Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Características de la demanda en Educación

Algunas características de la demanda en Educación de personas Adultas y Mayores en América Latina y el Caribe (Rovelo, 2009,134-137):

– Importante porcentaje de población joven, de cada10 personas 7 son menores de 35 años.

– Planteamiento de estrategias comunes para la educación de personas jóvenes y adultas en Latino-América y el Caribe.

– Los niveles educativos más bajos se corresponden con los grupos sociales más desfavorecidos.

– Cerca de 200 millones de personas sufren retraso educativo y no han llegado a finalizar su educación básica.

– El 14% de la población son analfabetos básicos, la mayoría mujeres.

La conclusión que reflejan estos datos es que existe una mayoría de población joven, en relación al sector de personas adultas y mayores. Pon lo tanto, la edad en que la persona queda fuera o abandona el sistema educativo es temprana. Por esta razón se van a plantear fuertes necesidades de formación básica en personas menores de 35 años y pertenecientes a los sectores más excluidos.

– Región formada por 21 países con una gran diversidad cultural y con más de 600 lenguas.

-El 25% de la población sobrevive con 2 dólares diarios, se calcula unos 200 millones de pobres.

– En 2003 hay 1000 mil niños huérfanos que vivían en las calles y más de 14 millones de niños que tenían que trabajar.

Una conclusión de estos datos es que la educación se convierte en un medio para rescatar de la pobreza y de la exclusión a ésta población.

Otra conclusión que se plantea es que las necesidades educativas prioritarias son otras, porque aún está por alcanzar derechos fundamentales de la infancia y los principios éticos y sociales básicos, como el de que toda la población infantil esté escolarizada o que no se precise el trabajo infantil para el sustento familiar ante la situación tan generalizada de pobreza.

Una tercera conclusión es la de que se ha de contemplar y considerar en todo su valor y significado la pluralidad étnica, cultural y lingüística de todas las comunidades a las que se atiende a nivel educativo por medio de planes y programas por igual.

– Se critica a los programas de Educación de personas adultas por su falta de conocimiento y de consideración de los intereses y las necesidades de la población a la que van dirigidos. En los procesos de formación no se considera ni la voz, ni los intereses ni las necesidades de las personas participantes.

– Existe una gran distancia entre las políticas y la regulación legislativa, respecto a la realidad de las necesidades y características de la formación.

– Se debe considerar y analizar si las alternativas educativas, tanto de los estados y las administraciones, como de las ONG. son pertinentes y generan o no un efecto transformador para personas y grupos.

La conclusión que se deriva de estas afirmaciones es que las expectativas de las personas demandantes de formación son satisfechas, en un contexto donde hay pocas opciones formativas y las expectativas respecto a ellas son bajas; por lo tanto, es precisa generar una valoración crítica de las mismas.

Algunas características de la demanda en Educación de personas Adultas y Mayores en España (FAEA, 2009, 143-150):

– Se produce el desarrollo de la Educación de personas adultas a través de las administraciones autonómicas.

– Se plantea la necesidad de incrementar las tasas de escolarización y en las enseñanzas postobligatorias.

– Es urgente alcanzar el éxito educativo en todas las las enseñanzas obligatorias.

– El gasto en educación procedente de las administraciones públicas es del 4,29 del PIB, apreciándose un incremento del 0,85 entre 1995 y 2005, mientras que los recursos privados suponen solo el 0,88 del PIB. El porcentaje del gasto público aplicado a la educación de personas adultas es del 0,7-0,8.

– Necesidad del desarrollo de la educación a lo largo de la vida; así como del reconocimiento y la validación del aprendizaje no formal e informal.

– Desarrollo de la ciudadanía, la igualdad de oportunidades y la cohesión social.

– Los nuevos demandantes de educación de personas adultas son: jóvenes que han abandonado el sistema educativo sin tener a titulación mínima, población inmigrante que necesita aprender las lenguas, la obtención de la titulación básica y formación, población que precisa adquisición de competencias profesionales.

– El 10% de la población adulta española entre 25 y 64 años ha participado en alguna acción de educación o formación permanente en el años 2006, un 11,5 mujeres y un 9,3% hombres.

– La formación en la edad adulta puede tener un carácter instrumental (obtención del Graduado en Educación Secundaria, por ejemplo) y esto explica algunas demandas; pero también un carácter finalista (participación en una tertulia literaria dialógica, por ejemplo) y esto explica otras. ¿Cómo se establece la prioridad y el equilibrio en la oferta, cuando no se ha invertido más en época de bonanza y estamos en época de recesión?

 Actualmente se afirma la necesidad de que, en nuestro contexto, una persona para no quedar excluida ha de tener las competencias que acredita el título de Bachillerato o el de Técnico de la Formación Profesional. ¿Qué más públicos quedarían incluidos en los demandantes de educación de personas adultas, que no están en la relación anterior?

No se permite realizar comentarios.