Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Ley de procedimientos administrativos

—- Fuente de la Inmunidad de jurisdicción en el Siglo XIX

Tipos de Inmunidad.
inmunidad de jurisdicción la imposibilidad de que un Estado pueda ser demandado ante los tribunales de otro Estado. Dicha inmunidad de jurisdicción fue concebida en términos absolutos hasta mediados del Siglo XX; es decir, si los Estados eran soberanos, poseían igualdad soberana, por tanto, no cabía posibilidad de que el Estado pudiera ser obligado a someterse a la jurisdicción de otro Estado, a no ser que mediara su consentimiento expreso. Este principio se traducía a ‘entre pares no hay Imperio’ o “par in parem non habet imperioum.” Entonces, si entre iguales no hay Imperio, resulta jurídicamente imposible que un Estado someta a otro a sus propios tribunales judiciales o administrativos. Por otro lado, la inmunidad es a la vez, un derecho que tiene cualquier Estado y una limitación que los demás Estados tienen a su facultad de dictar las normas que determinan las competencias de sus órganos administrativos.

El principio de inmunidad de los Estados se da a comienzos del Siglo XIX, con el reconocimiento de los privilegios de los soberanos extranjeros y de sus representantes diplomáticos. Una vez reconocida la inmunidad de estos sujetos, se admite la inmunidad del Estado, encontrándose la fundamentación de la misma en la práctica consuetudinaria y dando lugar a la teoría tradicional, absoluta o de exención. De acuerdo a este teoría, todos los actos que un Estado realice en el plano internacional, le son imputables en su calidad de poder público, de manera tal que, aunque desarrolle actividades propias de los sujetos privados, no podrá ser demandado sino ante sus propios tribunales. El primer caso en el que observan los lineamientos de esta práctica consuetudinaria se produce en 1812, bajo la causa judicial “The Schooner Exchange v. McFaddon” tratada en la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos.

—- Para dar curso a una demanda contra un Estado extranjero ¿Se requiere previamente su conformidad para someterse a juicio?

 Si, se requiere previamente su conformidad para someterse a juicio. En nuestro país, a pesar de la ausencia de regulación legislativa, la Corte Suprema se ha apoyado en la costumbre internacional, aplicando de esta manera la doctrina clásica de la inmunidad estatal. En el año 1958, bajo el mando del presidente de facto Aramburu, se emitíó el decreto ley
1285 de Reorganización de la Justicia Nacional, en donde en uno de sus artículos se mencionaba, “No se dará curso a la demanda contra un Estado extranjero, sin requerir previamente de su representante diplomático, por intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores, la conformidad de aquel país para ser sometido a juicio.” Naturalmente, luego de la promulgación de dicho decreto, la Corte Suprema continuó aplicando la doctrina tradicional, solo que ahora bajo el amparo de la nueva normativa.

¿Qué es la “Cláusula Gronda”? ¿En qué contexto surge

En el año 1958, a través del Art. 24 del decreto de la ley 1285 se establecíó que, “No se dará curso a la demanda contra un Estado extranjero, sin requerir previamente de su representante diplomático, por intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores, la conformidad de aquel país para ser sometido a juicio”, adecuando de este modo a la práctica y doctrina mayoritaria de la época. Sin embargo, más tarde, la rigidez legislativa de dicho artículo fue atenuada con la introducción de la “Cláusula Gronda” a través del decreto ley 9015/63.

Esta cláusula tiene su origen en una causa sustanciada en Milán con motivo de una demanda por estafa llevada a cabo por el ciudadano italiano Franco Gronda contra cinco ciudadanos argentinos.

La Argentina fue citada responsable civil y el tribunal italiano no hizo lugar a la defensa del principio de inmunidad de jurisdicción alegando que los actos por los que se demandaba a la Argentina no eran actos de Imperio, sino actos de derecho privado o de ‘gestionis.’

 —- ¿Qué acontecimientos mundiales generaron el cambio de la Tesis absoluta a la Tesis relativa de la inmunidad de jurisdicción?: Las transformaciones sociales, políticas y económicas que se dieron en el mundo durante las primeras décadas del Siglo XX, hicieron evidente que la inmunidad jurisdiccional de los Estados estaba entrando en conflicto con el derecho de acceso a la justicia de los individuos. De este modo, la teoría tradicional o absoluta fue reemplazada para mediados del siglo en adelante, por la teoría de la inmunidad condicionada, restringida o limitada. ¿Qué ejemplos puede mencionar al respecto? En el año 1952, el Sr. Tate, consejero legal del Deprtamento de Estado estadounidense, envió al Sr. Perlman, procurador general interino de este país, una carta en la que anunciaba que el Departamento de Estado seguiría la teoría restrictiva de la inmunidad soberana, limitando el reconocimiento de la inmunidad soberana a los actos gubernamentales o públicos, es decir, actos iure Imperio, sin extenderla a los actos privados, principalmente a los comerciales o iure gestionis.

