Apuntes para todos los estudiantes y cursos

La estructura y composición de la Tierra

La estructura y composición de la Tierra

LA TIERRA DESDE EL ESPACIO EXTERIOR

 Desde el espacio se distinguen tres partes en la superficie de la Tierra:

La atmósfera. Es la capa de gases y partículas en suspensión que se halla unida a la Tierra por la fuerza de la gravedad. La atmósfera se divide en diferentes niveles principales que se diferencian entre sí por las variaciones de temperatura.

La hidrosfera. Es el conjunto de las aguas que existen en nuestro planeta: océanos y mares, ríos y lagos, aguas subterráneas, hielos y vapor de agua de la atmósfera.

Los continentes. Son grandes extensiones de tierras emergidas. Son seis: Asia, África, Europa, América, Oceanía y la Antártida, y se extienden sobre todo por el hemisferio norte; cubriendo el 29% de la superficie de la Tierra.

Los océanos. Son cinco: Pacífico, Atlántico, Índico, Glacial Ártico, Glacial Antártico, y cubren el 71% de la superficie de la Tierra. La zona donde se ponen en contacto las tierras continentales y las aguas oceánicas se denomina costa.

EL INTERIOR DE LA TIERRA

En el interior de nuestro planeta se diferencian tres grandes capas concéntricas:

La corteza terrestre. Es la capa más superficial de la litosfera. Es una capa de grosor variable compuesta por rocas sólidas. Puedes ser de dos tipos: corteza oceánica, que es la corteza de los fondos de los océanos, donde predominan las rocas basálticas; y corteza continental, que es la corteza de las zonas emergidas, donde la composición de las rocas es más heterogénea.

El manto. Es la capa intermedia. Abarca desde la corteza hasta los 2.900 km de profundidad. En ella se distinguen dos partes: el manto superior, que está en contacto con la corteza, y formado por rocas sólidas; y el manto inferior, que está en contacto con el núcleo, y está formada por rocas semifundidas y fundidas en estado líquido.

El núcleo. Es la zona más interna de la Tierra. Una parte del núcleo es sólida y otra es líquida; su composición es muy variable, pero predomina el hierro.

El paisaje como resultado de un largo y complejo proceso

Fuerzas.

Del interior: orogénicas Tangenciales: Al chocar unos bloques se levantan y otros se hunden.Dorsales o zonas de convección, tienen material del interior de la tierra. Por donde aflora. Subducción o fosas marinas. Por donde vuelven al interior.
Del exterior (erosión) o destructivas. Destruye lo que está construido pero también forma menos relieve. Actúa de distinta forma según la naturaleza de sus animales.
No es lo mismo con material duro que con materiales blandos.

Materiales

Según su origen

  • Endógenas Plutónicas: emergen desde el interior lentamente y ascienden a la corteza, hasta aparecer solidificadas en la superficie. Granito.Volcánicas: se solidifican en contacto con la atmósfera. Sale del cráter de una montaña. Basalto. Dan lugar a corrientes de lava y se enfrían.
  • Exógenas: Primero se sedimentan y luego se solidifican y forman materiales dispuestos en bandas. Abajo trozos más gruesos y en la parte de arriba son más finos. Van en base de los depósitos que se dejan en las zonas bajas. Se van cimentando formando bloques que son rocas sedimentarias y aparecen en capas homogéneas. Son rocas blandas que se deforman fácilmente.Las rocas sedimentarias tienen dos orígenes:Químico: rocas previas.Orgánicas: procede de restos de otros seres vivos, de materia orgánica. 
  • Metamórficas: Son sedimentarias y endógenas que debido al calor modifican su naturaleza. Por ejemplo, puede ser caliza en origen que sometido a procesos metamórfico se convierte en otras cosas, un terreno arcilloso sometido a grandes presiones da lugar a la pizarra.Según su naturaleza
    • Silicias. Tienen mucha sílice. Granito.
    • Calcáreas. Gran componente de materia orgánica. Calizas que se calcula con el ph, indica el grado de acidez, el 7 es el intermedio.
    • Arcillosa/Calcárea. Mezclan.

DEFORMACIONES Y BASCULACIONES DE GRANDES SUPERFICIES CONTINENTALES U OCEÁNICAS

De gran radio:  

  • Anteclise. Regiones con tendencia al abombamiento.
  • Sineclise. Regiones con tendencia al hundimiento.

De pequeño radio:

Pliegue. Deformación de los estratos geológicos en forma de ondulaciones que resulta de una presión tectónica. Pueden ser anticlinales o sinclinales.

Falla. Rotura de la corteza terrestre con separación de bloques fracturados. Si la separación es vertical y da lugar a un bloque levantado (horst) y a otro hundido (graben), se trata de una falla normal. SI la separación de los bloques es horizontal, se trata de una falla de desgarre.

DIFERENTES ESTILOS TECTÓNICOS

Germánicos: fallas.

Alpino o jurásico: relieve formado por pliegues.

Sajónico: se dan las dos circunstancias.



LA DINÁMICA DEL RELIEVE PENINSULAR

Las eras geológicas y la evolución del relieve español

El relieve actual español es el resultado de una historia geológica de millones de años. En ella han alternado fases orogénicas con otras de calma, en las que han predominado la erosión y la sedimentación:

Era arcaica o Precámbrico (4000-600 millones de años). Emergió del mar una banda montañosa arqueada, formada por pizarras y neis, que comprendía casi toda la actual Galicia. También surgieron elevaciones en puntos aislados del Sistema Central y de los Montes de Toledo. Este macizo precámbrico fue arrasado por la erosión y cubierto casi en su totalidad por los mares paleozoicos.

