Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Modernismo y poética del Siglo XX

LAS VANGUARDIAS EUROPEAS


Entre las dos guerras mundiales surgen muchas innovaciones artísticas y movimientos (ismos) de vanguardia, que marcarán pautas determinantes para la evolución del arte. La ruina total, el rencor, las crisis sociales y los conflictos espirituales se reflejan en las nuevas formas artísticas. Las vanguardias europeas son:

El Expresionismo:


deforma la realidad para representar de forma más subjetiva la naturaleza y las emociones del ser humano.

El Futurismo:


rechaza actitudes nostálgicas y melancólicas y exalta el progreso técnico, la guerra y la violencia. Representado por Marionetti.

El Cubismo:


es más destacado en la pintura. Descompone la realidad y la recompone después con una visión diferente, fuera de toda lógica. Representado por Picasso.

El Dadaísmo:


protesta y se burla de todas las convenciones literarias (contra el sentido común). Representado por Tzara.

El Surrealismo:


surgíó en Francia y emplea en verso libre y usa la imagen irracional, interpretada con la intuición o con el sentimiento. Su representante es André Bretón, que se basó en Sigmund Freud.

El Ultraísmo:


introduce textos insólitos en las poesías e incorpora elementos visuales a los textos. Representado por Guillermo de la Torre.

EL GRUPO POÉTICO DEL 27


La Generación del 27 es un grupo de poetas que brillaron en las décadas de los años veinte y treinta, entre los que destacan: Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Lorca, Alberti, Cernuda, Emilio Prados y Altolaguirre.Estos autores comparten ciertos rasgos como por ejemplo:

La mayoría de estos poetas tienen una concepción ROMántica y clásica al mismo tiempo de la literatura:
Lucidez e inspiración..

Se sitúan entre el «arte de minorías» y la «inmensa compañía»


Un ejemplo de ello es cómo combinan Lorca y Alberti, lo culto y lo popular.


Combinan la pureza y la estética y la autenticidad humana


En su primera etapa son partidarios del esteticismo (arte por el arte). Con el paso del tiempo se v rehumanizando, pero sin abandonar la estética.

Armonizan lo hispánico y lo universal con una poesía que recupera y reivindica las fuentes de tradición literaria españolas y que, al mismo tiempo, está abierta a las últimas corrientes artísticas (vanguardias), de las cuales el Surrealismo tendrá especial influjo en alguno de los integrantes del grupo.

ETAPAS DE LA GENERACIÓN


Primera etapa


En las primeras producciones se nota la influencia de Bécquer y del Modernismo. Por otra parte, influye la poesía de Juan Ramón Jiménez y el Neoplatonismo, es decir, el rescate de formas tradicionales (Romancero Gitano, Lorca). Al final de esta etapa, el esteticismo y el ansia de perfección destaca por Góngora.

Segunda etapa


Comienza a notarse cansancio por el esteticismo. Se inicia así el proceso de rehumanización. Destaca el deseo de expresar sentimientos y de tener una comunicación más cercana con el lector. Pasan a primer término los sentimientos humanos: el amor y las frustraciones (Poeta en N.Y., Lorca), (Donde habita el olvido, Cernuda).

Tercera etapa


El asesinato de Lorca y el exilio de la mayoría de los miembros del grupo (excepto Aleixandre, Dámaso Alonso y Gerardo Diego), produce una dispersión en la que cada poeta sigue su rumbo, pero ninguno abandonará la poesía rehumanizada. En el exilio predomina la nostalgia de la patria perdida. En España, la poesía deriva hacia un humanismo angustiado (Hijos de la ira, Dámaso Alonso).


