Apuntes para todos los estudiantes y cursos

El tratamiento científico de la información

1. EL TRATAMIENTO CIENTÍFICO DE LA INFORMACIÓN 

1.1. Irrupción de la sociología y de la psicología en los estudios científicos de la información

A partir de la segunda cuarta parte del siglo XX, la sociología aplica sus métodos o investigación científica de información, como consecuencia de que utiliza en su metodología el comportamiento de la sociedad.
De la segunda cuarta parte del siglo XX hasta la mitad de este siglo, la sociología aplica sus métodos empíricos y cuantitativos para analizar científicamente la información, perfeccionando las anteriores.
Como resultado de estas investigaciones se desprende el aumento de influencia en la sociedad en los media.
La psicología, después de utilizar sus métodos experimentales sin mucho éxito hasta iniciarse el siglo XX, interviene de forma importante aportando el estudio del impacto de los media en el individuo.
Percepción y persuasión se convierten así en concepto de estudio en los efectos de los media. Tras descubrir que los media son capaces de persuadir, empieza estudiarse como elementos de lucha y propaganda en política.
Llama la atención que en la Primera Guerra Mundial se estudiase la limitación de la libertad de prensa y que entre guerras los media fuesen vehículos de propaganda internacionales con fines políticos.
Al descubrir los estudiosos del tema que psicológicamente los media pueden ser un peligro social, empiezan a definirse las repercusiones éticas y las deontológicas profesionales.
Este peligro de los media lleva a los poderes laicos y religiosos a valorar científicamente la información. Posteriormente se utilizan en beneficio de su propio credo.
Paralelamente a que la sociología y la psicología irrumpieron en el estudio de la información, también lo han seguido haciendo las disciplinas humanísticas.
En esta época surge en Norteamérica la llamada ciencia de la comunicación de masas, cuyo influencia se extendió después poderosamente a otros confines (Latinoamérica, Japón, y fundamentalmente, países europeos como el nuestro).

1.2. Cibernética, comunicación e información: Wiener, Scrhamm y Shannon y Weaver

Aunque el siglo XIX Ampere usara el vocablo, es la mitad del siglo XX cuando se convierte en ciencia autónoma.
La cibernética, ciencia que estudia los mecanismos de comunicación y de control en las máquinas y en los seres vivos, ha sido fundamental en el desarrollo de la investigación científica de la información y de la comunicación.
Poco antes de iniciarse la segunda mitad del siglo XX, Claude Elwood Shannn, ingeniero y matemático, norteamericano nacido el año 1916 y el también matemático norteamericano Warren Weaver (1894-1978), propusieron su famosa “teoría matemática de la comunicación”, con el fin de lograr la máxima economía del tiempo, energía y dinero en el diseño de señales y canales técnicos de transmisión, con la aparición en el año 1948 de “cibernética, control y comunicación en el animal y la máquina” de Norman Weber (1894-1960), considerado como fundador de la cibernética, norteamericano como las anteriores, se les atribuye la renovación de la teoría cibernética que, junto con las aportaciones filosóficas del igualmente norteamericano Ayer, ampliaron enormemente el tratamiento científico de la información.
Según afirmaba el profesor Angel Benito, las ideas centrales de la cibernética que interesan para nuestro propósito son:
– La teoría de transmisión o de la comunicación. Es el estudio científico de los medios utilizados para trasmitir un información: humanos (lenguaje, arte, música, escritura), animales (los medios de relación entre ellos) o instrumentales (técnicos, mecánicos, ópticos, acústicos, electrónicos, radioeléctricos…).
– El mensaje. Es el conjunto de datos necesarios para conocer el asunto que se trasmite.
– La cifra del mensaje o su codificación, que exige un descifrador en el término que recibe el mensaje, el cual habrá de elegir entre las diversas probabilidades la más adecuada a los fines del destinatario.
Wilburg Schrhamm , vinculado a la universidad de Stanford, se convirtió en uno de los estudiosos más destacados haciendo irrumpir la cibernética en los enfoques sociológicos de la teoría de la información. Hizo otras aportaciones importantes con el fin de completar el estudio del proceso de la comunicación, que tienen su sitio en otro lugar positivo junto con otros contextos y adaptaciones gráficas posteriores.
La aportación de la cibernética a las ciencias de la información, aflora al hacer un estudio global de la incidencia de la ciencia cibernética en otras ciencias (estudio del sistema nervioso en medicina, desarrollo de la informática…). Respecto a la ciencia de la información como tal, la cibernética se configura en ella como “una ciencia de la comunicación y del control en el hombre y la máquina” (Ángel Benito).
El profesor Gonzalo Abril afirmó que “el desarrollo de la cibernética durante la segunda mitad del siglo XX ha sido inseparable del desarrollo de las máquinas informáticas y de sus aplicaciones”.
La cibernética, dijo el profesor Angel Benito, “ha potenciado el proceso de la comunicación y su estudio, sistematizando su dialéctica, precisando el papel técnico de cada uno de sus elementos y, especialmente, estructurando para la ciencia los campos distintos de investigación”.

