Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Diferencia entre renta y rendimiento

FISCALIDAD

Introducción:


En la Constitución española queda recogido en el artículo 31 ‘’todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo, inspirado en los principios de igualdad y progresividad que en ningún caso tendrá carácter confiscatorio.’’

Según este artículo los principios del sistema tributario son:

Generalidad: todos los españoles aportan.

Progresividad: el que más tiene, más aporta.

Igualdad: en las mismas condiciones socio-económicas e igual capacidad económica se aporta lo mismo.

No confiscatoriedad: la tributación nunca puede ser superior a la renta o patrimonio grabado.

Legalidad: los tributos solo pueden establecerse a través de leyes, y solo l estado tiene potestad originaria para poder crearlas.

Los tributos, se pueden clasificar en:


Impuestos:


son tributos que pagamos al Estado sin obtener directamente ninguna contraprestación.

Tasas


Son tributos que se pagan por la prestación de un servicio por un ente público, generalmente el interesado solicita el servicio.

Contribuciones especiales:


son tributos que surgen por la obtención de un beneficio o un aumento de valor de los bienes de un ciudadano o consecuencia de la realización de obras públicas o establecimiento o ampliación de servicios públicos (por ejemplo: primera pavimentación de calles, alcantarillas…)

Conceptos generales de los tributos:


Sujeto pasivo:


Es la persona física o jurídica que según la ley está obligada al cumplimiento de las prestaciones tributarias (ej: declarar y pagar los tributo y resto de obligaciones formales como darte de alta en censos).

Contribuyente:


Es quien soporta la carga del impuesto, el sujeto pasivo en algunos impuestos coincide con el contribuyente y en otros es un sustituto del contribuyente (ej: en el IVA, que el contribuyente sería la empresa).

Domicilio fiscal:


Es el lugar de localización del sujeto pasivo. En personas físicas la residencia habitual y en personas jurídicas es el domicilio social, siempre que esté ahí localizado el negocio.

Hecho imponible:


Es el presupuesto de naturaleza jurídica o económica cuya realización origina el nacimiento de una obligación tributaria, no sujeción – no hay hecho imponible – no pago, exención – si hay hecho imponible – no pago.

Base imponible:


Es la magnitud que sirve para cuantificar el hecho imponible. (faltan cosas si está en rojo)

Tipo de gravamen:


tanto porciento que se aplica a la base liquidable para obtener la cuota íntegra.

Cuota íntegra:


base liquidable por el tipo de gravamen.

Cuota líquida:


Cuota íntegra menos bonificaciones y deducciones.

Cuota diferencial:


Cuota líquida menos retenciones y pagos fraccionados.

Clasificación de tributos:


Locales:


I.A.E (Ingreso sobre Actividades Económicas), I.B.I (Impuesto de Bienes Inmuebles, I.V.I.N. (Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica). La aplicación de estos impuestos es obligatoria para los ayuntamientos.

Voluntarios:

Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras, Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, Impuesto sobre gastos suntuarios.

Estatales:


Directos:


Son los que recaen sobre la capacidad económica del contribuyente, es decir, sobre el patrimonio que posees y sobre los ingresos o beneficios que obtengan en un periodo.

Impuesto de la renta sobre las personas físicas (I.R.P.F.), Impuesto sobre sociedades (I.S.), Impuesto sobre la renta de no Residentes (I.R.N.R.), Impuesto sobre el patrimonio neto (I.P.N.), Impuesto sobre sucesiones y donaciones (I.S.D.)

Indirectos:


No recaen sobre el patrimonio o la generación de rentas de contribuyentes, los paga quien hace más uso de ese patrimonio, es decir, recae sobre manifestaciones de la riqueza como el gasto o el consumo.

Impuesto sobre el valor añadido (I.V.A.), Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados (I.T.P.A.J.D.) y Impuestos Especiales:
Impuestos especiales de fabricación (I.E.F.), Impuesto especial sobre el carbón (I.E.C.), Impuesto Especial sobre determinados medios de transporte (I.E.D.M.T.).

Declaración Censal:


Los que vayan a desarrollar actividades empresariales o profesionales y los que satisfagan rendimientos por las que estén obligados a practicar retenciones a cuenta han de realizar una declaración censal al comienzo, modificación o cese de la actividad.

