Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Sociedades: tipos y su teoría general

Teoría General de Sociedades

Conceptos.Cuando la persona  se reúne con otras y forma un grupo, aparece la asociación, la cual es una unión voluntaria de personas que unen sus fuerzas para llegar a un fin. En el concepto amplio, abarca toda agrupación de personas con cualquier fin.En el sentido estricto, la sociedad consiste en un acuerdo entre varias personas con un interés común (ánimo de lucro) y por ello se asocian, para satisfacer las necesidades que pretendan a través de una actividad organizada. El concepto de sociedad civiles igual que el de mercantil. La sociedad civil es un contrato por el cual dos o más personas se obligan a poner en fondo común: dinero, bienes o industria con la intención de repartir entre si las ganancias. 

Características. Hay tres características: La sociedad es un contrato. Se necesita un fondo común. Se necesita un ánimo de lucro. 

CONTRATO. Es un contrato consensual porque se perfecciona con el consentimiento de las partes (socios). Es un contrato de gestión colectiva ya que tiene que existir colaboración entre los socios porque al faltar los intereses contrapuestos entre los socios, queda sustituida por la idea de cooperación. Respecto a la sociedad: es un contrato de organización porque se crea una entidad, que en más o menos medida, se independiza de los otros. Sociedad dotada de un patrimonio autónomo y una personalidad jurídica independiente. Es un contrato oneroso, es decir, que todos aportan algo, es decir, en la medida que se hayan comprometido. Con la nueva regulación se admite la constitución de Sociedad Anónima con un único socio. 

FONDO COMÚN. Todos los socios tienen que realizar una aportación para, con la suma de esas aportaciones crear el fondo común. En  un principio el fondo común es el capital inicial. Tipos de aportaciones:Aportaciones dinerarias a Capital líquido. No dineraria a Aportan bienes monetarios (muebles o inmuebles) o bienes inmateriales (patente, marca…) que son bienes protegidos por la propiedad industrial. Estas se valoran en dinero. Industria a Trabajo, el socio aporta mano de obra, conocimientos, etc. En el acto de constitución, un socio se compromete a hacer un 10%, el otro un 40% y otro 50% están obligados a aportarlo. 

ÁNIMO DE LUCRO. Característica fundamental del contrato de sociedad. El fin de obtener unas ganancias y unos beneficios es lo que motiva a los socios. El ánimo de lucro supone la intención de los socios de obtener una ganancia, es por lo que se constituye la sociedad. El ánimo de lucro supone que la ganancia obtenida tiene que ser común a todos los socios y repartirse en proporción a su aportación. Si existen perdidas también tienen que repartirlas, con una excepción, que es el socio de industria, ya que no ha hecho aportación de bienes y en las ganancias participa como el socio que haya aportado menos a no ser que en las clausulas ponga otra cosa. Dependiendo de la actividad a la que se dediquen las sociedades pueden ser mercantiles y civiles. 

Tipos de sociedades

Personalistas

Se constituyen teniendo en cuenta las características personales de los socios, por lo que su participación, de cada socio, es intransferible a terceros sin consentimiento de los otros socios. Además, la gestión, administración y la representación, en principio corresponde a cada uno de los socios, aunque se pueden nombrar cargos. Al ser personalistas, son de responsabilidad ilimitada. Las sociedades de responsabilidad ilimitada son sociedades que primero responde el capital de la sociedad, pero si no es suficiente, cada uno de los socios deberá responder con su patrimonio propio, para acabar con la deuda. Además, responderán con sus bienes presentes y futuros. Pero deben responder con correspondencia o en proporción a la aportación de cada uno. Las sociedades personalistas son las sociedades civiles, las colectivas y las comanditarias simples. 

Capitalistas

Se crean basándose en el capital aportado, lo que se tiene en cuenta es la aportación, o cuantía de su aportación, de cada socio. Por lo tanto la participación del socio es libremente transferible a terceros, porque  el nuevo adquiriente, se subroga en los derechos y las obligaciones del vendedor. Por otra parte, la gestión, la administración y la representación, se llevan a cabo por un administrador, dos administradores (administración mancomunada o solidaria) o bien, más de dos socios, estando entonces obligados a crear un consejo de administración. La responsabilidad de los socios es limitada, es decir, de las deudas sociales solo se responde con capital o patrimonio de la sociedad. Por lo tanto, los socios solo pierden lo que habían aportado. Y si no tienen patrimonio social para cubrir la deuda, entran en concurso de acreedores. Son sociedades capitalistas: las sociedades anónimas, las sociedades limitadas y las sociedades comanditarias por acciones.

