Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Que es una resolución interlocutoria

11 La resolución del contrato por incumplimiento


El artículo 1.124,1 establece que «la facultad De resolver las obligaciones se entiende implícita en las recíprocas, para el caso de que uno de los obligados no cumpliere con lo que le incumbe». La Razón del precepto es clara: si uno de los contratantes no quiere o no puede Cumplir, se debe permitir al otro que dé por resuelto el contrato (reconocerle una Facultad resolutoria del contrato en base del incumplimiento de la otra parte)
. El Código Civil entiende que debe considerarse implícita en las obligaciones Recíprocas.

De acuerdo con el artículo 1.124.2, el perjudicado Puede optar por exigir el cumplimiento o la resolución del contrato. Puede Incluso optar por la resolución tras haber intentado lograr el cumplimiento.

Cualquiera de ambas opciones va acompañada, en Principio, por la indemnización de daños y perjuicios; aunque no de forma Necesaria, porque no cabrá reclamarla cuando el incumplimiento se deba a Circunstancias no imputables al demandado. El Código Civil autoriza al Juez a Que, en caso de haber causas justificadas, conceda al deudor un plazo para que Cumpla.

Al no prever expresamente el Código Civil el plazo De ejercicio de la acción, se ha de entender que es el general de prescripción De las acciones personales: 15 años.

La resolución del contrato tiene efecto retroactivo Y eficacia restitutoria, por lo que las partes habrán de reintegrarse Recíprocamente el objeto del contrato que hubieran recibido; dado que se trata De obligaciones sinalagmáticas.

Estamos ante un supuesto más de ejecución Específica o in natura que, conforme a las reglas generales, en caso de Resultar imposible, se verá sustituida por la consiguiente reparación Pecuniaria.

10 El Desistimiento unilatera


El compromiso asumido por los contratantes los vincula, siéndoles Jurídicamente exigible la observancia de la conducta debida a cada una de las Partes. Por eso, no puede quedar al capricho de cada una las partes determinar Si el contrato celebrado produce o no sus efectos (artículo 1.1256).

Esta regla, sin embargo, es flexibilizada por el legislador en una serie Concreta de supuestos, que se caracterizan porque en determinados contratos se Reconoce a una o a cada una de las partes contratantes la posibilidad de Extinguir la relación contractual por su libre decisión.

Los principales casos en los cuales el legislador consiente que una o cada Una de las partes, por su sola decisión unilateral y sin necesidad de causa que Lo justifique, ponga fin a una relación contractual son difícilmente Reconducibles a categorías generales. No obstante, el Código Civil destaca:

  1. La facultad de desistimiento regulada por el artículo 1.594 en el Contrato de obra. Según este precepto, el dueño de la obra o comitente Puede «por su sola voluntad» dar orden al contratista para que Cese la construcción, poniéndose fin al contrato. En tal caso, el Comitente habrá de abonar al contratista una «indemnización» que Comprende los gastos tenidos en la ejecución de lo hecho y el beneficio Que normalmente el contratista obtendría de haber concluido la obra.
  1. Cualquiera de los socios de la sociedad civil concluida por tiempo Indeterminado puede, por su sola voluntad, renunciar a la sociedad, Poniendo así fin a la relación social, sin necesidad de indemnizar a Nadie, salvo que la renuncia se haya hecho de mala fe.
  2. El mandante, libremente y por su decisión, puede revocar el mandato Que deja de producir sus efectos sin que se establezca ningún efecto Indemnizatorio.
  3. El mandatario por su parte puede renunciar al mandato, pero debiendo Indemnizar al mandante, salvo que el desempeño del mandato le cause grave Detrimento.
  4. Pactado el comodato por tiempo indeterminado, el comodante puede Reclamar la devolución de la cosa prestada a su libre voluntad.
  5. El depositante, se haya o no pactado el tiempo de duración del Depósito, puede reclamar la restitución de la cosa depositada en cualquier Momento y dependiendo de su libre decisión.
  6. Últimamente, y debido a la transposición de diversas directivas Europeas, se ha acentuado la importancia del desistimiento por parte del Adquiriente de bienes muebles: «cuando la perfección del contrato no Sea simultánea con la entrega del objeto»,

Efecto claro es que, cuando se admite el libre desistimiento, se extingue La relación obligatoria, pero parece que sin efecto retroactivo. Al tratarse de Una relación duradera, normalmente habrá de procederse a liquidarla, con la Oportuna rendición de cuentas, reembolsos y restituciones.

Mucho menos claro es determinar con fijeza si este desistimiento tiene o no Un precio (indemnización), en términos generales, parece que no.

Tema 8

7 La mediación o corretaje

El corretaje es un contrato que tiene por objeto Vincular al mediador o corredor en la realización de los actos necesarios para La conclusión o celebración de un determinado contrato querido y, en su caso, Celebrado por quien con él contrata, a quien podemos denominar principal o Cliente, o incluso celebrado por el propio mediador en función de nuncio o Intermediario.

La aproximación del corretaje al mandato resulta Evidente, sin embargo, en la actualidad, se acentúan los perfiles propios de la Mediación o el corretaje:

·El mandato supone que la Celebración del contrato con el tercero es llevada a cabo por el mandatario, Actuando respectivamente en nombre del mandante o, en cambio, en nombre propio. En rigor, el corredor o mediador se limita a poner en contacto a su principal o Cliente con otra persona interesada en el acto o contrato de que se trate.

·El mediador carece de Derecho de retribución alguna si no se llega a celebrar efectivamente el Contrato.

·El corredor no se obliga A la conclusión del contrato de interés para el principal, ni garantiza su Eventual perfección, pues difícilmente puede asumir como “ obra propia” la Existencia de un tercero que preste su consentimiento al contrato buscado por El principal.

Dado que el corredor no se Encuentra obligado en estricto sentido a garantizar la consecución del interés Práctico perseguido por su cliente o principal, la celebración del contrato en Cuestión, ha sido tradicional afirmar que el corretaje tiene naturaleza Unilateral. Aunque en realidad, y atendiendo a la atipicidad del contrato y Teniendo en cuenta los datos de hecho de la mayor parte de los supuestos, Probablemente lo más seguro es afirmar la bilateralidad del corretaje, pues Verdaderamente carece de sentido hablar de contrato si el corredor no se Entiende vinculado respecto de su cliente


No se permite realizar comentarios.