A principios del Siglo XX la afición al teatro en España era muy grande. Como ya sucedía en el siglo anterior, los espectáculos y las salas se diferenciaban según el público que acudía a ellas. El teatro español de este momento está marcado por la gran cantidad de obras representadas y la coexistencia de varias generaciones de dramaturgos. Se distingue dos grandes grupos:

1. Teatro comercial



Obras convencionales, que responden a los gustos del público y a los dictados de empresarios y grandes actores

Conviven distintas líneas: las comedias de Jacinto Benavente, el teatro poético de Francisco Villaespesa o Eduardo Marquina, las obras de Manuel y Antonio Machado o las diferentes manifestaciones del teatro cómico. Dentro de esta amplia nómina de autores podemos destacar dos nombres:

Carlos Arniches



Crea la tragicomedia grotesca, en la que se combinan elementos trágicos y cómico, por medio de personajes caricaturescos.


Jacinto Benavente:

Entre sus obras destacan comedias de ambientación burguesa y melodramas rurales.

2. Teatro anticomercial


Los autores se mantienen al margen de los gustos del público y escriben obras de escasa repercusión en la época, pero más sugerentes e innovadoras. Presenta algunas carácterísticas comunes: – Abandono del Realismo. – La reflexión filosófica. – La recuperación de formas primitivas de teatralidad. Como una expresión más del primitivismo propio de la época, vuelven a cultivarse géneros arcaicos como la tragedia, el auto sacramental o la farsa.

3. El teatro de Valle-Inclán


Al final de la primera década el teatro más popular se ve remplazado por otros espectáculos, sobre todo el cine. En la escena se observa un deseo de renovación, similar a la de los primeros años del siglo. El proyecto más destacado dentro de esta corriente fue el del Teatro del Arte, integrado por los grandes dramaturgos del momento, y que supuso un paso intermedio entre el Modernismo y las vanguardias teatrales. El más destacado innovador de esta primera década lo encontramos en VALLE-INCLÁN, autor de una extensa y variada obra. Destaca como dramaturgo y novelista, pero también escribe poesía, artículos periodísticos y algún libro de ensayo.


Su producción dramática puede organizarse en tres ciclos:

El ciclo mítico:

Incluye obras ambientadas en una Galicia arcaica, violenta y patriarcal, un espacio mítico en el que el ser humano se muestra desprovisto de civilización o artificio. Las Comedias bárbaras.

El ciclo de la farsa:

Pertenecen a este grupo La marquesa Rosalinda y Tablado de marionetas para la educación de príncipes, todas ellas escritas en verso.

El ciclo del esperpento:

Además de Martes de carnaval, la obra que mejor representa este ciclo es Luces de bohemia, donde la deformación caricaturesca de la realidad («esperpento») evidencia lo absurdo y miserable de la existencia de una Madrid grotesco pero muy fiel a la realidad. También son una crítica esperpéntica: Los cuernos de Don Friolera y Las galas del difunto.

4. El teatro de Federico García Lorca


Junto con Alberti, fue el principal dramaturgo del Grupo del 27. A pesar del éxito de algunas de sus obras, su teatro es anticomercial, es decir, más bien experimental y vanguardista. Aparte de su creación poética, la dramaturgia fue también de gran interés en este autor. Haremos una división en cuatro bloques con su obra dramática:

Primeras Obras:

Mariana Pineda.

Farsas:

Se pueden dividir en dos subgrupos a su vez: Obras para personas y obras para guiñoles.

Teatro de vanguardia, experimental o simbólico:

El público.

Teatro mayor:

Bodas de sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba.
En la producción dramática de Lorca se reconocen algunas carácterísticas comunes:

TEMAS

: La frustración o insatisfacción que nace del choque entre dos fuerzas: el deseo de libertad, de plenitud erótica y vital, encarnado casi siempre por personajes femeninos, y la realidad que se opone a su cumplimiento.

Empleo de verso y prosa



Algunas están íntegramente en verso, otras tienen alternancia de prosa y verso. El verso normalmente lo usa para condensar el tema de la obra o subrayar los instantes de mayor intensidad emotiva.
La importancia de los signos no verbales, desde una concepción del teatro como espectáculo total.

El uso del lenguaje intensamente poético, saturado de símiles, metáforas y símbolos



No se permite realizar comentarios.