El modelo ‘’normal’’ (36) para el resto de las personas físicas y personas jurídicas. El modelo simplificado (37) es para las personas físicas cuando cumplan determinadas condiciones, como: No estar en el régimen de devolución mensual del IVA, No hagan adquisiciones intracomunitarias, No sean grandes empresas.

Las personas físicas y jurídicas tendrán que solicitar un NIF provisional primero y luego el definitivo. Mediante esta declaración se podrán elegir algunos regíMenes tanto para el I.R.P.F. Como para el I.V.A.

TRIBUTOS LOCALES:


I.B.I.:


El I.B.I. Regulado en el texto refundido en la ley reguladora de haciendas locales (T.R.L.R.H.L.). Es un impuesto de titularidad municipal que se recauda mediante recibos, el sujeto pasivo son las personas físicas y jurídicas que sean propietarios usufructuarios o tengan concesiones administrativas sobre bienes urbanos, rústicos y de carácterísticas especiales. Hay exenciones de la Iglesia Católica, Cruz roja, bienes propiedad del Estado, CCAA…

Se aplica sobre el valor catastral y la ley nos fija unos tipos (bienes urbanos 0,4 – 1,1%, rústicos 0,3 – 0,9%). Si el valor catastral se ha revisado en los últimos años pueden reducirse estos tipos.

Existe un padrón municipal donde aparecen todos los sujetos pasivos y el valor catastral.

I.A.E.:


Impuesto regulado en el texto refundido de la ley regulada de las haciendas locales. Es un tributo directo de carácter recaudatorio o censal cuyo hecho imposible es la realización de actividades empresariales, profesionales o artísticas (no tienen esta consideración la actividad agrícola, ganadera, forestal y pesquera).

Son los propios ayuntamientos los que liquidan la cuota correspondiente. Las personas físicas, las personas jurídicas yuya cifra de negocios sea menor de 1 millón de €, aquellas que estén en sus 2 primeros años de actividad y organizaciones como la Cruz Roja están exentas de pago.

IMPUESTO SOBRE VEHÍCULOS DE TRACCIÓN MECÁNICA:


Regulado en T.R.L.R.H.L. El hecho imposible es la propiedad de bienes de tracción mecánica. Los sujetos pasivos pueden ser personas físicas como jurídicas y el ayuntamiento nos pasa el recibo según unas tarifas dependiendo del tipo del vehículo.

TRUBUTOS ESTATALES:


IMPUESTO SOBRE TRANSMIISIONES PATRIMONIALES Y ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTADOS (I.I.P. Y A.J.D.)


Está regulado por la ley reguladora de haciendas locales (T.R.L.R.H.L.) Es un impuesto de naturaleza indirecta, cedido a las comunidades autónomas que grava:

1-Transmisiones patrimoniales onerosas (lo contrario a lucrativo, pagando): Son transmisiones patrimoniales con pago realizadas entre particulares (no empresas). Se incluyen los actos inter vivos, para evitar donaciones y la constitución de derechos reales como préstamos, hipotecas.

2-Operaciones societarias: Son hechos realizados por las sociedades como la constitución, aumento de capital, disolución de la sociedad….

3-Actos jurídicos documentados: El hecho imponible son los documentos notariales, por ejemplo, la escritura pública, acta notarial.

Exenciones: Viviendas de protección oficial, disolución de hipotecas.

Presentación mediante el modelo 600.

IMPUESTO DE SUCESIONES Y DONACIONES:


Impuesto directo que grava los incrementos patrimoniales obtenidos por las personas físicas a título lucrativo.

Solo las personas físicas están sujetas a este impuesto ya que una persona jurídica recibe una donación/legado será gravado por el impuesto de sociedades. El hecho imponible: son las sucesiones, donaciones y los seguros de vida cuando el contratante sea distinto del beneficiario. No están sujetos los premios de lotería y tampoco las prestaciones recibidas de planes de pensiones.

Este impuesto es incompatible con el I.R.P.F. De tal forma que lo que está gravado como incremento patrimonial en el I.R.P.F. No está gravado en este impuesto (sucesiones y donaciones). Cedido a las comunidades autónomas, se liquida en el modelo 652 donde hay una primera parte donde se calcula el caudal hereditario o la base imponible total y una segunda donde se dan las autoliquidaciones particulares.

