Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Imagen visionaria Surrealismo

LAS VANGUARDIAS
La civilización liberal europea se derrumbó con la I Guerra Mundial (1914- 1918), que dejó a los países vencedores –excepto a EEUU- en la bancarrota. Esta situación propicia el auge del fascismo italiano y de otros movimientos autoritarios. España se mantuvo neutral y, como consecuencia, aumentaron las exportaciones, pero los beneficios fueron solo para los empresarios; la mayoría de la población se fue empobreciendo, porque aumentaron los precios a causa de la especulación. El resultado fue una tensa situación social, muestras de la cual son la huelga general de 1917, revueltas campesinas, la semana trágica de Barcelona, etc. En el campo del arte y de la cultura, el primer tercio del Siglo XX es particularmente fértil. Se produjo una explosión creativa, una sucesión de movimientos artísticos conocidos como las vanguardias. La palabra, un término militar, destacaba el carácter innovador, rebelde y provocador de las nuevas tendencias.
Entre las CarácterÍSTICAS comunes del arte y la literatura de vanguardia sobresalen las siguientes: La tendencia a la formación de grupos, a la declaración de sus principios en manifiestos y a la publicación de sus obras en revistas literarias. La oposición a la tradición artística y cultural anterior y afán de realizar un cambio total. El rechazo de la imitación de la realidad, la verosimilitud (antirrealismo) y de lo narrativo. La obra artística debía crear una nueva realidad, que tuviera valor por sí misma y no por semejanza. El rechazo del sentimentalismo y la subjetividad a favor del vitalismo y el juego. El afán lúdico, el rechazo de la lógica, la expresión de la interioridad por medio de los sueños y lo inconsciente llevaron a los poetas vanguardistas a las asociaciones arbitrarias, irracionales. La voluntad de renovación y experimentación poética, que se expresa en los siguientes rasgos: preferencia por las metáforas y las imágenes que se acumulan en un poema;
Ausencia de rima, de enlaces sintácticos y de signos de puntuación; disposición tipográfica especial del poema en la página, en la búsqueda de efectos visuales y plásticos, creación abundante de neologismos. En cuanto a los valores principales, destaca el entusiasmo por el mundo moderno y la exaltación de la ciudad. A los artistas les fascinan los inventos de la sociedad moderna, las máquinas: el automóvil, el teléfono, el telégrafo, la cámara fotográfica, los tranvías, los aviones. El cine –uno de los grandes inventos del Siglo XX- influirá en las obras vanguardistas y del grupo del 27. Los vanguardistas muestran también predilección por los juegos y los deportes como el tenis, el rugby, la natación, el fútbol; pero también por el cabaret, el jazz o el music hall.
VANGUARDIAS EUROPEAS:En la literatura los movimientos europeos de vanguardia (“ismos”) más importantes son el Futurismo, el Cubismo, el Dadaísmo y el Surrealismo. El Futurismo, como su nombre indica, defiende que el arte se debe al futuro y rechaza radicalmente el pasado. En 1909 se publicó el primer manifiesto futurista, obra de Marinetti. En él se exalta la acción, la violencia, las máquinas, la velocidad. Como aportación literaria, el Futurismo abre el camino a los sucesivos movimientos vanguardistas, propone liberar el lenguaje de ataduras y sustituye los objetos considerados tradicionalmente bellos por las máquinas, las fábricas o los deportes. El Cubismo literario es una consecuencia del Cubismo pictórico. Se señala como fecha de comienzo de este ismo el año 1913, cuando su principal teórico, Apollinaire, publica el ensayo Los pintores cubistas. En efecto, la literatura cubista debe muchas de sus carácterísticas a la pintura: fragmentación de la realidad para reelaborarla creativamente, superposición o yuxtaposición de planos, desdoblamiento del punto de vista, montaje arbitrario de los elementos del poema o del relato… Y, al igual que los pintores cubistas incluyen en sus cuadros letras, números, recortes de periódicos o revistas, etc., los escritores atienden a los aspectos visuales: tipo de letra, composición de los textos, especial disposición tipográfica de los versos, etc. El caso extremo de relación entre pintura y literatura lo constituyen los caligramas de Apollinaire, en los que las letras del texto forman un dibujo alusivo al contenido del mismo. El Dadaísmo surge en Zurich en 1916 cuando un grupo de emigrados, refugiados en la neutral Suiza huyendo de la I Guerra Mundial, organiza en el Cabaret Voltaire unas veladas de aniquilación estética, en las que componen poemas con palabras escogidas al azar. El principal animador del grupo es Tristan Tzara. Algunas carácterísticas del dadaísmo son la propensión al absurdo, la exaltación de lo ilógico y azaroso, el regreso a la pureza infantil. En un mundo dominado por la guerra y la destrucción, los dadaístas recurren a la incoherencia como modo de rechazo de la situación. El Dadá lo niega todo,desde una perspectiva nihilista