Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Poesía clasicista y tradicional

Situación al acabar la Guerra Civil: Antonio Machado muerto en el 39, poco después de cruzar la frontera francesa. Ramón Jiménez está exiliado desde el comienzo de la guerra. De los del 27: Lorca fue asesinado en el 36. Solo Gerardo Diego, Dámaso Alonso y Aleixandre permanecen en España. Todos los demás se han visto obligados o exiliarse.

Un poeta de transición Miguel Hernández:

Preso político que al acabar la guerra muere en la cárcel en 1942 con 32 años. Aunque gran parte de su producción se muestra estrechamente vinculada a la poesía del 27. El rayo que no cesa Viento del pueblo. Pero sus últimas obras tienen un tono existencial que las conecta con la poesía de la postguerra. Cancionero y romancero de ausencias.

La poesía del exilio

La mayoría de los autores coinciden en el tratamiento constate del tema de España. El enfoque es casi siempre nostálgico, y con frecuencia se impone un sentimiento de angustia y desesperación. El tono se vuelve a veces rabioso y hasta insultante con los vencedores. El poeta más representativo es León Felipe (1884-1968) Español del éxodo y del llanto.

La poesía de la inmediata posguerra (40):


Pese a la pobreza general de la cultura durante la primera década de posguerra, es quizá la poesía el ámbito en el que hay mayor diversidad y riqueza artística. Dámaso Alonso distinguía dos corrientes:

La poesía arraigada (la de los vencedores):

Se impone la poesía propagandística de corte fascista de los vencedores de la guerra. Se tiene una visión optimista del mundo. La temática suele ser amorosa, religiosa, paisajística. Predominio del soneto. Aparecen dos revistas, una de corte netamente falangista, Escorial y Garcilaso.

Leopoldo Panero

Escrito a cada instante.

Felipe Vivanco:

Continuación de la vida.

La poesía desarraigada (la de los vencidos):

En el año 1944 tres importantes poetas que van a mostrar su disconformidad con el mundo circundante, tienen una visión angustiada de la vida y de Dios y supone los primeros indicios de una protesta social y política. Esta poesía desarraigada influirá decisivamente en la orientación de la poesía española durante los años 50, la llamada poesía social. Tienen un tono extremadamente emotivo y dramático que se adapta mejor al verso libre.
Dámaso Alonso (1898-1990) pública Hijos de la Ira querevolucionó el panorama de la poesía española con una imagen patética de la realidad que lo rodea.
Aleixandre (1898-1984), que ha preferido quedarse en España porque no ve amenazada su vida a pesar de sus ideales republicanos, Publicó Sombra del paraíso en 1944 y contribuyó decisivamente a desdibujar la imagen poética de la España oficial con grandes dosis de angustia y el desarrollo de un fuerte sentimiento de anhelo del paraíso perdido. Su revista más emblemática es Espadaña.

Victoriano Cremer

La espada y la pared.
José Luis Hidalgo los muertos.

Blas de Otero

Ángel fieramente humano y Redoble de conciencia. Refundidos en un único libro posteriormente Ancia. Figura excepcional de la década Carlos Edmundo de Ory.
Creador del postismo movimiento que enlazaba con las vanguardias de los años 20.

La poesía social (50):


Se desarrolla como una evolución de la poesía desarraigada del yo existencia a un nosotros solidario. En la poesía es dominante en este período el Realismo social, aunque siempre expresada dentro de los estrechos límites impuestos por la censura. Se caracteriza esta poesía por: El lenguaje sencillo y coloquial. Predominio del verso libre. Una mayor preocupación por los contenidos que por los primores estéticos. Cierto carácter narrativo. Deliberada tendencia hacia el prosaísmo, en ocasiones.

Blas de Otero

Pido la paz y la palabra.

Gabriel Celaya

Cantos Iberos.

José Hierro

Cuento se de mi.

El grupo Cántico DE Córdoba (40):

Toma su nombre de la revista en que se dieron a conocer sus componentes. Es una poesía que se aparta de la entonces vigente para enlazar con la del 27 (Cernuda y Lorca sobre todo).

Pablo García Baena

Junio.

Ricardo Molina

Elegías en Sandua.

La generación del medio siglo (50 y 60):

Los poetas de los años 60 son poetas nacidos entre 1925 y la Guerra Civil. Publican sus primeras obras en los años 50, muchos de ellos en la órbita de la poesía social, aunque tienen una reacción contra esta. Vuelven a un cierto intimismo con una carácterística visión irónica de la realidad y de la propia existencia, aunque sin que desaparezca del todo la preocupación social. El estilo es más cuidado y personal, más literario.

José Ángel Valente

Poemas a lázaro.

Jaime Gil de Biedma

Poemas póstumos.

Ángel González

Tratado de Urbanismo.

Claudio Rodríguez

Don de la Ebriedad.

La renovación poética de los 70:


Los novísimos:

Desde finales de los 60, surge un grupo de jóvenes poetas que van a conducir la poesía española por rumbos diferentes: la generación del 68, más conocida como los novísimos, nombre que se debe a la antología preparada por el crítico José María Castellet y publicada en 1970 con el título Nueve novísimos poetas españoles. En ellos se ve la nueva dirección que iba a tomar la poesía española de esta década. Se vuelve al Vanguardismo. Se produce una incorporación de elementos propios de la cultura pop (cine, cómic, rock.) Tienen tendencia a un esteticismo brillante y sensual que recuerda al Modernismo.

Pere Gimferrer

Arde el mar. Leopoldo María Panero Así se fundó Carnaby Street
La poesía de signo clasicista se desarrolla de forma paralela a la anterior cercana a la tendencia esteticista señalada. Tienen un tono meditativo y una contención expresiva.
Protagonismo simbólico de la naturaleza.

Antonio colinas

Sepulcro en Tarquinia.

Jaime Siles

Canon

No se permite realizar comentarios.