Apuntes para todos los estudiantes y cursos

La proclamación de la república y el periodo constituyente

2.1. La cuestión religiosa

 Uno de los primeros objetivos de la República fue limitar la influencia de la Iglesia y secularizar la sociedad espariola. La Constitution, estipulo la no confesionalidad del Estado, la libertad de cultos y la supresión del presupuesto de culto y clero. También se permitieron el divorcio y el matrimonio civil y se secularizaron los cementerios.

Las órdenes religiosas ejercían especialmente en la educación llevo al gobierno a prohibirles dedicarse a la ensenanza. El proceso se completó con la Ley de Congregaclones, que limito la posesión de bienes a las Órdenes religiosas y previo la posibilidad de su disolución en caso de peligro para el Estado. Acusados de depender de un poder extranjero, la Compañía de Jesús fue disuelta, y sus bienes  nacionalizados.

Una buena parte de los sectores católicos percibió la nueva legislación como una agresión al catolicismo. La jerarquía eclesiástica no dudo en manifestar su antagonismo hacia la República y en movilizar a los católicos en su contra.

2.2 La modernización det ejercito

 El ejército necesitaba una profunda transformation. Manuel Azafia, impulso una reforma que pretendía crear un ejército profesional y democrático. Y era necesario reducir los efectivos militares, acabar con la poner fin al fuero especial de los militares.

Se promulgo la Ley de Retiro de la Oficialidad, que establecía que todos los oficiales en activo debían prometer su adhesión a la República, pero se les daba la posibilidad de retirarse con el sueldo íntegro si así lo deseaban. Se suprimieron algunos rangos tradicionales, se redujo el mimero de unidades y oficiales y se cerro la Academia Militar de Zaragoza. Se creó la Guardia de Asalto, una fuerza de orden público fiel a la República.

La reforma fue recibida por algunos sectores, sobre todo por los llamados africanistas, como una agresión a la tradición militar y al poder del ejército. La derecha aprovecho ese descontento para animar a la revuelta militar contra la República.

2..3.La reforma agraria

Se pretendía poner fin al predominio del latifundismo existente en buena parte del centro y el sur de España y mejorar las condiciones de vida de los campesinos pobres . En 1931, población activa era de unos 8,5 millones de personas y casi la mitad trabajaban en la agricultura, más del 50 % de la tierra estaba en manos de un reducido grupo de grandes propietarios. Una serie de primeros decretos, que perseguían proteger a los campesinos sin tierra y a los arrendatarios, establecieron la prohibición de rescindir los contratos de arrendamiento. También fijaron la jornada laboral de ocho horas en el campo y determinaron el estalecimiento de salarios mínimos y la obligación de los propietarios de poner en cultivo las tierras aptas para ello. Pero la verdadera reforma consistía en la elaboración de una Ley de Reforma
Agraria, aprobada por las Cortes en Septiembre de 1932.La aplicación de esta ley se encomendó al Instituto de la Reforma Agraria (IRA).Los resultados iniciales de la reforma agraria fueron escasos porque se expropiaron muchas menos hectáreas y se asentaron muchos menos campesinos de los previstos inicialmente.

Las razones de este fracaso estarían en la complejidad de la propia ley, la lentitud y las dificultades burocráticas para su aplicación, la falta de presupuesto destinado a las indemnizaciones y, finalmente, la resistencia de los propietarios, que recurrieron a todo tipo de medios para esquivarla.

La aplicación de la Ley de Reforma Agraria origino un considerable aumento de la tensión social. Por un lado, los grandes propietarios se opusieron abiertamente a la reforma y la mayoría de ellos se aliaron con los enemigos de la República consolidando un frente de fuerzas conservadoras dispuestas a acabar con ella. Por otro lado, los campesinos quedaron decepcionados con los resultados y, viendo frustradas las esperanzas depositadas en la República, se orientaron hacia posturas mas revolucionarias y de enfrentamiento con fuerzas del orden .

2.4. La reforma del Estado centralista

La configuración de un Estado que permitiera a las regiones con sentimientos nacionalistas tener una organización propia y accedes a la autonomía era una cuestión pendiente en la vida política española. En Cataluña, el 14 de Abril de 1931, Francesc Macia, presidente de Esquerra Republicana de Catalunya, había proclamado la República Catalana. Esta proclamación creaba un grave problema, dado que el Pacto de San Sebastián determinaba que debía ser la Constitución la que estableciese el nuevo tipo de Estado y la situación de las diferentes nacionalidades dentro de este. La negociación entre el gobierno provisional de la República y los dirigentes políticos catalanes permitíó la anulación de esta decisión, a cambio de la formación de un gobierno autonómico provisional (Generalitat) cuya primera tarea seria la elaboración de un Estatuto de Autonomía.

La Constitución, aprobada en Diciembre de ese mismo año, ofrecíó un marco legal al Estatuto de Autonomía de Cataluña, pero establecíó recortes con respecto al texto elaborado en Nuria. La aprobación del estatuto contó con la virulenta oposición de la derecha y de algunos sectores republicanos, pero gracias a la determinación del jefe de gobierno, Manuel Azaña, fue aprobada finalmente en Septiembre de 1932.

En el País Vasco, nacionalistas del PNV y carlistas aprobaron, en Junio de 1931, un proyecto de estatuto (Estatuto de Estella)
. Pero su aprobación se retrasó indefinidamente debido a la oposición del republicanismo de izquierdas y de los socialistas, que consideraban este proyecto en exceso confesional, poco democrático e incompatible con la constitución republicana. En Octubre de 1936, ya iniciada la guerra, se aprobó un estatuto, fruto de un consenso político entre nacionalistas, republicanos y socialistas. José Antonio Aguirre, principal dirigente del PNV, fue elegido primer lendakari.

En Galicia, la conciencia nacionalista era menos acusada y el nacionalismo gallego distaba mucho de ser una fuerza hegemónica. En consecuencia, el proceso estatutario fue mucho más lento y el 28 de Junio de 1936 se sometíó a plebiscito un proyecto de estatuto que no llego nunca a ser aprobado por las Cortes debido al estallido de la Guerra Civil.

2.5 La obra educativa y cultural

Otra reforma a la que se dedicaron muchos recursos fue a la enseñanza. El objetivo era promover una educación liberal y laica y hacer del Estado el garante del derecho a la educación. Se crearon muchísimas escuelas y plazas para maestros, mientras el presupuesto de educación se incremento un 50%. Se intento acabar con la hegemonía de la enseñanza religiosa.

Se promovieron campañas culturales destinadas a los sectores mas humildes. Las llamadas Misiones Pedagógicas, formadas por grupos ambulantes de estudiantes, profesores e intelectuales llevaban a las zonas rurales bibliotecas, coros, cines, conferencias .

2.6 Las reformas laborales

El socialista Francisco Largo Caballero inicio, desde el Ministerio de Trabajo,una serie de reformas para mejorar las condiciones laborales. Se aprobó la Ley de Contratos de Trabajo, que regulaba la negociación colectiva, y la Ley de Jurados Mixtos, con el poder de arbitraje vinculante en caso de desacuerdo.

No se permite realizar comentarios.