Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Luces de bohemia personajes

CarácterÍSTICAS DEL ESPERPENTO Y SU REFLEJO EN LUCES DE BOHEMIA

Lo fundamental del esperpento son: técnicas de deformación y distanciamiento, y un intento de profundizar en la vida miserable de España: crítica

En cuanto al distanciamiento, el recurso más utilizado por Valle
Inclán es el de adoptar un punto de vista “desde arriba” o “levantado en el aire”. Este consiste en separarse de lo que se va a contar, ponerse por encima de ello, no implicarse ni identificarse el autor con los personajes… Así se transmite una realidad empequeñecida, desidealizada, deformada.

Como técnicas de deformación o esperpentización tenemos principalmente tres:

  • Animalización:


     consiste en presentar al personaje con algún rasgo animal.
  • Cosificación


    Presentándose como objetos a los personajes.
  • Muñequización


    Identificando a personajes con “peleles”, “fantoches”, con “máscaras”.

Respecto al lenguaje utilizado en la obra podemos encontrar:

Elementos tomados del lenguaje modernista ya banalizado y vacío. Es el que utilizan todos los bohemios de la obra, incluidos Max y Rubén. Quizá el caso más curioso sea el de Rubén que utiliza constantemente un latiguillo: “¡Admirable!”. En todos los modernistas está claro el uso de un lenguaje literario aplicado a la conversación cotidiana, lo que produce un efecto claramente burlesco.

Lo más llamativo del lenguaje de los personajes de Luces de bohemia es la presencia del habla achulada madrileña.
Prácticamente se puede rastrear en casi todos los personajes pero especialmente lo utilizan todos los personajes del ambiente nocturno madrileño: modernistas, chulos, prostitutas… Los principales rasgos de este tipo de lenguaje son:

  • Léxico


    Curda, quinces, morapio, chavelar, chola, guindilla, fiambre, pápiro, apoquinar…

Apócope de palabra

La Corres, Don Latí, delega, propi…

Modismos

Dar p’al pelo, jugar de boquilla, coger a uno de pipi, estar marmota, ¡me caso en Sevilla!, ir de ganchete…

Cultismos entre palabras coloquiales

No introduzcas la pata…

Vulgarismos

Sus (os), cuála, dilustrado, seña…

Para caracterizar a los personajes pequeño-burgueses y a las autoridades, utiliza Valle un lenguaje bastante retórico cercano al lenguaje oficial.
Es un lenguaje despersonalizado, como sin sujeto que emita la comunicación, es el del BOE. Este es el lenguaje que utiliza el capitán Pitito, el empeñista, el guardia, el retirado, el tabernero… muestran su indiferencia mediante un lenguaje falsamente aséptico.

Finalmente, hay un par de personajes que hablan un castellano de extranjeros con abundantes incorrecciones: Mme. Collet y Basilio Soulinake.


LOS PERSONAJES MAX ESTRELLA Y DON LATINO DE HISPANISH

MAX ESTRELLA:
Resulta un personaje muy rico en matices, y su papel puede analizarse en el libro desde diferentes perspectivas.

Está basado en el escritor modernista Alejandro Sawa. Es un bohemio muy conocido en la noche madrileña de principios de siglo, en cuya vida, e incluso obra, se basa el autor para crear su personaje. Sawa llevó una vida bohemia, primero en Madrid, después en París, donde casó con una francesa (allí vuelve a trabajar para Rubén, su amigo, y allí conocíó a algunos poetas simbolistas franceses, Verlaine entre ellos); volvíó con su mujer a Madrid, donde no tuvo éxito su carrera literaria, y murió ciego, de hambre y frío en 1909. Su obra, póstuma, se titulóIluminaciones en la sombra (1910). Su ideología fue siempre radical, cercana al anarquismo.

También, en diversos momentos de la obra, se caracteriza al personaje como una encarnación de personajes históricos o literarios. En el terreno de lo “mítico”, nos recuerda al poeta ciego Homero, a Dante bajando a los infiernos madrileños… (Aquí podría apreciarse ya la “esperpentización” de héroes a través del antihéroe protagonista).

Desde una perspectiva social está representando simbólicamente al intelectual contemporáneo, específicamente bohemio, con todas sus contradicciones; ese intelectual que se acerca al pueblo-proletariado convirtiéndose en altavoz de sus reivindicaciones. Naturalmente, esto mismo es lo que hace Valle-Inclán, con lo que se está presentando a él mismo mediante ese doble literario. Queda claro esto cuando es Max quien explica lo que es el “esperpento”, la creación de Valle-Inclán, como su propio proyecto.

Finalmente, el nombre resulta (como en otros personajes), simbólico, trágica e irónicamente simbólico: “Max Estella”. No es “más estrella”, ni siquiera es una estrella. Es un fracasado escritor, un “Mala Estrella”, como se le llama en algún momento. También es Máximo Estrella cuando tiene dinero.

DON LATINO


Es el acompañante del protagonista, Max Estrella, en sus “aventuras”.

Es uno de los pocos personajes del libro para el que no se encuentra en la realidad de la bohemia. Podría ser cualquiera de los modernistas con los que convivía Sawa, pero ninguno en concreto tan cercano al protagonista. Sawa solía ir acompañado de un perro, curiosamente, en una ocasión aparece D. Latino llamado “perro” en el libro (o caracterizando como can). En cambio, para Alonso Zamora Vicente, éste personaje fundamental debe entenderse como un desdoblamiento de la personalidad del protagonista. Si Max representa la parte más noble, Don Latino es lo que su vida hubo también de desengaño y de sablazo. El nombre de Don Latino de Hispalis parece venir de ligar el lugar en que nacíó (Hispalis, es Sevilla) con el de su estancia bohemia en París, el Barrio Latino.

Por otra parte, lo mismo que en el caso del protagonista, Don Latino reúne también varias personalidades simbólico-míticas: la de Virgilio guiando a Dante-Max por los infiernos madrileños; quizás la de un Sancho Panza aprovechado de aquel idealista poeta, su dueño; la del Lazarillo guiando y engañando a su ciego amo… Es la figura del criado gracioso típica de comedia española del Siglo de Oro.

No se permite realizar comentarios.