Apuntes para todos los estudiantes y cursos

• Enumera las propiedades puestas a la venta, explica la forma de pago y los objetivos de la desamortización

1. PROCESO DESAMORTIZADOR Y CAMBIOS AGRARIOS La agricultura es la actividad económica más importante; Basada en la subsistencia, se cultivan cereales con técnicas Tradicionales (rotación trienal, arado romano y abonos naturales). Ocupa a dos tercios de la población activa y supone En cuanto a negocio más del 50% de la renta nacional, Siendo sus productos la base del comercio exterior. Sin embargo, tiene serios problemas: una tecnología atrasada, Unos rendimientos escasos y un desigual reparto de La propiedad. La mayor parte de las propiedades corresponden A familias aristocráticas y a la Iglesia, bienes éstos En ‘manos muertas’ porque no se pueden vender ni dividir Al proceder de donaciones o testamentos. Otra parte pertenece A los Ayuntamientos, las ‘tierras comunales’ que, Aunque no se pueden vender, son utilizadas por los vecinos Para obtener pastos, leña, caza y productos silvestres. Esta Estructura de propiedad no permite una explotación racional De la tierra ni posibilita un aumento de la producción, Necesario para abastecer a una población en crecimiento. Los liberales van a promover un conjunto de medidas que Se denominan ‘reforma agraria liberal’, basadas en que la Propiedad debía ser individual y no corporativa. Sus principales Actuaciones son: la desvinculación de los mayorazgos, La abolición del régimen señorial y de los derechos Jurisdiccionales (incluido el del diezmo), la abolición de los Privilegios de la Mesta y la desamortización. De todas, es Esta última la que alcanza un papel destacado: el Estado Incauta la mayoría de las propiedades rústicas y urbanas en Poder de la Iglesia y los Ayuntamientos, vendíéndolas en Pública subasta. El proceso se justifica como un medio para asentar la propiedad Individual y en un intento de redistribución tanto De las tierras como de la riqueza. De igual forma, el procedimiento Tienen como objeto incentivar y mejorar la producción Y, de paso, obtener liquidez económica para hacer Frente a los interés que genera el pago de la deuda pública Y a los continuos gastos de las Guerras carlistas. La desamortización No es un momento sino un proceso histórico Amplio que transcurre desde el reinado de Carlos IV hasta La segunda mitad del Siglo XIX, alcanzando especial importancia Durante el reinado de Isabel II. A) ETAPAS Y OBJETIVOS: • REINADO DE Carlos IV Para hacer frente a la Guerra contra los revolucionarios Franceses, Manuel de Godoy, Valido de Carlos IV, endeuda Al Estado contratando empréstitos que ascienden A 700 millones de reales. Pese a esta cantidad, el crédito No es suficiente por lo que pone en venta diversas tierras Comunales y obliga al clero a colaborar en el gasto pú- Blico, incautando a la Orden de los Jesuitas (expulsados De España en 1767) sus instalaciones educativas, hospicios Y hospitales. También consigue permiso de la Santa Sede para enajenar la séptima parte de las fincas pertenecientes A iglesias, monasterios y órdenes militares. El Volumen total de las ventas asciende a 1600 millones de Reales y significa el primer intento de llevar a cabo en España una desamortización eclesiástica. • REGENCIA DE Mª Cristina El ministro de Hacienda, Juan Álvarez de Mendizábal, Ordena la desamortización eclesiástica plasmándose En dos disposiciones: supresión de las órdenes religiosas (Octubre de 1835) y establecimiento de un sistema De venta de los bienes nacionalizados a través de una Subasta pública previa tasación oficial (Febrero 1836). Al Año siguiente, el proceso se amplía a órdenes religiosas Femeninas y al clero secular. Todo el volumen de ventas que va a realizarse en aplicación A estas medidas se cifra entre los 3.500 y 4.000 Millones de reales. Para poder comprar los bienes enajenados No se exige dinero en metálico; es suficiente pagarlos Con títulos de Deuda Pública a su valor nominal y, Como éstos están depreciados, sus poseedores (burguésía Y grupos acomodados) pueden pujar fuerte y quedarse Con la mayoría de las fincas. De ahí que existiesen dos modalidades de pago: todos Los adjudicatarios deben pagar una parte en efectivo, Pero quienes estuvieran dispuestos a hacerlo en su totalidad Dispondrían para ello de un plazo de 16 años; los Que optasen por un pago fraccionado mediante títulos De Deuda Pública, debían satisfacer el importe total en 8 Años. Para los liberales, esta medida se justifica con el argumento Que, durante el Antiguo Régimen, la Iglesia