Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Colores de los planetas del sistema solar

El Viento Solar es un fenómeno caracterizado por la emisión de gas compuesto por una serie de partículas dotadas de carga eléctrica, principalmente de los núcleos de átomos de hidrógeno con una alta carga energética que puede alcanzar los 100 keV, aunque también incluyen núcleos de átomos de helio así como electrones. Estos iones se originan en la corona solar, superficie que puede alcanzar unos dos millones de grados centígrados, en puntos donde el campo magnético es débil.Este fenómeno astronómico se produce en forma de ciclos conocidos como ciclo de actividad solar que tiene una duración aproximada de unos once años y se encuentra regulado por los campos magnéticos del sol, en ellos que alternan épocas de una gran actividad solar con otras en la que disminuye tanto la frecuencia como la intensidad de las mismas.On capaces de viajar a través del espacio a velocidades que oscilan los 450 kilómetros por segundo, con lo que pueden llegar a la tierra en un lapso de 3 a 5 días. Este viento se trasmite en el espacio como una onda expansiva que puede alcanzar la superficie de los distintos planetas y propagarse más allá de los límites de nuestro sistema solar, llevando consigo el campo magnético solar así como una importante cantidad de materia de su superficie. El área total del espacio que puede ser alcanzada por el viento solar se denomina heliosfera y se estima que llega mucho más allá del planeta Plutón, el último de nuestro sistema solar.

En el caso de la tierra, la atmósfera terrestre es capaz de detener las partículas del viento solar dando así origen a fenómenos como las auroras boreales en el hemisferio norte y australes en el hemisferio sur. Esto se debe al choque de las partículas que integran el viento solar con el campo magnético de los polos de la tierra, quedando atrapadas en el mismo y pasando a una parte de la atmósfera conocida como ionosfera en donde el contacto con los gases que la integran da origen a la emisión de luz que caracteriza a las auroras.El viento solar tiene un efecto directo sobre el campo magnético terrestre, siendo capaz de dar origen a fenómenos como la tempestad magnética, hecho que puede originar interferencia con las comunicaciones de radio, así como afectar el normal funcionamiento de equipos como los satélites localizados sobre la órbita terrestre.

Estas emisiones solares son capaces de disminuir la atmósfera de planetas que tienen un bajo campo magnético, también llamado magnetosfera, llegando a eliminarla por completo. El ejemplo más carácterístico de este fenómeno es Mercurio, el planeta más cercano al sol que recibe el mayor impacto de los viento solares, nuestra luna también carece de campo magnético y por ende de atmósfera
.

Actividad en la superficie del sol crea un tipo de clima llamado clima espacial. El sol está muy lejos – aproximadamente 93 millones de millas (150 millones de kilómetros) – de la Tierra. Sin embargo, el clima espacial puede afectar a la Tierra y el resto del sistema solar. ¡En el peor de los casos, puede dañar satélites y causar apagones eléctricos en la Tierra!¿Cómo puede el clima espacial viajar hasta la Tierra?

El sol siempre está arrojando gas y partículas al espacio. Esta corriente de partículas se conoce como el viento solar.. El gas y las partículas provienen de la atmósfera exterior caliente del sol, llamada la corona
. Estas partículas de la corona están cargadas con electricidad. El viento solar lleva estas partículas hacia la Tierra a un millón de millas por hora!

¿Qué nos protege del clima espacial?

La Tierra tiene un área de actividad de fuerza magnética, llamada campo magnético. También está rodeado por una chaqueta de gases, llamada una atmósfera
. Nuestro campo magnético y atmósfera actúan como un escudo de superhéroes, protegíéndonos de la mayoría de la explosión del viento solar.

La mayoría de las partículas cargadas chocan contra el escudo de la Tierra y fluyen a su alrededor. Las partículas aplastan y aplanan el lado del campo magnético que se enfrenta al sol. El otro lado del campo magnético se estira en una cola larga y trasera.Puede el clima espacial ser dañino?

¡Sí! A veces la actividad magnética dentro del sol provoca intensas tormentas solares. El viento solar se hace mucho más fuerte durante estas tormentas. Fuertes vientos solares pueden ser peligrosos.

Durante una tormenta solar, estallan explosiones llamadas llamaradas solares
. Las llamaradas solares envían toneladas de energía zumbando a través del espacio a la velocidad de la luz. A veces las llamaradas vienen con enormes erupciones solares. Estas erupciones son llamadas eyecciones de masa coronal.

Toda esa radiación adicional puede dañar los satélites que usamos para las comunicaciones y la navegación. Puede interrumpir las redes eléctricas que proporcionan nuestra electricidad. La radiación de las tormentas solares también puede ser peligrosa para los astronautas en el espacio.

El Sol emite montones de partículas cargadas que a veces reciben el nombre de “viento solar”. Estas partículas pueden afectar al campo magnético que rodea nuestro planeta. En ocasiones, producen efectos maravillosos, como las auroras. Además, la regíón del espacio que nos rodea puede verse afectada por partículas cargadas de energía tales como los rayos cósmicos. Los fenómenos que estas partículas producen en el espacio son lo que llamamos “clima espacial”.La mayor parte de este clima es muy suave y no nos afecta mucho. Por eso, no necesitamos mirar la predicción del «tiempo» espacial antes de salir de casa cada día. Sin embargo, es algo que los científicos de la ESA vigilan constantemente, ya que unos vientos solares muy fuertes pueden perturbar o incluso dañar los satélites que están en órbita, así como las centrales de generación eléctrica de la Tierra. ¡Imagina no tener sistemas de navegación por satélite, teléfonos móviles o electricidad! Causaría graves perjuicios y tardarían tiempo en arreglarse. La ESA estima que un fenómeno climatológico extremo en el espacio podría provocar problemas y daños por valor de unos 15 000 millones de euros: ¡un montón de dinero!

En épocas de actividad máxima, los efectos físicos y magnéticos sobre la Tierra pueden tener un impacto significativo en los dispositivos eléctricos y electrónicos. La localización mediante GPS, las telecomunicaciones, operaciones vía satélite, seguimiento espacial, radionavegación, redes eléctricas y redes de transporte de combustible pueden sufrir daños.


No se permite realizar comentarios.