Apuntes para todos los estudiantes y cursos

La ética en la vida política


 POLÍTICA Si la felicidad es el fin o el bien para el ser humano, la polis es el único marco en el cual es posible conseguir esta felicidad. El individuo humano es esencialmente un ser social, un ser que solo puede desenvolverse plenamente en la convivencia con otros humanos. La naturaleza ha dotado a los seres humanos de la necesidad de vivir juntos en la polis, pero también se ha dotado del instrumento necesario para hacerlo: la palabra, el lenguaje, logos. La finalidad del lenguaje es la comunicación de los pensamientos a través de las palabras. La finalidad de la polis es asegurar una buena vida, una vida plenamente humana, ya que es una comunidad autosuficiente. Es cuidadano aquel que tan solo participa en la administración de la justicia y en el gobierno de la cuidad. Aristotil presupone que hay distintas maneras de organizar la cuidad, pueden tener como objetivo el bien común. . Eso que descalifica un régimen político desde el punto de vista ético es que no ejerce el poder en función del bien común. Aristotil adopta una actitud objetiva de análisis y descripción sociológica de los distintos regimos políticos. Solo puede haber seis tipos depende de si gobierna un solo individuo, unos cuantos o muchos: la monarquía (gobierno de un solo hombre), la aristocracia (gobierno de legislación), y democracia (gobierno de todos los cuidadanos sometidos a a legislación). Estas formas buenas de gobierno buscan el interés de la ciudad, pero pueden generar otra corruptas como la tiranía (gobierno de un solo individuo que se ha hecho con el poder a la fuerza), la oligarquía (gobierno de los más ricos) y la demagogia (gobierno de todos pero sin ningún respeto a las leyes vigentes). La forma de gobierno ideal es la república, que es una aristocracia y democracia, porque evita

 los extremos. La solución viene siendo una democracia de clases medianas, que esta acostumbrado a comportarse como factor estabilizador, generado la paz. 

ÉTICA

Aristotil fue el primer filósofo que elaboró tratados sistemáticos de Ética.
La más influyente es la Ética a Nicòmac, que es reconocido como una de las obras cabdales de la filosofía moral.
De aquí proviene la pregunta que se plantea nuestro autor, desde su punto de vista, ¿Cual es el fin último de todas las actividades humanas? Suponiendo que “todo arte y toda investigación, toda acción y elección parecen tender a algún bien”. Estos bienes se subordinan unos a los otros, de modo que es posible pensar en la posible existencia de un fin que todos deseamos por si solo. Este fin, como dice el, no puede ser otro que el eudaimonia, la vida buena, la vida feliz. El concepto de felicidad ha de estar siempre extremadamente vague: para unos consiste en acumular dinero, para otros se trata de ganar fama y honores. Aristótil no cree que todas estas maneras posibles de concebir la vida buena puedan ser simultaniamente correctas, de forma que se dispone a investigaren que consiste la  verdadera felicidad. Para empezar, la vida feliz tendría que ser el bien “perfecto”, esto es un bien que perseguimos por si mismo y no como  medio para otra cosa. Por tanto el afán de riquezas y de honores no pueden ser la verdadera felicidad. En segundo lugar el auténtico fin ultimo de la vida humana tendría que ser autosuficiente es decir eso bastante deseable por si solo como para quien lo poseiera, ya no desee nada mas, todo suponiendo que esto no incluye el placer de otros bienes. Y por último el bien supremo del hombre tendrá que consistir en algún tipo de actividad que le sea peculiar, siempre que dicha actividad pueda realizarse de una manera excelente. Aristótil considera que el hombre no es una excepción entre los seres naturales. Ahora bien, la actividad que vamos creando como clave del bien último del hombre tiene que ser una actividad que permita ser hecha continuamente. En su indignación sobre que podría ser la función más propia del ser humano, Aristotil nos recuerda que todos tenemos una misión que cumplir en la propia comunidad, y nuestro deber moral no es otro que hacer el bien en nuestro papel en ella, por lo cual es necesario que cada uno adquiera las virtudes correspondientes a las funciones sociales. También se pregunta si además de haber funciones propias del ser del trabajador, del amigo, de la madre o del artista no habrá también una función propia del ser humano como tal. Su respuesta es la siguiente: la felicidad más perfecta para el ser humano reside en el ejercicio de la inteligencia teórica, esto es en la comprensión de los conocimientos.  En efecto, se trata de una actividad que provoca placer y que no se desea más que por si sola, la satisfacción de la cual se encuentra en la propia realización de la actividad, y se puede llevara a cabo continuamente. De toda formas, Aristotil admite que no es el único camino para llegar a la felicidad, si no que se puede acceder a ella mediante el ejercicio de el entendimiento practico, que consiste en dominar las pasiones y conseguir una reacción amable y satisfactoria con el mundo natural y social en el que estamos integrados. 

 En resumen, la ética aristotélica afirma que existe la moral porque los seres humanos buscan inevitablemente la felicidad, y para llegar a este objetivo tienen que tener orientaciones morales. Pero ademas nos proporciona criterios racionales para investigar que tipo de comportamiento, que virtudes, que tipo de carácter moral es el adecuado para esta finalidad. De esta forma, entendíó la vida moral como como modo de autoralización, y por eso decimos que la ética aristotélica pertenece al grupo de éticas eudomonistas, diferenciándose de otras éticas que también tiene  como finalidad de la vida humana, pero entienden esta como placer (hedoné). El placer se suele entender como una satisfacción de tipo sensible, en tanto que la autorealización puede comportar acciones que no producen placer. 

No se permite realizar comentarios.