—- Distinción actos iure Imperio / iure gestionis

Ejemplos internacionales: 6) Los actos iure Imperio son aquellos actos de gobierno realizados por el Estado extranjero en su calidad de soberano. Los actos iure gestionis, son aquellos actos de índole comercial, privados, que pueden ser realizados por una persona física o jurídica y, por no comprometer la soberanía o el poder estatal, no requieren un resguardo jurídico específico. Ejemplos de ellos son, por un lado, “Cereales Asunción S.R.L. C. Administración Nacional de Navegación y Oyertis de la República Paraguaya s/daños y perjuicios”, en el que la Corte Suprema juzgó que la rescisión de un contrato de concesión en el cual se había autorizado a la actora a operar en la zona franca paraguaya en territorio argentino resultaba un acto de iure gestionis por encuadrar en la previsión del art. 2o, inc. C), de la ley 24.488. Por otro lado, podemos mencionar a “Roldán, Segundo B. C. Embajada de la República de Vietnam del Sur s/ despido.”, en el que la Cámara laboral revocó una sentencia de primera instancia que rechazó por incompetencia una demanda por despido contra la embajada de Vietnam del Sur en nuestro país, ordenando correr el traslado. En el caso “Gómez, Samuel c. Embajada Británica” el actor inició una demanda laboral contra la Embajada Británica en Argentina con motivo de haberse desempeñado como jardinero hasta el momento de su despido. El magistrado de primera instancia, decidíó llevar adelante la causa a pesar de la negativa opuesta por el representante del Reino Unido. Para ello efectuó una distinción interpretativa en cuanto a los alcances del art. 24, inc. 1o del decreto ley 1285/58 con base en los actos iure imperii y iure gestionis de los Estados extranjeros. La Corte Suprema admitíó la inmunidad de jurisdicción que invocó la Embajada y dejó sin efecto lo actuado en tanto estimó que el art. 24, inc. 1o, no autorizaba la distinción efectuada por el a quo.

—- Caso Gronda. ¿Porqué el tribunal italiano no hizo lugar a la defensa Argentina acerca del principio de inmunidad de jurisdicción de los actos por los cuales se la demandaba? Fundamento. El tribual italiano no hizo lugar de la defensa Argentina de principio de inmunidad de jurisdicción de los actos por los cuales demandaba alegando que los actos por los que Argentina era demandada no eran actos de Imperio, sino de derecho privado o también denominados de gestionis.

—- ¿Qué provoca el caso Manauta?

Introduce por primera vez en nuestro orden jurídico la distinción entre actos de iure imperii e iure gestionis. Su contenido es de máxima importancia porque acoge la inmunidad de jurisdicción relativa, en armónía con la línea jurisprudencial trazada pocos meses antes por el Máximo Tribunal en el citado precedente. El pronunciamiento de dicho fallo motivó al Congreso a sancionar la Ley 24488 de Inmunidad de Jurisdicción de los Estados extranjeros ante los tribunales argentinos.

—- La presentación de un Estado extranjero ante la justicia Argentina a fin de invocar la inmunidad de jurisdicción, ¿Implica su consentimiento para quedar sometido a la jurisdicción Argentina? Actualmente, en nuestro ordenamiento rige la Ley 24488 la cual dispone que la presentación de los Estados extranjeros ante los tribunales argentinos para invocar la inmunidad de jurisdicción no debe ser interpretada como aceptación de la competencia. De este modo, Argentina sigue el criterio legislativo mayoritario a nivel mundial.

—- ¿Los organismos internacionales están equiparados a los Estados soberanos para invocar la inmunidad de jurisdicción? La Corte Nacional tuvo oportunidad de responder a esta inquietud en el caso «Duhalde, Mario Alfredo c/ Organización Panamericana de la salud -Organización Mundial de la Salud Oficina Sanitaria Panamericana» de Agosto de 1999. Aquí se discutíó si la inmunidad de Jurisdicción de que goza un Organismo especializado (Organización Mundial de la Salud como organismo especializado de Naciones Unidas) es equiparable a la de los Estados soberanos. La acción había sido promovida por el Sr. Duhalde a raíz de incumplimientos de obligaciones laborales por parte de la demandada. El fallo de primera instancia como la Cámara de Apelaciones fallaron a favor de Duhalde y rechazando la inmunidad de jurisdicción planteada por la Organización. Pero la Corte dio vuelta el fallo al establecer «que la Organización Panamericana de la Salud -Organización Mundial de la Salud, así como sus funcionarios, gozan en el territorio de sus estados miembros, incluyendo la República Argentina, de inmunidad contra cualquier tipo de proceso judicial o administrativo, salvo en el caso de que esa inmunidad sea expresamente renunciada, según lo dispone la Convencíón sobre Prerrogativas e Inmunidades de los Organismos Especializados de las Naciones Unidas, aprobada por la República Argentina por el decreto ley 7672.

No se permite realizar comentarios.