Sociedades civiles y mercantiles

Sociedades civiles

El objeto de la sociedad no es una actividad comercial. Se rige por la liberta de forma en su constitución (salvo en el caso de que se aporten bienes inmuebles) y no ha de inscribirse en registro alguno. Son sociedades personalistas. La responsabilidad de los socios por las deudas es subsidiaria, ilimitada y mancomunada en relación con su cuota, haber o participación social después de haberse hecho excusa del patrimonio social. Se rigen por las disposiciones del C. Civil ( Arts. 1665 a 1708). 

Sociedades mercantiles

Para su constitución es necesario la escritura pública y su inscripción en el Registro Mercantil. El objeto de la sociedad es una actividad mercantil, industrial o comercial. Los tipos de sociedades mercantiles son: colectivas, comanditarias, sociedades anónimas y sociedades de responsabilidad limitada. 

Sociedades colectivas: Son sociedades personalistas. La responsabilidad es ilimitada, solidaria y subsidiaria. 

Sociedades comanditarias simples: Están formadas por socios colectivos que responden personalmente de las deudas y gestionan la sociedad, y por socios comanditarios que no responden de las deudas (solo realizan aportaciones de capital) y no pueden intervenir en la administración de la sociedad. 

Sociedades comanditarias por acciones: Presentan la doble peculiaridad de tener todo su capital dividido en acciones y que, junto a los socios comanditarios, existan los socios colectivos. Al menos uno de los socios de este tipo de sociedad mercantil tiene que ser colectivo y responder de las deudas sociales que dando necesariamente a su cargo la administración de la sociedad. Sociedades anónimas. Tienen su capital dividido y representado en acciones. Los socios responden limitadamente de las deudas sociales. 

Sociedades de responsabilidad limitada. tenen su capital dividido en participaciones que no pueden venir representadas en títulos de valores. Sus socios responden limitadamente de las deudas sociales. 

La personalidad jurídica de las sociedades mercantiles: adquisición de la personalidad. El contrato de sociedad tiene una doble vertiente, la parte contractual, es decir, el contrato social realizado por los socios va a ser eficaz entre los propios socios en relaciones internas y frente a terceros, sea cual sea la forma de sociedad. La otra vertiente del contrato de sociedad es la constitucional, que es cuando adquiere su personalidad jurídica, es decir, una vez que se constituye la sociedad, sea del tipo que sea, y una vez que cumple las formalidades legales, nace o se crea una persona jurídica nueva, distinta de los socios, con un patrimonio independiente. Cuando una sociedad adquiere personalidad jurídica propia, quiere decir que adquiere autonomía, tiene individualidad propia, que sirve para que se le considere un empresario mercantil y social sea cual sea su forma. Además, como tiene individualidad propia, tiene capacidad jurídica y capacidad de obrar, va a poder contratar y operar en el tráfico mercantil a su propio nombre. Además,  va a tener su patrimonio propio con el que va a responder. Patrimonio al que van a ir a parar las ganancias y las perdidas. Para adquirir la personalidad jurídica, necesita unos requisitos de forma, que son: Otorgarse en escritura pública. Inscribir la escritura en el registro mercantil. Dar publicidad a la inscripción en el BORME. Cuando cumple con los requisitos, se dice que ya reúne todos los requisitos para estar válidamente constituida, y adquiere personalidad jurídica. 

La sociedad irregular: características. Puede darse el caso de que le falte algún requisito de forma, es decir, puedes ser que le falte alguno de los tres requisitos anteriores. Si le falta algún requisito de forma para estar debidamente constituida, estamos frente a una sociedad irregular, y carece de personalidad jurídica propia, por lo que no puede contratar, ni actuar de forma autónoma. Pero de forma contractual, si que es una sociedad, aunque frente a terceros, cada socio será responsable de sus actuaciones de forma individual. Pero en el momento en que la sociedad se regularice, cada socio podrá reclamar responsabilidad a los otros.

No se permite realizar comentarios.