404 Not Found


nginx/1.14.0 (Ubuntu)
Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Masas de aire geografía

El clima oceánico se extiende por el norte peninsular desde Galicia y la cornisa
cantábrica hasta Navarra, prolongándose por el Prepirineo aragonés. Este clima se caracteriza por unas temperaturas moderadas, con una amplitud térmica reducida, y unas precipitaciones abundantes y repartidas regularmente a lo largo del año. Como consecuencia del paso de las borrascas atlánticas la zona presenta una elevada  nubosidad y una baja insolación a lo largo del año, así como un elevado grado de humedad. OC.PURO:  Corresponde a las áreas más próximas al litoral. Las temperaturas son suaves a lo largo de todo el año, con una temperatura media 
anual de 11°C a 15°C. Los veranos suelen ser frescos y cortos y los inviernos
relativamente suaves y templados, siendo infrecuentes las temperaturas bajo cero. En consecuencia, la amplitud térmica es reducida, entre 10°C y 12°C. Las precipitaciones son abundantes y regulares, normalmente superiores a los 1.000 mm anuales, repartidas en más de 150 días al año. Suele darse un mínimo pluviométrico en verano y un máximo invernal. OC.Transición: Es característico de las regiones más alejadas del litoral.Los contrastes térmicos son mayores, con una amplitud térmica de entre 12°C a 15°C. Los inviernos son más fríos y las máximas veraniegas más elevadas. Las precipitaciones son menos abundantes que en el litoral, con valores próximos a los 700 mm. El mínimo veraniego puede acentuarse y presentar uno o dos meses secos. 
El clima Mediterráneo ocupa una gran extensión en España: todas las tierras
peninsulares (salvo zonas de alta montaña) que se localizan al sur del área atlántica, ademásde Baleares, Ceuta y Melilla.  Las precipitaciones se definen por su escasez e irregularidad, con un total pluviométrico anual entre 800 mm y 300 mm, incluso con valores inferiores. Su característica esencial es la aridez estival debida a la estabilidad atmosférica generada por el anticiclón de las Azores. En las estaciones equinocciales y el invierno se dan las precipitaciones por la acción de las bajas presiones. Las temperaturas varían entre las zonas más próximas al litoral, de temperaturas suaves y menor amplitud térmica, y las zonas del interior, con mayores contrastes térmicos. MED.Marítimo:  Se localiza a lo largo de la costa mediterránea peninsular (menos SE), costa suratlántica, Baleares, Ceuta y Melilla. Temperaturas. Un rasgo general es la suavidad de las temperaturas invernales y los veranos calurosos y largos. Las temperaturas medias anuales no suelen descender por debajo de los 15°C, y la amplitud térmica es moderada, entre 12°C y 16°C. Las temperaturas medias van aumentando de norte a sur (factor latitud), alcanzando las máximas en la costa mediterránea andaluza. Las precipitaciones son muy irregulares, con valores escasos o moderados (entre 800- 300 mm/año). Las precipitaciones descienden y aumenta la aridez estival de norte a sur a lo largo de la costa mediterránea, y de oeste a este en el sur peninsular. ➞ Son mayores en las costas suratlánticas por influencia de las borrascas atlánticas, ➞ Son menores en las costas mediterráneas porque las borrascas atlánticas pierden su humedad al atravesar el relieve peninsular. Puede llover por masas de aire del Este o por gotas frías.  En la costa mediterránea suelen producirse a comienzos de otoño, tras un
caluroso verano, un tipo de precipitación de carácter tormentoso y torrencial (generada por una gota fría en altura, unido al aire cálido y húmedo del Mediterráneo) que puede provocar riadas e inundaciones. CONT: Se extiende por el interior peninsular, excepto la zona media del Valle del Ebro. El carácter macizo de la Península y la presencia de una potente barrera montañosa periférica impiden que la influencia marítima alcance el interior peninsular. El régimen térmico es la nota más definitoria de esta variedad interior, con una elevada amplitud térmica anual (superior a 16°C, incluso más de 20°C) , que resulta deunos inviernos más fríos y unos veranos más calurosos que en la costa. En función de las temperaturas encontramos los siguientes subtipos: ➞ Submeseta Norte y tierras altas de Guadalajara, Teruel y Cuenca: veranos frescos e inviernos fríos con heladas y nieblas. ➞Submeseta Sur y bordes del Valle del Ebro: veranos calurosos e inviernos fríos aunque con menos heladas. ➞Extremadura y el interior andaluz: veranos muy calurosos e inviernos moderados. El régimen de precipitaciones es similar al Mediterráneo marítimo, con una clara aridez estival y unas precipitaciones insuficientes (800-300 mm/año), que solo aumentan en los bordes montañosos. MED.