Apuntes para todos los estudiantes y cursos

La lírica: características e historia

La lírica responde a un nuevo marco histórico e intelectual distinto al de la épica, aunque con un periodo de coexistencia. Podemos establecer su comienzo en el siglo VII a.C. Desde el punto de vista económico y social, encontramos las POLIS y la competencia entre ellas, entre los grupos aristocráticos, los grupos enriquecidos (que se opondrán a los aristocráticos) y la presencia del pueblo, que apoyara con frecuencia a ciertos personajes que se impondrán sobre la aristocracia, los tiranos. Encontramos la reflexión poética en Solón (con una reflexión de la justicia, en relación con Hesiodo). Es un periodo de conflicto entre ciudades.
El rasgo que más se suele destacar es el del despertar de la conciencia personal e individual, del YO, pero no un yo personal, sino una representación de la colectividad, por lo que habrá que ver con cuidado que es lo que nos está diciendo ese yo.
Lo que si que es característico el encontrar la firma, mediante la repetición de un nombre determinado que supone una marca de autoría.
Ese individualismo tiene limites, por un lado los dioses y por otro el pertenecer a una colectividad (a la POLIS), en cambio en la poesía alejandrina veremos el corte entre el poeta y la ciudad, ya no se encontrarán ligados a esa ciudad, pues seguirá existiendo esa ciudad fisicamente, pero no políticamente. Pero en la lírica arcaica esa pertenencia a la POLIS sí que es manifiesta.
También es la importante la atención del presente (como hacía Hesiodo) a diferencia de lo que hacía le épica de atender al pasado. Es una época de nuevo ideales en función de los nuevos ideales políticos basados en la razón y la justicia, que se opondrán a la ética aristocrática tradicional.
Las características generales son:
La ambigüedad de su nombre, porque por poesía lirica entendemos cosas diferentes, en principio es la poesía cantada por la lira, aunque no toda la poesía lírica se cantaba con la lira.
La exposición personal de sentimientos y experiencias propios, aunque tampoco vale para todos los subgéneros liricos, ya que la coral no se ajusta a esta definición.
Esta siempre asociada a determinados ámbitos y contextos. Siendo los 2 ambitos más importantes son la fiesta y el banquete, dos ámbitos sociales pero diferentes, la fiesta es un ámbito abierto (aquí tendrá más relación con la ciudad) y el banquete un ámbito social de lujo (aquí se buscara la cohesión pero de un grupo determinado).
Por lo que hay que tener claro que encontramos distintas formas, en ocasiones encontramos la contraposición entre la lírica, el yambo y la elegía. Distinguiremos entre la lirica coral y lirica monódica, incluyendo la elegía y el yambo.
Los testimonios que poseemos de la lirica son escasos y fragmentarios, los poemas que conservamos, rara vez están completos, lo que condiciona nuestro conocimiento.
La transmisión ha sido doble: indirecta, mediante citas en otras obras de distintos autores; o directa, esencialmente en papiros, en Egipto, por la sequedad del ambiente que ha hecho que se conserven los papiros de la época o posteriores. Ya desde época alejandrina se estableció un canon, que también ayudó a la perdida de otras obras.
Es perceptible una diversidad en la lirica, en primer lugar temática: el elogio y la censura, 2 temas propios de la retórica epidictica. De ejecución, ya que se llevaban a cabo de manera difente, como la coral. Y también cronológica.
Un elemento importante es el componente musical, que no es homogéneo, utilizándose a veces la lira y otras veces el aulos (la flauta, a veces doble).
La lirica supone una composición de sus composiciones, con una estructura peculiar. Es frecuente el uso de la composición en anillo o anular, una estructura en la que se comienza por un tema, se sigue por otros y se termina en el mismo que se ha empezado. Es importante en la lirica separar las distintas partes de los poemas, frente al verso continuado de la épica. Encontramos secuencias que se diferencian tanto por la métrica, como por otros procedimientos. Es frecuente el uso de una estructura ternaria, en 3 secciones.
En cuanto al mito, aparece con mucha frecuencia en la lirica, aunque no en toda, con una utilización diferente en cada subgénero. Con gran importancia en los epinicios, con el canto a NIKE (la victoria), con una estructura ternaria donde la parte central está dedicada al mito.
Tiene una lengua propia, con elementos de la épica, también con cambios entre los distintos subgéneros, por el uso de distintos dialectos y lenguas. Es una lengua muy matizada.
En cuanto a los subgéneros, no siempre resulta sencillo enumerarlos. Es importante tener en cuenta que los autores liricos escriben obras en distintos subgéneros. Hay que diferenciar entre
Lirica coral: interpretada por coro, también la encontramos mixta, parte coral y parte monódica.
Lirica monódica: por un solo intérprete. Podemos diferenciarla:
Himnia hexametrica (himnos compuestos en hexámetros), himnos homéricos a partir del siglo VII, que no siempre se incluyen en la lirica. Estas composiciones están dedicadas a recitarlas en fiestas, se componían para ser acompañados para música y baile. 
La Elegía: compuesta en dísticos elegiacos (formados por un hexámetro y un pentámetro) escritos para un acompañamiento de aulos, escritos en jónico, pero con muchos términos homéricos. Los temas son muy variados, y los poetas suelen ser locales, asociados a una ciudad determinada

No se permite realizar comentarios.