Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Supremacía formal y material de la constitución

El desarrollo constitucional se dará mediante dos opciones:

  • En la etapa inicial del Siglo XX entre las dos guerras mundiales se dará reflexión de grandes autores y se busca una reformulación de la idea de constitución y de los elementos básicos del Estado constitucional. Son momentos de una mayor riqueza que resulta.
  • El constitucionalismo liberal ya no tiene sentido, y parece  que la  solución no está en el Derecho. Lo que prima es la decisión política. Esta segunda opción que se plantea históricamente se da tanto en los planteamientos tanto de la izquierda como los de la derecha. Ahora aparece esa figura del sujeto del proletariado que va a desarrollar ese interés general.

La solución a esa situación se mueve en la búsqueda de una nueva forma de plantear el Derecho constitucional. La cuestión es que todo el poder político que pueda organizarse en la sociedad tiene que articularse del principio de asegurar la libertad general.

Cabe destacar la  discusión entre Schmitt y Kelsen.

El desenlace de estas dificultades sólo se abre camino en las constituciones que se elaboran después de la segunda Guerra Mundial en las que surge un nuevo constitucionalismo en Europa. Se trata de superar esa determinación de la Constitución, que además se entiende como norma jurídica. Es parte del derecho como cualquier otra norma aunque tenga un carácter especial porque efectivamente pensamos en la constitución como la justificación del Derecho;  una norma única que regula derecho y política.

Esto supone un cambio sustancial. Quizá las consecuencias que tiene este cambio se pueden ver aludiendo a cómo esa constitución jurídica en cierto modo incorpora toda una serie de aspectos de instituciones que estaban en el estado constitucional liberal y  también que ha habido una serie de correcciones que tienden a dar a esa Norma una vigencia efectiva.

La amplitud del cambio que supone se puede ver en nuestra propia constitución. En el artículo I se define al Estado como un Estado social y democrático de Derecho.

A día de hoy, Estado social quiere decir que el Estado tiene obligación de garantizar las condiciones sociales para ejercer los Derechos y libertades. Al hablar de estado democrático se reconoce la formación de los partidos políticos la idea de la supremacía constitucional.

La idea de entender a la Constitución como liberal se desarrolla muy pronto en el constitucionalismo americano y en el anglosajón, teniendo la competencia el presidente de declarar no aplicable una ley que ha aprobado el parlamento si cree que es contraria a la constitución.


Tema XI. La idea de la política y la Constitución en la Crisis del Constitucionalismo Liberal.

Necesitamos aprender la norma constitucional para entenderla. La Constitución en esa etapa se expresa en el constitucionalismo europeo continental.

Lo que interesa destacar más es que lo que caracteriza a la idea de la Constitución es algo que está fuera del derecho general.

Casi todas las constituciones recogen una serie de Derechos fundamentales  con un valor por encima de la historia, no tenían un estricto carácter jurídico. Esos Derechos y libertades que se recogen, tenían que desarrollarse a través de leyes que el legislador dictaba.

Los Derechos no tienen una vigencia jurídica, sólo a través del legislador se configuran como jurídicos.

Ese Derecho se entiende como un principio general que corresponde a todos los ciudadanos, que pueden utilizarlos de forma activa. No es el Estado, sino  la sociedad, la que se encarga de que se cumplan dichos Derechos.

La Constitución está por encima del gobierno. Ocurre también en el mundo anglosajón, allí son los jueces los que aplica el Derecho, pero si consideran necesario pueden eliminar una norma que contradiga un Derecho fundamental.

La idea de una constitución política se va a basar fundamentalmente en esa idea de que la constitución no es algo revisable (el derecho ordinario podemos cambiarlo, pero la Constitución no).

Al hablar del poder constituyente hablamos de un poder que hace una constitución, en cambio el poder de reforma está regulado en la propia constitución.

El poder de reforma no se admite hasta finales del Siglo XIX, fallando el principio de relación de poderes. Está fuera de la dinámica constitucional y lógicamente se produce esas situaciones de violencia, de revoluciones…

La constitución liberal, que en principio incorpora esa pretensión de universalidad en realidad transforma la sociedad, deja de existir la sociedad del antiguo régimen pero no permite una autoreflexión sobre sus propios presupuestos. Así las constituciones se entienden como políticas porque son ya una ideología, es decir, en un sentido peyorativo, la constitución responde a intereses de un sector.

Esa constitución política entra en crisis a fines del Siglo XIX y comienzos del XX. Lo que interesa destacar es que cómo esa crisis tiene consecuencias desde el punto de vista del Derecho constitucional. Surgen planteamientos constituyentes de los movimientos obreros y también de la derecha que entienden que el constitucionalismo liberal está agotado, ha tenido unas consecuencias evidentes y hay que buscar una forma nueva de la convivencia. El problema es que no es tan fácil de encontrar esa forma nueva.

No se permite realizar comentarios.