Influencia de la redundancia y la entropía en la comunicación

La información repetitiva en un medio que no sin interferencias (ruido), produce una redundancia (repetición innecesaria de elementos, señales, palabras…) que, alterando la situación receptiva al aumentar innecesariamente las unidades de información originales (signos, señales…) dificulta la comprensión del mensaje.
En el caso de que existan interferencias, la acción repetitiva de la redundancia contrarresta el ruido, la perturbación producida por las interferencias, facilitando que el mensaje sea más inteligible.
El concepto de entropía, en termodinámica se usa para medir la degradación de la energía de un sistema en su tendencia a su estado natural equilibrado, en la teoría de la comunicación designa la probabilidad de la naturaleza de un mensaje dentro de un conjunto de ellos.
En la naturaleza, “el aumento de la entropía de un sistema supone el paso del estado menos probable a uno más probable” (Gonzalo Abril), es decir, el paso de una ordenación de los elementos en un sistema, a un estado de desorden.
La estructura, la organización de la información, en la elaboración del mensaje, su intencionalidad, hace que aumente la probabilidad de una comunicación eficaz del mismo, al ordenar sus elementos en el desorden universal de los signos.
La entropía aplicada a la información es aritméticamente opuesta a la de la naturaleza.

1.3. Tendencias de las ciencias del información

Gracias a las aportaciones que han hecho en el estudio de los media la cibernética, la estadística, las matemáticas, la sociología y la psicología, respecto a investigaciones sobre la forma de actuar estos en los públicos, se ha avanzado mucho en el proceso científico, aunque hay que destacar que Estados Unidos tomó la delantera respecto a Europa, como consecuencia de que en aquel país los resultados de la investigación sociológica fueron más inmediatos.

1.4. La ciencia de la comunicación estadounidense

Georges Horace Gallup, estudió estadísticamente en el año 1930 los intereses del lector de la prensa escrita estadounidense, abriendo camino a los análisis de contenido y a los estudios cuantitativos de efectos en la opinión pública, llegando a crear, cinco años después, un importante instituto de sondeos de opinión pública.
Paul Félix Lazarsfield, sociólogo, se dedicó a investigar los problemas de la comunicación social en Estados Unidos, aportando obras como “La radio y la página impresa” en 1940, comparando “oyente y lector” tras el auge de la publicidad y la competencia que la radio empezaba a tener con la prensa escrita. También escribió, después de publicar bastantes obras científicas desde 30 años antes, “filosofía de las ciencias sociales” en 1970.
Lazarsfield y otros investigadores (Scrhamm, White, Laswell, Berelson,…) consiguieron que la ciencia de la comunicación norteamericana predominase hasta más de la mitad del siglo XX.
Su discípulo Bernard Berelson propició un nuevo auge posterior al sintetizar lo más importante de la investigación estadounidense, sistematizada en la siguiente tabla:
Laswell, estudioso de la política vinculado a la universidad de Yale y especializado en sociología del información, hizo aportaciones fundamentales con esquemas muy claros como se verán más adelante.
Merton estudió psicosocialmente de influencia de la persuasión en el individuo y en la sociedad.
Klapper, conductista, se especializado o investigando los efectos de la comunicación colectiva y su estudio sobre el impacto psicológicos de los media; denotó internacionalmente el aspecto negativo de su peligrosidad y el positivo en su utilización para el desarrollo de la sociedad.
El profesor Ángel Benito señaló tres direcciones fundamentales en la investigación estadounidense de la comunicación social: “el estudio de las audiencias, el análisis de los contenidos y la consideración de los efectos”, en su pretensión de encontrar “las diversas funciones psicosociales de la comunicación” y la repercusión de los media en su contribución “al fenómeno general de la comunicación, al desarrollo y a la integración social”.

1.5. Proyección norteamericana hacia el tercer mundo

Algunos alumnos de las universidades norteamericanas oriundos del tercer mundo, volvieron a sus países para investigar en ellos.
En este sentido de que destacar la contribución del periodista hindú Rao, con sus investigaciones en zonas subdesarrolladas sobre los efectos de la comunicación social en áreas no industriales y las investigaciones de Myrdal en otras zonas sur asiáticas.

1.6. Evolución europea

Las aportaciones europeas a las ciencias del información han sido fundamentalmente teóricas durante el siglo XX, evolucionando desde su tradición humanística y desde los estudios históricos de su prensa, fundamentalmente, analizando la interrelación prensa-política, estudiando el poder persuasivo de la propaganda,…
Por países, puede decirse que ha sido Alemania la que ha proporcionado numerosas bibliografía científica sobre las ciencias de la información.
Walter Hageman publicó en el año 1947 una obra (“Fundamento de la Publicistica”) en la que trata conjuntamente los media. Estudió el contexto social de la reacción de los públicos, los media y la motivan y los métodos utilizados en el trabajo informativo. Destaca su enlace de los conceptos información y actualidad, a la que considera característica básica en la difusión de información.
Maletzke ha realizado investigaciones psicológicas de los media, fundamentalmente radio y televisión, sintetizando la teoría científica alemana y la metodología psicológica del estudio estadístico estadounidense de los media, recogidas en su trabajo teórico que llamó “Psicología de la comunicación colectiva”.
El profesor Otto B. Roegele, de la universidad de Munich, ha merecido la consideración del profesor español Ángel Benito de ser “el primer especialista alemán en teoría general del información”, al que le confiere, además, el haber influido, con su síntesis científica sobre la coyuntura social de la información, en Alemania y en otros países europeos.
La practicidad experimental norteamericana ha tardado en adentrarse en la diversidad de escuelas alemanas preocupadas de un estudio algo alejada de la realidad sobre los media.

No se permite realizar comentarios.