Entre las reducciones de la base está la reducción por parentesco, para personas con discapacidad, vivienda habitual…

A la base liquidable hay que aplicarle la tarifa autonómica para obtener la cuota íntegra, a la que se le aplica un coeficiente multiplicador, que depende del patrimonio preexistente.

IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO

Impuesto directo y persona que grava el patrimonio de las personas físicas, es un impuesto individual por lo que los integrantes de la unidad familiar lo tienen que presentar por separado.

Se presenta junto con el impuesto de la renta. Está cedido a las comunidades autónomas y ha habido muchas reformas (2008 se suprimíó la obligación de pago o declaración, 2011 se restablecíó para las grandes fortunas)

Hay un mínimo exento, que en Aragón es de 400.000€. La cuota íntegra más la del IRPF más la del Impuesto sobre el patrimonio ha de ser menor al 60% de la base imponible del IRPF.

IMPUESTO DE LAS RENTAS SOBRE LAS PERSONAS FÍSICAS (I.R.P.F.)


El IRPF está regulado en la Ley 35/2006 y su reglamento por el Real Decreto 439/2007. Es un tributo directo de carácter personal, que grava según los principios de igualdad, progresividad y generalidad la renta de las personas físicas, de acuerdo con su naturaleza y sus circunstancias. Se aplica en todo el territorio español, aunque algunos aspectos están cedidos a las CCAA (tarifas correspondientes al gravamen autonómico y deducciones contra este último).

Hecho imponible:


Es la obtención de renta por las personas físicas mediante:

Rendimientos del trabajo, Rendimientos del capital mobiliario e inmobiliario, Rendimientos de actividades económicas, Aumentos y disminuciones patrimoniales Y Rentas imputadas establecidas por ley

Obligación de declarar:


Tienen que presentar declaración cuando el rendimiento del trabajo sea mayor de 22.000€ si es un pagador (o son varios pero el 2º y restantes pagan menos de 1,500€)
y 12.600€ si son 2 o más pagadores.
También cuando los rendimientos del capital mobiliario y ganancias patrimoniales son más de 1.600€

Exenciones:


Indemnizaciones:


Públicas: Por actos de terrorismo, Privadas: Por despido del trabajador

Prestaciones y pensiones: Públicas:


Reconocimiento de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez, prestaciones por desempleo si se perciben como pago único.

Privadas:

Anualidades por alimentos, premios…

Contribuyentes:


Son las personas físicas que tengan la residencia habitual en España. Son aquellos que:

Permanezcan más de 183 días en España, Tengan la base de sus intereses económicos en España, Presunción de que resida en España si viven el cónyuge o hijo menor.

También se considera como contribuyente en España a los que, aun teniendo residencia habitual en el extranjero, pertenecen a oficinas consulares, delegaciones internacionales…

Periodo impositivo:


Es el año natural, salvo en caso de fallecimiento

Declaración:


Se realiza mediante el modelo único 100.
Se podrá hacer de forma individual o conjunta.
La unidad familiar está integrada por los cónyuges no separados legalmente, los hijos menores de edad y los mayores incapacitados judicialmente.

En caso de separación legal o que no exista matrimonio, la unidad familiar la integrarán el padre o madre con todos los hijos que convivan con él o ella. Los hijos mayores de 18 años no forman parte de la unidad familiar, pero pueden desgravar por descendiente si son menores de 25 años y no reciben rentas anuales superiores a 8.000€

Rendimientos de trabajo:


Rendimientos íntegros – gastos judiciales = Rendimiento neto

Se incluirán todas las contraprestaciones dinerarias o en especie que deriven directa o indirectamente de la relación laboral.
Son rendimientos íntegros:

Sueldos y salarios, Prestación por desempleo, Gastos de representación, Dietas y asignaciones para gestos de viaje, Aportaciones en planes de pensiones (por parte de los promotores), Prestaciones como pensiones de la Seguridad Social, Pensiones compensatorias recibidas por el cónyuge.

Gastos deducibles:


Cotizaciones a la Seguridad Social o Mutuas de Funcionarios, Cuotas a sindicatos o colegios profesionales, Gastos de asistencia jurídica relacionados con el empleo.

