Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Bienio conservador y centro-derecha

El cambio económico del régimen coincidió con la fase más grave de la depresión económica mundial, iniciada con el hundimiento de la bolsa de nueva York, en octubre de 1929. Asimismo, la crisis mundial paralizó la emigración América, muy importante en regiones como Galicia o Andalucía. La crisis internacional agravó los ya tradicionales problemas internos de la economía española, a los cuales se le sumaron los derivados de la política económica del gobierno republicano. El aumento generalizado de los salarios industriales y agrícolas tuvo algunos efectos positivos sobre la economía, pero hizo descender los beneficios empresariales. Esto dio lugar aumento del descontento y la desconfianza del empresariado industrial y agrícola. Como consecuencia, la inversión privada tuvo un hundimiento espectacular. Por último, en el gobierno optó por una política orientada a disminuir el gasto público para reducir el déficit heredado de la y conseguir el equilibrio presupuestario. Esto tuvo repercusiones desastrosas sobre los sectores de bienes inversión. La lentitud de las reformas emprendidas provocó el desencanto y la impaciencia de los trabajadores. La voluntad revolucionaria de los partidos y sindicatos de izquierda agudizó los enfrentamientos. La cmt vio la ocasión idónea para su proyecto revolucionario y fomento la conflictividad laboral y la insurrección campesina especialmente a través de la federación de trabajadores de la tierra. Las huelgas, las insurrecciones y las ocupaciones de tierras fueron el progresivo aumento. En 1932, los anarquistas provocaron una sublevación de mineros (alto Llobregat) y, en 1933, de campesinos (casas viejas). Esta revueltas solían tener unas represiones muy duras. También los socialistas alentaron revueltas campesinas como la de Castilblanco en Extremadura. Estos hechos produjeron un enorme desgaste del gobierno, que sería desacreditado como consecuencia de las duras medidas policiales. La crisis fue aprovechada por todos los sectores contrarios a la república para intentar acabar con la coalición republicano socialista.

Bienio de centroderecha 

las elecciones generales se celebraron el 18 de noviembre en. La izquierda se presentó a los comicios de sumida, los republicanos y los socialistas estaban enfrentados de vida los conflictos sociales de la etapa anterior. Por el contrario, la derecha se presentó unida y organizada. El resultado fue la victoria de los partidos de centroderecha lo cual inauguró el bienio negro. Los mejores resultados fueron para el partido radical de Alejandro lerroux y la ceda de Gil robles. El nuevo gobierno, presidido por Alejandro lerroux inició su mandato paralizando una buena parte del proyecto reformista anterior. En el campo se frenó la reforma agraria, los propietarios mostraron su voluntad de desquitarse de las reformas anteriores y los campesinos respondieron con huelgas. La cuestión agrícola enfrentó también al gobierno central con la generalitat de Cataluña, a raíz de la promulgación en 1934 de la ley de contratos de cultivo.

Los propietarios catalanes organizados alrededor de la conservadora lliga catalana, buscaron el apoyo de la mayoría conservadora en las cortes. El gobierno de la generalitat no aceptó la anulación y aprobó una nueva ley prácticamente idéntica. Por otro lado, el gobierno central también se enemistó con los nacionalistas vascos al paralizar, en las cortes, la discusión del proyecto de estatuto vasco impulsado por el pnv. El gobierno también intentó contrarrestar la reforma religiosa aprobando un presupuesto de culto y clero. En cuanto al ejército se aprobó una amnistía para los sublevados con Sanjurjo en 1932 y para los colaboradores. En materia de educación se redujo considerablemente el presupuesto. El viraje conservador tuvo como consecuencia una radicalización del psoe y de la ugt. Su ala más izquierdista, liderada por Francisco largo caballero, propuso dejar de colaborar con las fuerzas burguesas y propició la revolución social. El sector radical del psoe y los anarquistas declararon huelgas y conflictos. Ante esta situación la ceda endureció su posición y reclamó una atracción más contundente en materia de orden público. El jefe del gobierno, lerroux, accedió a estas peticiones y el 5 de octubre de 1934 otorgó tres carteras ministeriales a la CEDA. La izquierda interpretó la entrada de nacida en el gobierno con una deriva hacia el fascismo. Al día siguiente de la formación del nuevo gobierno se produjeron huelgas y manifestaciones en algunas grandes ciudades en. En Asturias, los mineros protagonizaron una revolución social, mineros armados tomaron gran parte de los cuarteles de la guardia civil y sitiaron Oviedo enfrentándose con la fuerzas del orden. El gobierno envió desde áfrica la legión al mando del General franco, la resistencia fue derrotada y la represión fue durísima.

En Cataluña la revuelta tuvo un carácter más político que en Asturias, contó con el respaldo del Presidente de la generalitat, Lluís companys, sucesor de Macía. Pretendía evitar la entrada de la ciudad en el gobierno, por ello proclamó el 6 de octubre la república catalana dentro de la república federal española. Se declaró el estado de guerra y el ejército, al mando del General Batet, ocupó el palacio de la generalitat. Las consecuencias de la revolución de octubre fueron notables. Se suspendió el estatuto de autonomía de Cataluña, se anuló la ley de contratos de cultivo. Se devolvieron las propiedades a los jesuitas y se nombró a Gil robles ministro de la guerra y a Francisco franco jefe del estado mayor. La ceda presento, en julio de 1935, un anteproyecto para modificar la constitución, pero el proyecto no llegó a ser votado. Una fuerte crisis de gobierno estalló en el otoño de 1935. El partido radical se vio afectado por una serie de escándalos de corrupción, como el caso del estraperlo. Estos escándalos agravaron las diferencias en el interior de la coalición gubernamental. Gil robles intento que le nombraron Presidente del gobierno para poder aplicar sin trabas el programa su partido, el Alcalá Zamora se negó y decidió, a finales de diciembre, convocar nuevas elecciones para febrero de 1936.

No se permite realizar comentarios.