.

  • Uso de nuevos materiales. Se introducen el acero, el vidrio y, sobre todo, el hormigón armado, material relativamente barato.

  • Estandarización y planificación racional. Se manifiesta en el interés por el diseño de muebles y objetos industriales, una tendencia que trasciende lo puramente arquitectónico.

  • En este estilo destacan Walter Gropius, fundador de la escuela alemana de diseño, arte y arquitectura Bauhaus; su colaborador Ludwig Mies van der Rohe; y Le Corbusier, impulsor del estilo internacional. Unida al Racionalismo, surgíó laarquitectura orgánica, de Frank Lloyd Wright y Alvar Aalto, que buscaba la interrelación entre la naturaleza y el edificio.


No se permite realizar comentarios.