Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Creación del estado de Israel

2. LA CUESTIÓN DEL PRÓXIMO Oriente. LA CREACIÓN DEL ESTADO DE Israel

2.1. Sionismo político e independencia de Israel

El sionismo político (movimiento que persigue la fundación de un Estado judío en Israel)
Surgíó a finales del Siglo XIX como respuesta al antisemitismo y la discriminación que sufrían los judíos europeos. Con ocasión del
Affaire Dreyfus, el periodista Theodor Herzl sentó las bases doctrinales del sionismo en su obra “El Estado judío” (1986). Un año después se creó la Organización Sionista, que fijó como principal objetivo promover el retorno de los judíos a Israel, provincia en aquel momento del Imperio otomano bajo el nombre de Palestina.
Comenzó así la inmigración de miles de judíos hacia Palestina, donde adquirieron extensiones de tierra a bajo precio.

MOVIMIENTO DE LOS Países NO ALINEADOS.  En 1914, el ministro de exteriores británico Lord Balfour prometíó a los judíos la creación de un Estado propio en Israel (Declaración de Balfour), a pesar de que este compromiso dañaba los intereses de los árabes, aliados de Reino Unido en la I Guerra Mundial. Al finalizar la guerra, Palestina se convirtió en mandato británico, incrementándose la llegada de nuevos inmigrantes. La comunidad judía establecíó, con el consentimiento británico, un Consejo Nacional con los mismos poderes de autogobierno que las autoridades árabes, así como la Agencia Judía (1922), órgano de representación ante las autoridades coloniales y extranjeras. Pronto estallaron conflictos entre judíos y árabes, que presionaron a Londres para que detuviese la inmigración. Los británicos aprobaron el Libro Blanco (1939), que restringía la llegada masiva de nuevos colonos estableciendo cupos, lo que dio alas a la inmigración ilegal, sobre todo tras la II Guerra Mundial.

En 1914, el ministro de exteriores británico Lord Balfour prometíó a los judíos la creación de un Estado propio en Israel (Declaración de Balfour), a pesar de que este compromiso dañaba los intereses de los árabes, aliados de Reino Unido en la I Guerra Mundial. Al finalizar la guerra, Palestina se convirtió en mandato británico, incrementándose la llegada de nuevos inmigrantes. La comunidad judía establecíó, con el consentimiento británico, un Consejo Nacional con los mismos poderes de autogobierno que las autoridades árabes, así como la Agencia Judía (1922), órgano de representación ante las autoridades coloniales y extranjeras. Pronto estallaron conflictos entre judíos y árabes, que presionaron a Londres para que detuviese la inmigración. Los británicos aprobaron el Libro Blanco (1939), que restringía la llegada masiva de nuevos colonos estableciendo cupos, lo que dio alas a la inmigración ilegal, sobre todo tras la II Guerra Mundial.

Al Movimiento de Países No Alineados se sumaron naciones de otros continentes como Yugoslavia (Tito) o Cuba (Castro). Reunidos en Belgrado (1961), los países no alineados se presentaron como una alternativa al modelo político occidental (tercer mundo) defendiendo un “neutralismo activo” que aportaba por un desarrollo autónomo sin injerencias de potencias extranjeras y por la participación en la esfera internacional.

Los resultados del Movimiento han sido desiguales, pues si bien ayudó a las naciones africanas a obtener la independencia, fracasó en su intento de mantener alejados a los nuevos Estados de la órbita soviética o estadounidense. Asimismo, el Movimiento despertó la conciencia del mundo occidental sobre los principales problemas de los países en vías de desarrollo provocados por la descolonización:

–          Políticos: la oleada de independencias transformó las relaciones internacionales, pasando la Asamblea de la ONU de 51 miembros a más de 180, aunque no pudo evitar las injerencias de las antiguas metrópolis, EE. UU o la URSS en los asuntos de las nuevas naciones. Asimismo, el mantenimiento de las fronteras artificiales trazadas durante la colonización ha generado guerras civiles y disputas entre Estados

–          Económicos: la dependencia comercial (balanza de pagos negativa) y financiera (deuda exterior) de los países en vías de desarrollo respecto a la

–          Sociales: La debilidad de los sistemas políticos y económicos de los países en vías de desarrollo, agravada por la explosión demográfica, ha alentado la emigración y los conflictos internos, dificultando el desarrollo de los nuevos Estados.

Aunque la ONU ha tratado de resolver desde el primer momento estos problemas con iniciativas como la creación en 1964 de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo) sus resultados han sido inútiles hasta la fecha, habiéndose agravado la situación en las últimas décadas


No se permite realizar comentarios.