Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Niveles de jerarquía en las partes de la oración

TEORÍA SINTÁCTICA DE APOLONIO DÍSCOLO

Apolonio Díscolo, partiendo de los estudios morfológicos llevados a cabo por Dionisio de Tracia, se da cuenta de que hay determinados problemas que sobrepasan el ámbito de la morfología y que hacen necesaria la existencia de la sintaxis. La Sintaxis aparece estructurada en cuatro libros, divididos a su vez en parágrafos.  
 El dominio de la sintaxis lo constituye la oración perfecta, que presenta dos requisitos básicos: formación por dos elementos (nombre – verbo)
Y la coherencia. El estudio de las leyes que rigen esas relaciones de ensamblaje correcto de los elementos en la oración es el fin de la sintaxis. Así pues, nombre y verbo serán los elementos fundamentales de la oración establecíéndose entre ellos la principal relación sintáctica, sujeto/predicado. En torno a estas relaciones se estructuran los cuatro libros que configuran la obra.   
En el libro
I, Apolonio hablará de la sintaxis del artículo. En primer lugar se va a referir al artículo determinado o prepositivo, para pasar después al del artículo pospositivo o pronombre relativo.  
El libro II lo dedica a la sintaxis del pronombre, parte de la oración que sustituye al nombre y no admite artículo, con flexión de caso y de persona. Respecto a su clasificación, los divide en deícticos y anafóricos.  
En el libro III analiza ciertas peculiaridades de los pronombres que se desprenden de su relación con otras partes de la oración, ya que se deducen ciertas incoherencias oracionales. En este mismo libro se ocupa de la sintaxis del verbo atendiendo a sus accidentes. Aquí también habría que resaltar los conceptos de verbo transitivo y verbo intransitivo que se desprenden de la definición de la voz activa, así como los conceptos de concordancia y rección.  
En el libro IV estudia las preposiciones, considerando que éstas pueden ir en composición y en aposición.   
No podemos dejar de aludir al concepto de ‘elipsis’ presente en la obra apoloniana, ya que señala que se da en todos los niveles lingüísticos.  
Por todo ello no nos sorprende que la Sintaxis de Apolonio haya tenido una enorme repercusión posterior ya que éste la va a transmitir al Renacimiento, influyendo tanto en la Gramática de la lengua castellana de Nebrija como en la Minerva del Brocense, y a través de la última vía llegará a la Gramática de Port-Royal y, en el Siglo XX, al mismo Chomsky.

SINTAXIS MODISTA
La teoría sintáctica de los modista fue la más elaborada e innovadora de todas las publicadas hasta la fecha, y para explicarla tomaremos como modelo a Tomás de Erfurt, quien la desarrolla en su Gramática Especulativa.  Este autor nos hablará de los modos de significar en cuanto a éstos son el principio eficiente intrínseco de la construcción, lo cual pertenece a la sintaxis, que, según él, consta de tres partes: construcción, congruencia y perfección; para construir el discurso congruente y perfecto se basará en cuatro principios: material, formal, eficiente y final.  
Las partes de la oración son el principio material de la construcción y la uníón de estas partes constituye el principio formal. Toda construcción consta sólo de dos palabras principales, una dependiente y otra determinante. Por su parte, la construcción se puede dividir primeramente en transitiva e intransitiva. La transitividad y la intransitividad están en función de que el término dependiente se anteponga o posponga respectivamente al determinante.   Para que una construcción sea congruente es necesario que se cumpla, por un lado, la aceptabilidad semántica de la uníón de las partes de la oración, y, por otro lado, la aceptabilidad gramatical que nos viene dada por el cumplimiento de la concordancia y el régimen. Con la teoría de la congruencia, Tomás de Erfurt se adelanta a la teoría generativo – transformacional de Chomsky.   Por la perfectio la construcción genera “un perfecto sentido en el ánimo del oyente, por la debida uníón de los construibles”. Para que exista la perfección se necesita la presencia de un sujeto y un predicado. En definitiva, para conseguir la perfección del discurso se requieren tres cosas: “La primera es que conste de supuesto y apuesto… Segundo, se requiere la conformidad de todos los modos de significar… Tercero, en cuanto a la construcción, se requiere que ninguna dependencia deje de estar terminada”.  De todo lo expuesto se concluye que para los modistas apenas tuvo interés el estudio de la Prosodia, desarrollando con mayor efectividad la Morfología, la Sintaxis y la Semántica. 

No se permite realizar comentarios.