Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Persona jurídica mixta

Calificación de un precepto del código civil español


Artículo 35. Personas jurídicas

1º Las corporaciones, asociaciones y fundaciones de interés público reconocidas por la ley


2º Las asociaciones de interés particular, sean civiles, mercantiles o industriales, a las que la ley conceda personalidad propia, independiente de la de cada uno de los asociados.

Fue a finales del S.XVIII y S.XIX cuando surgíó la llamada persona jurídica, influenciada por dos fuentes distintas, la primera son las tendencias de Revolución Francesa y la segunda por la Escuela Histórica del Derecho.
Es así como en el S.XIX, comenzó a desarrollarse la teoría de la personalidad jurídica como la conocemos en la actualidad.
El fenómeno de la codificación del derecho persigue un objetivo: ordenar, a través de criterios racionales, en un cuerpo homogéneo –el Código- todas las normas jurídicas, reglas y principios relativas a una determinada rama o sector del ordenamiento.
Se trata de elaborar un cuerpo legal, ordenado y sistemático, en el que se contenga la completa regulación de una materia (civil, mercantil, procesal)

Superando el particularismo y la fragmentación

Para el derecho civil supone la fijación de las materias que se comprenden en el mismo y su caracterización como derecho privado general.

La codificación civil, con su finalidad ordenadora, supone la creación de nuevos cuerpos legales, donde se relacionan las reglas unas con otras, y propone, por tanto, principios de seguridad jurídica y clarificación del ordenamiento jurídico

Esta tarea codificadora es consecuencia de varios factores:
su fundamentación filosófica (la importancia de la persona individual, y la necesidad de establecer un orden racional de las leyes);
y la política y social (la codificación se emparenta con el nuevo orden nacido en la Revolución francesa, y sus postulados: libertad e igualdad)
.

Hablando de dimensión jurídica, aquí nos centraríamos en la subjetiva, ya que alude a los títulos jurídicos de las personas, que facultan a hacer, dejar de hacer, incluso, pedirle a otro tal cosa.
Se considera el segundo estadio, a partir del Nuevo Régimen, llamado cultura de los derechos, pues todas las personas son susceptibles de generar derecho en su relación con los demás.
Se articula mediante varios instrumentos, destacando especialmente dos: la persona y sus relaciones jurídicas.

La persona jurídica (o moral) como individuo con derechos y obligaciones que existe, pero no como persona, sino como institución (por ejemplo, Universidad) que es creada por una o más personas físicas para cumplir un objetivo social que puede ser con o sin fines de lucro.

Las personas se pueden clasificar en dos grandes tipos: jurídicas individuales o jurídico colectivos, que normalmente se les suele denominar personas física y morales respectivamente

En otras palabras, una persona jurídica colectiva es aquella que tiene la capacidad de adquirir tanto derechos como obligaciones y que no es una persona física. Así, a éstas primeras, el Derecho les atribuye y reconoce una personalidad jurídica propia, por lo que en este sentido, la personalidad debe entenderse como la aptitud para ser sujeto activo o pasivo de las relaciones jurídicas.     

La tipificación surge más clara si se habla de una existencia necesaria, habida cuenta que entre ellas se debe contar al Estado, como principal, y luego las Cortes Generales, el Poder judicial, el Gobierno y sus entidades dependientes como la Iglesia, las Universidades, las Provincias, Municipios y toda otra entidad estatal que por su finalidad.

Así pues, también podemos hablar de las diferencias que hay entra persona física y persona jurídica.
Hay derechos y obligaciones que solo le pueden corresponder a una persona física, por ejemplo el derecho a la educación, a la vida, estos derechos no los tiene una persona jurídica desde el mismo momento que dicha persona no es un ser vivo. Así pues no ocurre nada si se decide terminar con una persona jurídica. En el caso de una persona física sería un asesinato, un homicidio o cualquier otra clasificación que explique la misma circunstancia.

Exégesis

Persona jurídica: individuo o entidad que, sin tener existencia individual física, está sujeta a derechos y obligaciones.

Asociación: uníón de individuos con un fin determinado


Fundación: organización constituida sin fin de lucro que, por voluntad de sus creadores, tienen afectado de modo duradero su patrimonio a la realización de fines de interés general.

Sociedad: conjunto de personas que se relacionan entre sí, de acuerdo a unas determinadas reglas de organización jurídicas y consuetudinarias, y que comparten una misma cultura o civilización en un espacio o un tiempo determinados.

Comunidad de bienes: es un cuasicontrato en el cual una cosa, derecho o masa patrimonial pertenece a varias personas, ya sean físicas o jurídicas, denominadas “comuneros”.
Se diferencia de la sociedad porque ella es un contrato, un acuerdo de voluntades, en cambio la comunidad es un cuasicontrato, es decir, las obligaciones que de ella emanan no se originan en un acuerdo de voluntades sino en la ley.

Habiendo desarrollado todos estos conceptos en la exégesis, y para ultimar, podemos ver que todos ellos están relacionados con las personas, ya sean jurídicas o físicas, y lo que abarcan en sí, ya sean instituciones y asociaciones, o derechos y obligaciones , que es de lo que trataba este artículo 35 del código civil.                                         

No se permite realizar comentarios.