Con esto se obtiene el rendimiento neto, al que se le pueden hacer reducciones como:

Por rendimientos netos hasta 14.450€, Mayor reducción para discapacitados, Se reducen un 30% en el caso de que los rendimientos se hayan generado en más de 2 años y con un máximo de 300.000€

Rendimientos del capital

Inmobiliario:


Sus rendimientos íntegros proceden del arrendamiento de bienes inmuebles.

Gastos deducibles:


Intereses de capitales ajenos, Tributos (IBI…), Gastos de reparación y conservación, Primas de seguros, Gastos de comunidad, Amortizaciones (3% del valor de adquisición – valor del suelo).

Con el rendimiento íntegro y los gastos deducibles se obtendrá el Rendimiento Neto, que también tiene unas reducciones (30% cuando se hayan generado en más de 2 años)

Mobiliario

Rendimientos íntegros:


Proceden de la participación en fondos propios o de otra entidad, como los derivados, participaciones o beneficios primas de asistencia a juntas y demás rendimientos por ser socio. También de rendimientos por la cesión a terceros de capitales, como intereses de cuentas, rendimientos de letras del Tesoro, bienes, obligaciones, etc…

Además, por rendimientos procedentes de contratos de seguro de vida o invalidez y otros como el arrendamiento de bienes muebles (coche) o rendimientos de propiedad industrial.

Gastos deducibles:


Son los gastos de administración de valores mobiliarios. Con el rendimiento íntegro y los gastos deducibles se obtendrá el rendimiento neto.
Tiene reducciones como un 30% menos en el caso de que los rendimientos se obtengan en más de 2 años.

Rendimientos de las actividades económicas:


Recogen los rendimientos de las actividades económicas o empresariales cuando se trate de un empresario individual. Existen 2 tipos de estimación:

Estimación objetiva o módulos

Es un método que se aplica a PYMES que no está basado en el resultado real, si no en la aplicación de unos indicadores o módulos aplicados a determinadas variables (número de empleados, superficie, metros de barra…)

Para realizar este tipo de estimación, la actividad tiene que estar recogida en una orden, el rendimiento anual ha de ser menor de
250.000€, a excepción de inversiones.

Además, no deberá haber renunciado a este sistema, ya que es optativo. En el IVA, deberá estar recogido el régimen simplificado, recargo de equivalencia o régimen especial de AGP.

Para calcular el rendimiento, el programa multiplica las unidades de módulos por el rendimiento anual. A esto restaremos incentivos al empleo y la inversión, amortizaciones, una reducción general del 5%, gastos extraordinarios… A esto se le sumarían algunas percepciones como subvenciones y se multiplicaría por unos índices correctores.

Obligaciones registrales

IRPF

Conservar facturas emitidas y recibidas y justificantes de módulos durante 4 años, Si se practican amortizaciones, Libro Registro de Bienes de Inversión,
En las actividades cuyo rendimiento neto sí que se fija en función del volumen de operaciones

Libro Registro de Ventas o Ingresos

IVA

Las empresas que elijan este régimen en el IRPF deberán acogerse en el IVA al régimen simplificado, al recargo de equivalencia o al de AGP:

En el régimen simplificado deberán: Conservar las facturas recibidas y copia de las emitidas (si las hubiera), Llevar Libro Registro de Facturas Recibidas.
Además, Libro Registro de Facturas Emitidas si el rendimiento se calcule en función de los ingresos, Guardar los justificantes de los módulos

En general, no tienen obligación de emitir factura, salvo en el caso de las dedicadas a AGP o cuando lo pida el destinatario.

En el caso del régimen de recargo de equivalencia, para comerciantes minoristas cuyas ventas a clientes finales represente más del 80% de sus ventas:

No tienen que hacer declaración del IVA ni pagar a Hacienda, Tienen que comunicar al eslabón lateral su situación, Tampoco tienen obligación de emitir facturas salvo en exportaciones o si lo pide el cliente

Estimación directa

La estimación directa sí que tiene en cuenta el verdadero rendimiento de la empresa

Estimación simplificada

Requisitos:


Que la cifra de negocios sea inferior a 600.000€,
No haber renunciado a él

Cálculo del rendimiento:


Se calculará a partir de los ingresos y los gastos, teniendo en cuenta las amortizaciones