Árido: Se localiza en el Sureste peninsular, zona media del Valle del Ebro , zona oriental de Zamora y algunos enclaves de La Mancha. El régimen térmico se caracteriza por los inviernos muy templados (ningún mes por debajo de 10°C) y unos veranos largos y calurosos. Las temperaturas varían según la latitud y la distancia al mar:➞ Estepa cálida en la costa SE: inviernos muy suaves. ➞ Estepa fría en el interior SE (este de La Mancha y Albacete), zona media del Valle del Ebro y Zamora: inviernos moderados o fríos. Las precipitaciones son muy escasas (entre 300 y 150 mm), irregulares y de carácter torrencial. Dada su posición a sotavento de las masas de aire atlánticas, acusa un elevado grado de aridez (ésta se prolonga nueve o más meses), siendo la región más seca de la Península. Las precipitaciones disminuyen de norte a sur, y alcanzan los mínimos en el cabo de Gata, con una media anual de 120 mm. 
En Canarias se conforma un clima subtropical marítimo debido a la
influencia de diversos factores: ➞ Posición subtropical (latitud 28°N).
Dominan el Anticiclón de las Azores y los vientos alisios del NE que, junto con la corriente fría de Canarias, generan una situación de gran estabilidad
atmosférica con escasas e insuficientes precipitaciones.➞ Proximidad al continente africano. Favorece la llegada de masas de aire sahariano
que generan, sobre todo en verano y en las islas más orientales, un tipo de tiempo seco y muy caluroso con calima.➞ Configuración del relieve. Hace disminuir las temperaturas. Mar de nubes y precipitaciones abundantes en las vertientes a barlovento del alisio (entre 600 y 1200 m) que favorece el desarrollo del bosque de laurisilva. Por el contrario, en las fachadas sur, a sotavento, el efecto Foehn provoca una gran aridez que impide el
desarrollo de una densa vegetación.- En función de la altitud y la orientación diferenciamos:➞ Zonas bajas: precipitaciones muy escasas con un máximo relativo en invierno, cuando se desplaza el Anticiclón de las Azores y penetran las Borrascas atlánticas. Temperaturas cálidas todo el año (ningún mes desciende de 17°C; amplitud térmica inferior a 8°C).➞ Zonas medias –medianías- y altas: mayores precipitaciones (pueden alcanzar 1.000mm en las vertientes a barlovento del alisio). Las temp bajan por efecto de laaltitud.Se localiza en los territorios a más de 1.000 m de altitud. La MONTAÑa introduce cambios en los caracteres climáticos de una zona, siendo el factor modificador más importante la altitud, al que se suman la distinta exposición de las vertientes montañosas a los rayossol (umbría y solana) y a los vientos (barlovento y sotavento). En todas las zonas de montaña se produce un descenso de las temp y un aumento de las precipitaciones. – Las temperaturas disminuyen con la altitud, con medias anuales bajas (inferiores a los 10°C). Los inviernos son fríos y las nevadas frecuentes.- Las precipitaciones son muy abundantes (más de 1.000 mm/año) debido al factor orográfico.- El clima de montaña se manifiesta de distintas formas en función del clima dominante de cada región:➞ Montañas del clima Oceánico (Pirineos y Cordillera Cantábrica): no hay meses secos y veranos frescos y muy cortos.➞ Montañas del clima Mediterráneo: uno o dos meses secos en verano y tempe más altas en verano (pueden superar los 22°C).
Las diferentes características orográficas introducen variaciones climáticas en áreas muy concretas. Decimos que se da un clima local, o microclima si el área es muy pequeña.Igualmente, el ser humano es capaz de cambiar el clima de forma local dando lugar a un clima urbano. En las ciudades los grandes edificios interrumpen los vientos dominantes; la falta de vegetación, sustituida por el asfalto y el hormigón, junto al uso de calefacciones, aire acondicionado, industrias, tráfico rodado, etc., provocan un aumento de las temperaturas, que nos lleva a hablar de las “islas de calor” que se forman en las grandes ciudades. A su vez, este calor urbano genera movimientos ascendentes del aire que se traducen en un aumento de las precipitaciones. Igualmente, en las ciudades, por la abundancia de partículas contaminantes presentes en el aire, se incrementa la posibilidad de nieblas y de nubosidad.

No se permite realizar comentarios.