Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Constitución española 1978 resumen

Se trata de un texto jurídico, fuente histórica primaria y directa, y de carácter político que recoge fragmentos de los primeros artículos de la constitución democrática aprobada por los españoles el 6 de Diciembre de 1978 después de la etapa franquista, siendo el presidente de Gobierno Adolfo Suárez, líder de la UCD. El texto es una selección del articulado de la Constitución de 1978, redactado por la asamblea parlamentaria formada tras la subida al trono del rey Juan
Carlos ,y elemento clave para la comprensión del periodo histórico conocido como la Transición. Es un documento público y va dirigido a todos los españoles. Fue elaborada por el parlamento constituyente elegido en Junio de 1977 y será apoyada mayoritariamente por los españoles en el Referéndum del 6 de Diciembre de 1978. Aunque en el Parlamento tenía mayoría la UCD, la constitución es un ejemplo de consenso político entre la mayor parte de las fuerzas políticas de las Cortes. El texto se localiza en la Transición, periodo en donde se produce el paso de una dictadura al actual sistema democrático. Este proceso de desmantelamiento de la dictadura a partir de la propia legalidad franquista va a ser el fruto de un pacto entre fuerzas reformistas procedentes del franquismo y la mayor parte de las fuerzas de oposición a la dictadura. La constitución pretende crear un estado de derecho y libertades en donde queden recogidas las aspiraciones de la mayor parte de los españoles.La idea fundamental del texto es construir en España un régimen democrático a través de la fórmula de la Monarquía parlamentaria y siguiendo un modelo descentralizado de estado. Los redactores de la constitución siguiendo la tradición liberal, establecen en España un estado de derecho. Pero también recogían la tradición republicana de la constitución de 1931, por la que no solo se fijaban los derechos individuales de los ciudadanos, sino que se recogían los llamados “derechos sociales”, fundamentados en la protección a los más débiles de la sociedad, ancianos, niños, enfermos… Y que reconocían el derecho a los trabajadores a unas condiciones justas de trabajo garantizadas por el estado. Por eso se emplea el término “Estado social y democrático de derecho”. También establece la soberanía nacional aunque tratando de relacionarla con un término similar, la soberanía popular, de carácter claramente izquierdista, y por eso la hace residir en el pueblo. La forma de estado elegida, la monarquía parlamentaria, es fruto de uno de los muchos pactos que hicieron posible el proceso de Transición. El franquismo siempre había defendido el concepto de “Reino de España” frente al de “República” plagado, por nuestra reciente historia, de tonos revolucionarios y socializantes. La sucesión de Juan Carlos de Borbón como Jefe del Estado por parte del dictador en 1969 convirtió al príncipe en una figura fundamental de la política española. Su empeño en que la autocracia se transformara en una democracia a la europea fue lo que acabó convenciendo a la oposición democrática de lo benigno de su proyecto, aunque con claras resistencias de la izquierda aún anhelante de una república. Un aspecto fundamental de la constitución es la articulación del estado de las autonomías. (Art.137) Para dar solución a la reivindicación de diversas comunidades históricas en el país se decidíó dotar a toda la nacíón de una estructura a medio camino entre la descentralización administrativa y el federalismo. La evolución posterior ha inclinado este proyecto más hacía lo segundo que a lo primero. Fruto de la época, y de los pactos, era imprescindible hacer referencia a la “unidad de la nacíón española”, concepto sin el que el ejército y gran parte del pueblo español no hubiese aceptado el proyecto constitucional. A la vez reconoce el derecho a la autonomía de sus regiones, lo que pretendía dar satisfacción a los deseos nacionalistas de extensos segmentos de población en las regiones periféricas. Para que este proceso fuese factible había que establecer un reconocimiento de la pluralidad cultural del país, aceptando como patrimonio común su más clara expresión: las diferentes lenguas. Aún así se establecía al castellano como la única lengua oficial de todo el territorio y se les daba el papel de lenguas cooficiales a las regionales en sus ámbitos territoriales. Básicamente estas lenguas eran el catalán y sus dialectos en Cataluña, Baleares y Valencia, el vasco en País Vasco y Navarra y el gallego en Galicia. La convivencia de estas lenguas ha dado problemas a la hora de establecer su implantación y su uso creando en ocasiones procesos un tanto traumáticos. Pero en general va saliendo adelante el empleo de lenguas cooficiales. La aceptación de esta estructura autonómica ha variado mucho dependiendo del territorio del que se esté hablando. En conclusión se puede decir que la constitución española fue el resultado del
consenso de las diferentes fuerzas políticas del Parlamento de 1977, que se aunaron en la tarea de crear una democracia plena, enfrentándose tanto con los nostálgicos del franquismo, como contra los radicales, que a través del terrorismo trataban de frustrar el inicio de la convivencia pacífica que en esos momentos se iniciaba. Tras las elecciones de 1979 este consenso se disolvíó, pero siempre se mantuvo firme el compromiso de los diferentes grupos políticos de respetar las reglas de la democracia.La constitución de 1978 desde su aprobación y entrada en vigor solo ha sufrido una leve alteración para adecuarse a la UE. En la actualidad los mayores críticos de la constitución son los nacionalistas radicales, que plantean el derecho de autodeterminación para sus autonomías.

No se permite realizar comentarios.