Apuntes para todos los estudiantes y cursos

Que tiempo tarda la sangre en salir del corazón

• Gangrena seca:


la necrosis está en fase de momificación hística y aparece como una costra negra y seca, firmemente adherida a los planos profundos. Puede ser el resultado de un ataque agudo de isquemia o la última etapa de una gangrena infecciosa aguda, en la cual la infección se ha detenido por completo. Pudiera también ser la última etapa de cualquier forma de gangrena traumática en la cual la infección ha sido controlada.

•Gangrena húmeda:


predomina en los diabéticos y en los tromboangiíticos. La gangrena húmeda no solo se caracteriza por la infección del tejido necrótico sino que en ella encontramos siempre cierto grado de infección del tejido adyacente. Encontraremos también algún tendón importante o huesos necrosados. El sangramiento será ligero o estará ausente. Si exploramos más profundamente hallaremos tejido viable, que está edematoso y del cual fluye un fino exudado serosanguinolento, es en este tejido viable donde la bacteria patógena se desarrolla.

Nota:


en los enfermos con dextrocardia, el choque de la punta se observa en el hemitórax derecho.

DEL EXAMEN FÍSICO SEGMENTARIO: EXAMEN DEL CORAZÓN

Conceptos de anatomía y fisiología



El corazón está ubicado en la parte central del tórax, algo hacia la izquierda, entre ambos pulmones. Tiene una inclinación oblicua hacia la izquierda y de atrás hacia adelante; además, presenta una rotación horaria, de modo que en la parte anterior se ubica el ventrículo derecho y en la más posterior, la aurícula izquierda. Su parte ancha superior se denomina paradojalmente la base del corazón (segundo espacio intercostal, a la derecha e izquierda del esternón), y la punta inferior, el ápex. De esta forma, el borde izquierdo del corazón lo forma el ventrículo izquierdo; el borde derecho está formado por la aurícula derecha; la pared anterior, fundamentalmente por el ventrículo derecho; la aurícula izquierda se ubica en la regíón más posterior.

Se llama dextrocardiacuando el corazón se ubica hacia la derecha y situs inverso cuando existe una inversión de las vísceras de modo que el corazón y el estómago se ubican en el lado derecho y el hígado, en el izquierdo.

Está formado por cuatro cavidades:


dos aurículas y dos ventrículos que forman el corazón derecho e izquierdo.
El ventrículo izquierdo es más poderoso y bombea sangre hacia el circuito sistémico;
el derecho, hacia el circuito pulmonar. Por afuera, el corazón está cubierto por el pericardio.
Entre la aurícula y el ventrículo izquierdo está la válvula mitral, formada por dos velos o cúspides, cuyos bordes libres están unidos a las cuerdas tendíneas y los músculos papilares. A la salida del ventrículo izquierdo se encuentra la válvula aórtica, formada por tres velos o cúspides, que se abre a la aorta. Entre la aurícula y el ventrículo derecho se ubica la válvula tricúspide. A la salida del ventrículo derecho se encuentra la válvula pulmonar, que se abre hacia la arteria pulmonar. La disposición de las válvulas y el accionar sincronizado de las aurículas y los ventrículos permiten que la sangre avance en una sola dirección, sin que ocurran reflujos. La válvula aórtica y pulmonar se denominan semilunares por la forma de sus velos como lunas crecientes.

La sangre venosa llega a la aurícula derecha por las venas cava superior e inferior, sale del ventrículo derecho hacia los pulmones por la arteria pulmonar, vuelve oxigenada a la aurícula izquierda por las venas pulmonares y sale del ventrículo izquierdo hacia la aorta para irrigar todo el organismo.
El volumen de sangre que impulsa el corazón cada minuto se llama débito cardíaco y depende del volumen de sangre que se eyecta en cada sístole (débito sistólico)
y la frecuencia cardíaca. A su vez, el débito sistólico depende de la capacidad contráctil del miocardio, de la presión con la que se llenan los ventrículos (precarga)
y la resistencia que tienen para vaciarse (poscarga).
El volumen de sangre del ventrículo al final de la diástole constituye su precarga para el próximo latido. La resistencia al vaciamiento (p.Ej.: presión arterial), su poscarga.

El estímulo eléctrico del corazón nace del nódulo sinusal, ubicado en la parte alta de la aurícula derecha; desde ahí viaja por las aurículas hasta llegar al nódulo aurículo-ventricular, ubicado en la parte baja del tabique interauricular. Aquí el impulso eléctrico sufre un ligero retraso y luego continúa por el haz de His y sus ramas (derecha e izquierda) y después, a través de las fibras de Purkinje, se estimula todo el miocardio y se contraen los ventrículos. La rama izquierda del haz de His tiene una división anterosuperior y otra posteroinferior. Este sistema de conducción especializado transmite el impulso eléctrico más rápido que las mismas fibras del miocardio. En el electrocardiograma, que es una representación gráfica de la actividad eléctrica durante el ciclo cardíaco, la estimulación de las aurículas se manifiesta en una onda “p”; la activación de los ventrículos, en el complejo “QRS” y su posterior repolarización en la onda “T”.

La irrigación del corazón se efectúa a través de las arterias coronarias derecha e izquierda, que nacen de la aorta, distal a la válvula aórtica. La izquierda, se divide en una arteria descendente anterior y una rama lateral, llamada circunfleja.

En el ciclo cardíaco se identifica la sístole, que corresponde a la contracción de los ventrículos, y la diástole, que es el período en que se relajan y se vuelven a llenar de sangre que viene de las aurículas. Este llene ventricular tiene una primera parte que ocurre por el gradiente de presión entre las aurículas y los ventrículos, y una fase final, que depende de la contracción de las aurículas.

RUIDOS CARDÍACOS


Al contraerse los ventrículos, aumenta la presión en su interior y se cierran las válvulas aurículo-ventriculares, originándose el primer ruido cardíaco (R1) que está formado por la contribución de la válvula mitral (M1)
Y tricúspide (T1).
La actividad del corazón izquierdo antecede ligeramente la del derecho. El componente mitral es más intenso que el tricuspídeo. Habitualmente se escucha un sólo ruido, pero auscultando en el borde esternal izquierdo bajo, en algunos casos se logra identificar un desdoblamiento.

Inmediatamente después del primer ruido, al seguir aumentando la presión dentro de los ventrículos en el transcurso de la sístole, se abren la válvulas semilunares  (aórtica y pulmonar). Normalmente, esta apertura no debiera producir ruidos. Una vez que terminan de vaciarse los ventrículos, su presión interior cae y se cierran las válvulas semilunares, originándose el segundo ruido cardíaco (R2). Este ruido tiene normalmente dos componentes: el cierre de la

No se permite realizar comentarios.