Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Mencione tres obligaciones del depositante y depositario

Depósito:


En este caso, la obligación principal consiste en la guarda y conservación de una cosa, de modo que se mantenga en el mismo estado físico, a la vez que se preserve su valor de cambio y destino económico y se impida su sustracción o pérdida. Con respecto a los caracteres, se trata de un contrato que se presume oneroso (si se pacta la gratuidad, no se debe remuneración, pero el depositante debe reembolsar gastos razonables para custodia y restitución), es no formal (con la excepción del deber de las casas de depósito de entregar recibo), bilateral, de duración y puede ser de consumo. Su objeto son las cosas. En cuanto a la obligación del depositario, es poner la diligencia en la guarda de las cosas depositas, que tiene con las propias, además de no usarlas (en interés propio; si el uso es necesario o en interés del depositante, está permitido) y devolverlas con sus frutos (el depósito gratuito genera menor exigencia, y el oneroso mayor responsabilidad, por el pago del precio, y más aún si el depositario es profesional). Ante la pérdida de la cosa sin culpadel depositario, la misma es soportada por el depositante, en una responsabilidad subjetiva atenuada (ello mismo sucede en caso de deterioro, pérdida parcial o afectación de propiedades intrínsecas de la cosa)
. El plazo, por otro lado, si es convenido, se presume en favor del depositante (es posible la restitución anticipada reclamada por éste); si el depósito es gratuito, el depositario puede exigir, en todo tiempo, que se le reciba la cosa depositada. Ante falta de plazo de restitución, debe entenderse que cualquiera de las partes puede ponerle fin cuando quiera. El lugar de ello, es donde la cosa debía ser custodiada, excepto pacto en contrario (si es depósito irregular, la restitución será en el domicilio del deudor cuando se celebró el contrato). La persona a quien se restituye debe ser el depositario, o quien él indique; si se realizó en favor de un tercero, se requiere su consentimiento para que la cosa se restituya al depositario. El depositario no puede exigir prueba de dominiode la cosa por parte del depositante, en tanto puede realizar el depósito cualquier persona que tenga un poder de hecho sobre la misma.  En el caso del depósito oneroso, el depositante debe pagar la remuneración establecida para todo el plazo del contrato, excepto pacto en contrario. Con respecto a los gastos extraordinarios, de ser necesarios para la conservación de la cosa, se distinguen los urgentes (los realiza y tiene derecho a reembolso, siempre que sean razonables, adecuados, a precio de plaza y según el valor de la cosa) y los no urgentes (el depositario da aviso inmediato); se considera que lo mismo se aplica al depósito gratuito. En lo que se conoce como depósito activo, ante modalidad de custodia convenida, de ser necesario modificarlas por circunstancias sobrevinientes por poder la cosa perecer o desnaturalizarse de lo contrario, ello puede ocurrir, siempre que el depositario dé aviso inmediato al depositante.  Los herederos del depositarioque de buena fe hayan enajenado la cosa depositada sólo están obligados a restituir al depositante el precio percibido; si no ha sido pagado, deben cederle el crédito. Con respecto al depósito irregular, se trata del caso en que se entrega una cantidad de cosas fungibles, que no se encuentra en saco cerrado, transmitíéndose su dominio, aunque el depositante no haya autorizado su uso o lo haya prohibido; el depositario debe restituir la misma cantidad y calidad, siempre que la cosa no sea identificada, en cuyo caso se debe restituir la misma cosa en sí (se diferencia del mutuo en que, en él se beneficia el mutuario, mientras que en el depósito se beneficia el depositante; se aplican las reglas del mutuo cuando el depositario otorga al depositante la facultad de servirse de cosas fungibles). El riesgo derivado de la pérdida o deterioro de la cosa está exclusivamente a cargo del depositario, y no se aplican eximentes. Por otro lado, el depósito necesario, aquel en que el depositante no puede elegir la persona del depositario por un acontecimiento que lo somete a una necesidad imperiosa (similar a la fuerza mayor), incluye el depósito en hoteles;
Éste tiene lugar por la introducción en ellos de los efectos de los viajeros, aunque no los entreguen expresamente al hotelero o dependientes y aunque aquéllos tengan las llaves de las habitaciones donde estén. La responsabilidad  es objetiva y se extiende a los objetos introducidos en el hotel (si son de valor extraordinario, debe declararlos y el hotelero responde por ese valor, aunque se puede negar a recibir la cosa), como al vehículo guardado en el establecimiento, en garajes u otros lugares puestos a disposición del viajero;
eximentes incluyen el caso fortuito o fuerza mayor ajena a la actividad hotelera y las cosas dejadas en los vehículos de los viajeros. Las cláusulas de atenuación de responsabilidadse tienen por no escritas. Existen, además, establecimientos y locales asimilables:
Hospitales, sanatorios, casas de salud y deporte, restaurantes, garajes, lugares y playas de estacionamiento y demás, que prestan sus servicios a título oneroso (no se aplica eximente de cosas dejadas en vehículos). En lo que refiere a las casas de depósito, sus propietarios son objetivamente responsablesde la conservación de las cosas allí depositadas, excepto que prueben que la pérdida, la disminución ola avería ha derivado de la naturaleza de dichas cosas, de vicio propio de ellas o de los de su embalaje, o de caso fortuito externo a su actividad. Sus deberes incluyen dar recibo por las cosas que les son entregadas para su custodia, en el que se describa su naturaleza, calidad, peso, cantidad o medida; y permitir la inspección de las cosas recibidas en depósito al depositante y a quien éste indique.


No se permite realizar comentarios.