ejercía El monopolio de la educación y la asistencia social, por lo tanto era lógica la posesión De bienes para cumplir Estos fines (colegios y hospitales, Generalmente). Al asumir El Estado liberal estas funciones, Debe contar con las Infraestructuras necesarias Para hacerlas posibles. Además La Iglesia, como institución, No podía poner en venta Sus propiedades ya que, en la Mayoría de los casos, fueron Adquiridas como donaciones Hechas por particulares. Pero en el fondo de esta Cuestión existen otras motivaciones, Como el empeño Por parte estatal, de ganar la Guerra contra los carlistas, lo Cual requería un importante Respaldo económico. De ahí Que la desamortización se convirtiera en un recurso financiero Eficaz y además, como los carlistas afirmaron Que devolverían los bienes desamortizados de nuevo a La Iglesia, los compradores quedaban vinculados al liberalismo, Pues el estado garantizaba la propiedad absoluta De lo adquirido. • REINADO DE Isabel II. Durante el Bienio Progresista (1854-1856), Pascual Madoz Fue el ministro encargado de llevar acabo la desamortización General o civil (1855), consistente en la Venta forzosa, previa compensación, de todos los bienes Pertenecientes al Estado a los municipios y a otras instituciones; La finalidad es la de privatizar aquellas tierras Susceptibles de ser cultivadas. El procedimiento utilizado Para la venta es semejante al usado en la anterior, sin Embargo la finalidad de esta operación es diferente: el Dinero obtenido se va a dedicar a la industrialización del País, concretamente a la expansión del ferrocarril. B) CONSECUENCIAS A pesar de los ambiciosos objetivos, las consecuencias No van a ser del todo positivas. Aunque el déficit económico Se reduce, éste se mantiene a lo largo de todo El Siglo XIX debido a que la mayoría de los nuevos propietarios Emplean los títulos depreciados de Deuda Pú- Blica, de tal manera que el precio real de lo vendido es Inferior a su valor nominal. En la práctica, las nuevas tierras Puestas a cultivo no aumentan ni en latifundio ni en Minifundio, aunque sí acrecienta el número de propietarios Latifundistas. A finales del Siglo XIX se consolida la propiedad privada Al transformarse la tierra en un bien que puede ser comprado Y vendido libremente. Miles de edificios y parcelas Cambian de dueño pero no se consigue formar una Amplia clase de propietarios que impulse el progreso Moderno de la agricultura y la ganadería, sino que favorece Que los propietarios antiguos (aristócratas, comerciantes, Campesinos acomodados) y los nuevos (empresarios, Funcionarios civiles, militares de alto rango) crean Que la adquisición de estas nuevas tierras es un signo de Estabilidad y prestigio social, sin invertir en ellas. Además, Aunque se producen transformaciones (extensión Y renovación de cultivos, crecimiento de la producción, Especialización, uso de abonos), no son tan importantes Como los desarrollados en otros países europeos. Los campesinos, que no tienen acceso a los títulos de Deuda Pública ni cuentan con capital suficiente, no pueden Por lo tanto pujar en subastas, de tal forma que siguen Sin acceder a la propiedad de unas tierras que en Muchos casos trabajan como jornaleros. Sí va a existir un proceso de redistribución de la riqueza: El poder económico de la Iglesia se elimina, en muchas Regiones disminuye la presencia de la nobleza señorial Y el patrimonio de los Ayuntamientos es prácticamente Suprimido. De hecho, la desamortización conlleva la formación De las nuevas clases sociales del Siglo XIX, producíéndose El declive de la nobleza, la consolidación de la Burguésía y la diferenciación entre el campesinado propietario, El arrendatario y el jornalero. También comienzan A cambiar las relaciones sociales entre propietarios y Campesinos, formándose un proceso de proletarización Del campesinado que, en 1860, suma un total de dos millones Y medio de jornaleros dentro de los cuatro millones De asalariados de toda la población activa. En cuanto a la consolidación del régimen liberal, la mayor Parte de los compradores pertenecen a las clases Acomodadas. Así, cualquier intento para restablecer el Antiguo Régimen se encontraría enfrente a los poseedores De los bienes nacionales. No obstante, la mayoría de ellos son liberales conservadores, de ahí que este grupo, Junto a los moderados, sean los más beneficiados frente A los progresistas. Por último, en el terreno urbanístico, cultural y religioso, La desamortización es decisiva: en las ciudades, los grandes Edificios conventuales se convierten en