Era primaria o Paleozoico (600-225 millones de años). Tuvo lugar la orogénesis herciniana. De los mares que cubrían la mayoría de la Península surgieron las cordilleras hercinianas, formadas por materiales silíceos como granito, pizarra y cuarcita. Al oeste se elevó el Macizo Hespérico, arrasado por la erosión durante la misma era primaria y convertido en zócalo o meseta inclinada hacia el Mediterráneo. Al noreste aparecieron los macizos de Aquitania, Catalano-Balear y del Ebro, y al sudeste, el Macizo Bético-Rifeño. Todos ellos fueron también arrasados por la erosión durante la era primaria y convertidos en zócalos.

Era secundaria o Mesozoico (225-68 millones de años). Fue un período de calma en el que predominaron la erosión y la sedimentación. La erosión continuó el desgaste de los relieves hercinianos. La sedimentación depositó materiales, fundamentalmente calizos, en dos zonas cubiertas por el mar. En el borde oriental de la Meseta, inclinado hacia el Mediterráneo, las transgresiones marinas depositaron una cobertera no muy potente de sedimentos. En las fosas marinas situadas en las actuales zonas pirenaica y bética se depositaron, en cambio, enormes espesores de sedimentos.

Era terciaria (68-1,7 millones de años). Tuvo lugar la orogénesis alpina, que provocó grandes cambios en el relieve peninsular:

Se levantaron las cordilleras alpinas, al plegarse los materiales depositados en las fosas pirenaica y bética entre los macizos antiguos, que actuaron como topes. Así, surgieron los Pirineos entre los macizos de Aquitania, Hespérico y del Ebro y las cordilleras Béticas, entre el Macizo Bético-Rifeño y el Hespérico.

Se formaron las depresiones prealpinas paralelamente a las nuevas cordilleras: la depresión del Ebro, paralela a los Pirineos, y la del Guadalquiir, paralela a las cordilleras Béticas.

 La Meseta se vio afectada por la orogénesis alpina.

 Pasó a inclinarse hacia el Atlántico, determinando la orientación hacia este océano de buena parte de los ríos peninsulares. Se formaron los rebordes montañosos orientales y meridionales de la Meseta. En su borde oriental se plegaron los materiales depositados por el mar en la era secundaria, originando la parte oriental de la cordillera Cantábrica y el Sistema Ibérico. En el borde sur de la Meseta, el empuje de las cordilleras Béticas levantó la Sierra Morena.El zócalo de la Meseta, formado por materiales paleozoicos rígidos, experimentó fracturas y fallas. Estas últimas originaron una estructura germánica, constituida por bloques levantados o rejuvenecidos (horst) y bloques hundidos (fosas tectónicas o graben). Los bloques levantados formaron el reborde montañoso del norte de la Meseta (el Macizo Galaico y la parte occidental de la cordillera Cantábrica) y las sierras interiores de la Meseta (Sistema Central y Montes de Toledo). Los bloques hundidos crearon las depresiones interiores o cuencas sedimentarias de la Meseta (submeseta norte y sur). Las fallas también dieron lugar a actividad volcánica en algunas zonas como el Campo de Calatrava, Olot-Ampurdán y el cabo de Gata.

Era cuaternaria (1,7 millones hasta la actualidad). Los fenómenos más destacados fueron el glaciarismo y la formación de terrazas fluviales.El glaciarismo. Afectó a las cordilleras más altas: Pirineos, cordillera Cantábrica,      Sistema Central, Sistema Ibérico y Sierra Nevada. Dio lugar a dos tipos de             glaciares: de circo y de valle.

Los glaciares de circo son acumulaciones de hielo en la cabecera de los valles (circo). El hielo y el deshielo rompen las rocas de las paredes del circo, ampliándolo         y escarpando sus formas. En la Península, por su latitud, la mayoría de los glaciares fueron de circo y cuando se fundieron los hielos originaron pequeños lagosLos glaciares del valle son ríos de hielo. Se forman cuando el espesor de hielo acumulado en el circo es grande. Entonces el hielo de las capas inferiores se desplaza fuera del circo y se desparrama valle abajo. Los fragmentos rocosos que  contiene el hielo ensanchan el valle, dándole la típica forma de artesa o U. También excavan cubetas en las zonas de roquendo menos resistente, que, al fundirse el hielo, se convierten en lagos. En la Península solo los Pirineos se vieron cubiertos por una potente capa de hielo, de la que partían hacia el sur diez grandes glaciares, que crearon valles en U y lagos.Las terrazas fluviales. Son franjas planas y elevadas situadas en los márgenes de un río. Su origen se debe a las alternancias climáticas del Cuaternario. En los períodos fríos glaciales, el caudal del río es escaso por encontrarse el agua helada en las montañas; su fuerza erosiva disminuye y deposita aluviones o materiales en su cauce. En los períodos posglaciales, el caudal del río aumenta al elevarse la temperatura y fundirse el hielo; su fuerza erosiva aumenta y ahonda su cauce,dejando suspendidos en sus márgenes los aluviones depositados, que constituyen las terrazas. La repetición de estos ciclos glaciales y posglaciales durante el Cuaternario creó terrazas escalonadas. En la Península las más características son   las formadas por los ríos Duero, Tajo, Guadiana, Guadalquivir y Ebro.

No se permite realizar comentarios.