Obligaciones registrales

IRPF

Libro Registro de Ventas e Ingresos, Libro Registro de Compras y Gastos, Libro Registro de Bienes de Inversión,

Los profesionales llevarán un Libro Registro de Provisión de Fondos y Suplidos

IVA

Deben acogerse al Régimen General.
Tienen que expedir y entregar facturas por cada operación que realicen. Deben conservar copia de las facturas emitidas y el original de las recibidas. Llevarán los siguientes libros:
Libro Registro de Facturas Emitidas, Libro Registro de facturas Recibidas y Libro Registro de Bienes de Inversión si aplican la regla de la prorrata

Se crea una multiplicidad de libros debido a las normativas de IRPF e IVA. Las empresas suelen resolverlo llevando un Libro de Bienes de Inversión y un Libro de Facturas Emitidas y Facturas Recibidas en los que incluyen gastos en ingresos que no llevan IVA (seguros). De esta forma reducen de 4 a 2 libros.

Estimación directa normal

Requisitos:


Que la cifra de negocios sea mayor de 600.000€,
Que hayan renunciado al método simplificado

Obligaciones registrales

IRPF

Tienen que llevar una contabilidad según el PGC y el Código de Comercio (Libro Diario y Libro de Inventarios y Cuentas Anuales). En caso de profesionales independientes también tendrán que llevar el Libro de Provisiones de Fondos y Suplidos.
También tiene que legalizar los libros.

IVA

Se tienen que acoger al Régimen General.
El cálculo del resultado se hará igual que en el Impuesto de Sociedades.

Aumentos y disminuciones patrimoniales

Recogen variaciones en el valor del patrimonio con ocasión de la alteración en su composición, principalmente:

Transmisiones onerosas de viviendas, garajes, fincas rústicas, Incorporaciones al patrimonio del contribuyente de bienes y derechos como premios y subvenciones.

Cálculo

Valor de la adquisición (teniendo en cuenta factores como impuestos, mejoras y amortizaciones) –
Valor de la transmisión (Valor de venta – impuestos o gastos de la venta)

Está exenta la reinversión en vivienda habitual, con un plazo máximo de 2 años entre la compra y la venta.

Rentas imputadas

Es el caso por ejemplo de la imputación de rentas inmobiliarias.
Al propietario de un bien inmueble que no sea su vivienda habitual y que no esté afecto a actividades económicas o no genere rendimientos de capital inmobiliario se le imputará un rendimiento (ficticio) del 2% sobre el valor catastral que figure en el IBI.

Si el valor catastral ha sido revisado en los 10 años anteriores se aplicará el 1,1%.

Cálculo de la cuota a pagar

Todo este proceso se divide en 2 partes, la parte general y la del ahorro

Base imponible:


Suma de todos los rendimientos. Se divide en B. Imponible General y B. Imponible del Ahorro.

La Base del Ahorro está integrada por los rendimientos del capital mobiliario y las ganancias y pérdidas patrimoniales generadas por la transmisión de los bienes que den lugar a rentas del ahorro. La Base General comprende el resto.

Base liquidable

Es la Base Imponible menos reducciones (Aportaciones a sistemas complementarios de pensiones…), A la base liquidable se le aplica el Tipo de Gravamen.

Hay un Tipo de Gravamen para la Renta del ahorro y otro para la Renta General y en ambos casos una parte estatal y autonómica.

Cuota Íntegra:


Después de aplicar una serie de deducciones (inversión en vivienda habitual, donativos, actividad económica por inversiones…) se obtendrá la cuota líquida.

Cuota líquida:


Le restaríamos las retenciones y pagos fraccionados*
A cuenta para obtener la cuota diferencial.

Cuota diferencial:


Puede ser positiva o negativa

*Pagos Fraccionados IRPF

Los empresarios individuales también deben hacer pagos fraccionados

– Estimación objetiva

Se hacen 4 pagos fraccionados (Abril, Julio, Octubre y Enero). Se paga un tanto por ciento del rendimiento neto total que corresponda al año. Puede ser del  4 al 2%.

– Estimación directa:

Los pagos se hacen 4 veces al año.
Se paga el 20% del rendimiento neto desde el 1º día del año hasta el final del trimestre correspondiente, menos los pagos fraccionados de trimestres anteriores.

No se permite realizar comentarios.