cuarteles, Cambian a uso público o son derribados para construir Plazas, así como abrir y alinear calles (el ejemplo de Má- Laga es claramente significativo). Con mucha frecuencia, La desaparición de estos inmuebles supone no sólo la Destrucción del patrimonio sino también la dispersión De otras piezas muebles dispuestas en su interior y de Un incalculable valor (esculturas, pinturas, retablos, platería, Etc.). Así se produjo la transformación del modelo De ciudad, pasándose del conventual a la urbe burguesa Con viviendas altas, espacios públicos y nuevas vías de Comunicación. Por eso, la desamortización conlleva la ruptura del Estado Liberal con la Santa Sede (Vaticano), relaciones que Se restablecerán tras la firma del Concordato de 1851, Mediante el cual España se compromete, entre otras Cuestiones, al mantenimiento del culto católico. 2. DESARROLLO INDUSTRIAL La industria textil es la primera actividad industrial; en Especial, la algodonera, cuyas instalaciones incorporan el Telar mecánico y la máquina de vapor, aumentando la producción Y mejorándose la calidad de los tejidos. La industria Lanera catalana entra en competencia con los talleres Artesanales de Castilla-La Mancha y la regíón valenciana, Importando lanas australianas y alemanas, de gran calidad. En el sector minero, España es una de las zonas más estimadas De Europa: de la Península salen a bajo precio y en Cantidad considerable plomo, hierro, Mercurio y cobre. El Gobierno estimula la constitución de numerosas sociedades Mineras, muchas de ellas con capital extranjero, como La que explota las minas de Riotinto (Huelva). Los orígenes de la siderurgia son andaluces. Los primeros Altos hornos se sitúan Málaga, en 1826, en las ferrerías de “La Concepción” y “El Ángel”, ambas en Marbella. La iniciativa Parte de hombres de negocios afincados en Málaga, Destacando entre ellos Manuel Agustín Heredia. La segunda Etapa corresponde a la siderurgia asturiana y, luego, Vasca; los barcos cargan mineral de hierro con destino a Gran Bretaña y regresan cargados de carbón británico. Entre Las compañías, destaca Ybarra Hermanos y Compañía. Al mismo tiempo de este desarrollo industrial se produce la Creación de la infraestructura comercial y financiera. Con Ello se forma un mercado nacional que permite una intensa Relación comercial entre las regiones españolas. A ello Contribuyen las equivalencias de pesos/medidas y la introducción Del sistema métrico decimal. A pesar de ello, siguen Desarrollándose ferias y mercados tradicionales para Los que no existen ni el crédito ni la venta a plazos. Durante el reinado de Isabel II se reactivan las obras de Construcción y mejora de la red viaria: 18.000 kilómetros De carreteras, de disposición radial, con centro en Madrid. Con ello, aumentan los transportes de mercancías, los desplazamientos Y el número de viajeros. Pero la verdadera revolución Llega con el ferrocarril: las primeras líneas (1848) Conectan Barcelona-Mataró y Madrid-Aranjuez. Sin embargo, El Estado renuncia directamente a la construcción del Tendido, optando por la concesión a empresas privadas (ley De Ferrocarriles, de 1855), siendo las más importantes las Francesas. En 1868 están abiertos al público más de 4.000 Kilómetros, fijándose el trazado de las grandes líneas nacionales. Pero la crisis económica iniciada hacia 1870 paraliza Las obras, reanudadas a finales de siglo. El ferrocarril une Territorios y salva obstáculos terrestres, permitiendo un intenso Trasiego de ideas, viajeros y mercancías. En paralelo a estas transformaciones, se crean numerosas Entidades articuladas en torno a la banca oficial y privada. Así, el Banco de España (1856) procede de la fusión de Dos entidades y es heredero de la institución creada por Carlos III a finales del Siglo XVIII. Además de la custodia de Las reservas del Estado y la concesión de créditos al sector Público, el banco monopoliza de emisión de moneda para Todo el territorio nacional. En cuanto a los bancos privados, su desarrollo es mínimo Hasta la primera mitad del Siglo XIX, donde únicamente Existe el Banco de Barcelona. La legislación liberal permite Una regulación más efectiva, fundándose a partir de entonces Los bancos de Bilbao y Santander. La concesión de Préstamos procedentes del exterior, las abundantes inversiones Extranjeras y el desarrollo de las sociedades anónimas Dan lugar a la creación del mercado bursátil (la Bolsa) Para la cotización de valores. La de Madrid funciona desde 1831, mientras que la de Barcelona lo hace partir de 1851.

No se permite realizar comentarios.