o anarquista. Estéticamente, se renuncia al significado y reivindican la espontaneidad, la ocurrencia imprevista, la sorpresa, el lenguaje incoherente…En adelante, cualquier cosa puede ser una obra de arte, porque lo importante es el hecho de crearla o concebirla. Con ello se ensanchan las fronteras del objeto artístico, que da cabida a cuanto pueda excitar la imaginación o provocar una experiencia lúdica, al tiempo que elimina cualquier tipo de trascendía de la obra artística más allá de sí misma. Al dadaísmo se vinculan escritores como Bretón, Eluard o Aragón, quienes cuando el Dadá entra en decadencia, a principios de los años veinte, alientan el nacimiento de un nuevo ismo: el Surrealismo. El Surrealismo se caracteriza por su interés por el subconsciente, por los sueños y por los aspectos del pensamiento humano no sometidos a la lógica o a la razón; ello está relacionado con las teorías de Freud y la doctrina del psicoanálisis. La obra de arte debe ser el lugar donde aflore todo aquello que, reprimido por las normas morales o sociales, se encuentra oculto en el interior de las consciencias. El Surrealismo se presenta, por tanto, como un movimiento liberador de los seres humanos. Para conseguir esa liberación, Bretón propone la escritura automática: de forma semejante a como el psicoanálisis pretende que los sujetos hablen de sus más íntimas preocupaciones y conflictos de un modo rápido y continuado para evitar el control de la voluntad, los escritores surrealistas habrán de intentar transcribir con la mayor rapidez posible y sin rectificación ni restricción alguna el flujo de la conciencia, eludiendo cualquier control de la mente sobre el mismo. La escritura automática tiene como consecuencia cierta renovación estilística al dar entrada a asociaciones insólitas de palabras, imágenes oníricas y visionarias, sorprendentes metáforas… El Surrealismo contribuyó a la rehumanización de las vanguardias, al poner el acento en preocupaciones sociales o políticas, influidos, sobre todo, por el marxismo.
LAS VANGUARDIAS EN ESPAÑA:Los ecos de las vanguardias llegan pronto a España, aunque tarda en desarrollarse una vanguardia específicamente española. El primer propagador de esta literatura fue Ramón Gómez de la Serna, ya sea en tertulias o publicando los manifiestos vanguardistas en revistas como “Prometeo”.Además, en 1918, llegó a Madrid procedente de París el poeta chileno Vicente Huidobro, fundador del creacionismo. Particularmente, nos interesa destacar la presencia en Madrid, pero también en Mallorca, de Jorge Luis Borges, que difundíó entre los jóvenes mallorquines la poesía ultraísta Otros difusores de las vanguardias europeas en España fueron Rafael Cansinos Assens y Enrique Díaz Canedo. Entre tanto, se desarrollaba la literatura novecentista (Ortega,D’Ors, Azaña, Marañón, Pérez de Ayala), afín en bastantes aspectos al Vanguardismo.La primera muestra del Vanguardismo propiamente español la encontramos en las greguerías de Ramón Gómez de la Serna. El mismo escritor definíó ese género como metáfora más humor. Generalmente breves y concisas, las greguerías ofrecen una visión insólita de los objetos y de la vida cotidiana mediante asociaciones sorprendentes (“Los recuerdos encogen como las camisetas”).El Creacionismo lo inició Vicente Huidobro en París. Durante su estancia en Madrid, en 1918, difundíó los principios de este ismo, según el cual, el poeta no ha de imitar a la Naturaleza, sino que debe crear él mismo nuevas realidades:hacer un poema como la naturaleza hace un árbol, afirma Huidobro. Para ello se prescinde de lo anecdótico y descriptivo y se recurre a la imagen ilógica,asociando términos inesperados. El ideal poético es la imagen múltiple que, al poder referirse a tantas realidades, en verdad no se refiere a ninguna, con lo cual se llega a una imagen sin significado, autónoma. En España el Creacionismo influyó en la obra de Gerardo Diego y Juan Larrea.El Ultraísmo surgíó en 1918 bajo la influencia de Huidobro y la guía de Rafael Cansinos Asséns. En su Manifiesto declaraban su afán de renovación y su apertura a todas las tendencias, por lo que en él se integraron influencias del dadaísmo, Futurismo y Cubismo.El ultraísmo rechazó lo sentimental, lo lógico, lo mimético y reivindicó el juego,la sorpresa y el humor. Se caracteriza por la importancia de la metáfora y de las imágenes yuxtapuestas, los neologismos, la supresión de la puntuación, la especial disposición de los versos y los caligramas.Entre los poetas ultraístas destacan Pedro Garfias, Guillermo de la Torre y Jorge Luis Borges Éste residíó en Mallorca entre 1920 y 1021 y alternó con los jóvenes poetas mallorquines Jacobo Sureda, y Miguel Ángel Colomar y con Fortunio Bonanova, que llegaría a triunfar como actor en Hollywood.En conclusión, los movimientos de vanguardia marcarán todo el arte del sigloXX, pero especialmente cabe citar la influencia que supuso para uno de los grupos poéticos más importantes del Siglo XX: la Generación del 27.

No se permite realizar comentarios.